Opinión

No heredar el encono

No ha dejado de sorprender en los medios políticos de la provincia la ausencia de Martín Buzzi en la lista de quienes fueron sus gobernadores constitucionales desde la recuperación de la democracia, que el actual titular del Poder Ejecutivo, Mariano Arcioni, en una elogiable actitud ha convocado para que aporten sus experiencias en la dura lucha que tiene para superar los graves problemas económicos que ha heredado. 


Si bien lo que ha trascendido de fuentes oficiales es que las razones de esa no invitación obedecían al hecho de que el cese de las funciones del abogado comodorense al frente del gobierno, no tenían la antigüedad de aquéllos, ese argumento era considerado inverosimil. Lo atribuian a la pésima relación que tenía con Das Neves, quien paradójicamente, había sido su padrino político. Esa exclusión generalmente tuvo más reprobaciones que aprobaciones, incluso en sectores que comulgaban con el ex intendente de la ciudad petrolera, habida cuenta que no es un aporte para terminar por cuestiones políticas.
Es comprensible y encomiable el concepto de lealtad que Arcioni tiene con quien compartió la conducción del gobierno del Chubut, pero el mejor homenaje que le puede hacer a Das Neves, es no repetir sus errores. Martín Buzzi es un hombre de la democracia que llegó al gobierno por el voto de sus conciudadanos. Si su gestión fue buena, regular o mala, la historia lo juzgará. Por lo tanto, no debió ser excluido de esa convocatoria.
«La mejor forma de vengarse de un enemigo es no parecérsele» (Marco Aurelio, emperador y filósofo romano).

regionalesedicion-impresa