Carta del Lector

Al Hércules del «Chubut»

Se nos voló el Titán
de las montañas.
Su vuelo se escapó
hacia el infinito.
Las estrellas se pusieron
celosas, por la magnitud
de su grandeza.
Los ángeles ahogaron
el llanto para disimular
tanta tristeza.
El sol trataba de ocultar
su brillo y se esconde 
entre la nubes densas.

Se ha ido el político más
famoso que cruzó las
distancias sin tropiezo,
arremetiendo con fuerzas
novelescas, templando
el huracán y las tormentas.
Fuiste sabio en todos los
quehaceres, fuiste luz
para los más desposeídos,
jamás tembló tu pulso en
tus acciones y arremetiste
con toda tu sapiencia.
Gran coloso en el Chubut
y en los linderos
que te vieron deteniendo
vendavales y tormentas.
Los ángeles te saludan
con sorpresa.
Nos dejas, pero te vas
a limbo a descansar
y mirarnos desde arriba,
celoso custodio del espacio,
síguenos protegiendo
a los de abajo
y que podamos gritar
con todo orgullo ése
es Mario que nos protege
y nos cobija con su abrazo.

Beba Ristovich
Templanza
L.C. 4.720.618
El Maitén
 

Carta del LectorEdición impresa