MOUNTAIN BIKE ORGANIZADO POR SEPULVEDA TEAM

Una competencia con sabor muy especial

El sector de El Elsa por un rato recuperó el pasado, porque allí, en las entrañas patagónicas, a la vera del Río Chubut, volvió a pisar el «Guapo» del Tour de Francia, el hijo pródigo de Rawson, el gran ciclista Eduardo «Balito» Sepúlveda.

El sector de El Elsa por un rato recuperó el pasado, porque allí, en las entrañas patagónicas, a la vera del Río Chubut, volvió a pisar el «Guapo» del Tour de Francia, el hijo pródigo de Rawson, el gran ciclista Eduardo «Balito» Sepúlveda. En ese místico lugar solía entrenar desde muy pequeño y hasta correr competencias organizadas por su padre. Lejos por ese entonces estaba de soñar con pisar fuerte en las grandes lides del ciclismo mundial y mucho menos de calzarse la casaca de Movistar o de ser compañero entre otros del colombiano Nairo Quintana o del español Alejandro Valverde.
Sepúlveda, hoy por hoy el mejor ciclista argentino, durante el año que se está terminando fue amasando una ilusión; sí otra, y ésa no era más que organizar una competencia de mountain bike en ese lugar mágico, donde los ciclistas fueron los duendes de la gran historia que está viviendo.
Más allá de la carrera que como ya informamos fue ganada por el trelewense Alan Garitano en caballeros y la capitalina Verónica Saavedra en damas, y con un cierre brillante, ya que los protagonistas fueron los niños, hubo mucha más tela para cortar.
Fue el momento del plato fuerte. Grandes y chicos, todos querían la foto del recuerdo o la firma del ídolo. Con la humildad que lo caracteriza «Balito» se fue prestando uno a uno a los requerimientos.
Un hombre ya entrado en canas y en años, confió a este medio tras asegurar su foto: «Yo lo conozco de chiquito, sabés, cuando lo miro correr por televisión se me caen las lágrimas. Girando hacia su ídolo le dijo: «Sabés, este año te voy a poder ver más seguido corriendo, va a ser muy lindo».
Muchas historias de esa índole se fueron repitiendo, incluso aquéllos que se despedían agradeciéndole. «Fue un gusto haberte podido conocer», y con todos era recíproco, los despedía con una sonrisa y un agradecimiento por haber estado». 
Eso lo generan solamente los «elegidos», ya que Sepúlveda» más allá del deportista súper profesional que es, tiene un plus que es su hombría de bien, por lo cual es tan valorado».

LA PRESENTACION
Este domingo, Eduardo Sepúlveda estará viajando hacia Madrid (España) donde deberá asistir a la presentación del equipo Movistar, del cual él será una de las nuevas figuras.
Aproximadamente una semana después estaría regresando a Rawson para pasar las fiestas en familia y entre amigos, y luego ya sí regresar a tierra española para arrancar con la pretemporada ciclística.
 

Deportes Capital