elchubut.com.ar
Darío González Maldonado: el iniciador de la ruta del vino de Chubut
MENÚ
Cargando...

Darío González Maldonado: el iniciador de la ruta del vino de Chubut

El enólogo Darío González Maldonado, al frente del viñedo y bodega «Patagonian Wines», de El Hoyo, es el iniciador de la ruta del vino en Chubut. Paradójicamente, esta localidad no está incluida en esta ruta. Desde 1989, el sueño del empresario Bernardo Weinert, fue creciendo en un predio de El Desemboque, cercano al río Epuyén. Hoy hay 28 hectáreas de vides, tres variedades de vino, y además elaboran a terceros, para productores de Paso del Sapo, Gualjaina y Comodoro Rivadavia.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Con la misma pasión que describe cada uva con los colores y sabores del vino, describe las características de la sala de fermentación y habla de cada máquina como si la hubiera fabricado. E invita a chocar los cristales de las finas copas donde se saborean las tres marcas del viñedo y bodega «Patagonian Wines», ubicada en El Desemboque, uno de los tantos rincones de El Hoyo.
Así es un encuentro con el ingeniero agrónomo y enólogo, Darío González Maldonado, quien recibió a Suplemento «Meseta & Comarca», esperando que este medio pueda volver para la vendimia tradicional que se realizará en el mes de abril.
El vino en Chubut nació en 1989, cuando el ingeniero brasilero Bernardo Weinert  «decide hacer acá en El Hoyo un ensayo, una prueba, en la Comarca. La primera prueba se realiza en el vivero Humus de El Bolsón, en Rinconada Nahuelpán, donde se plantaron 400 plantas de 12 variedades. Sólo 5 variedades tuvieron un comportamiento positivo, así que buscó una chacra en la comarca, y dio con esta loma que está ubicada en El Hoyo, con condiciones agroclimáticas y de suelo ideal para hacer vinos en un clima muy frío». La chacra tiene 28 hectáreas. 
Se empezó plantando en dos hectáreas y hace 10 años se completaron las 20 hectáreas.
Del 2003 al 2005 «se realizaron microvinificaciones  en las bodegas de Luján de Cuyo. Paralelamente en el año 2005 se comenzó a construir la bodega, cuya construcción culminó en abril del 2006». Entonces «se empezó a elaborar vino. Nuestra primera elaboración de origen Chubut fue con merlot, y se largaron 2.700 botellas».

ACCIDENTES GEOGRAFICOS
Weinert que ha viajado por gran parte de la provincia decidió, para los vinos de «Patagonian Wines», nombres de accidentes geográficos de la provincia. Es así como en 2007 salió la marca comercial de la bodega «Piedra Parada»; en el año 2010  «sacamos una línea de blanco con nombre «Faldeo del Epuyén».  Después la uva blanca y parte de la tinta, que es pinot noire, se destinó (y  actualmente la empleamos) para hacer vino base, que es el vino con el que después de hace el espumante  o el champagne».
Hoy  «tenemos  tres vinos en el mercado: dos son vinos tintos Piedra Parada que es un clásico de la bodega, un corte de merlot con pinot noire y el otro es un vino raro, diferente, con una partida limitada, que es un vino ahumado natural, producto de los incendios forestales, llamado «Cordillera».
Sólo hay dos vinos ahumados en el mundo: uno está en Australia; el otro, en Chubut.

RUTA DEL VINO
En la bodega «elaboramos a terceros ya que hay productores que no tienen bodegas propias  y que no les interesa tener a futuro. Hemos elaborado a familia De Bernardis de El Bolsón, Nant y Fall, de Trevelin, que ahora tienen una bodega garage y lo elaboran en su propia chacra;  Oscar Ayestarán y Vicente Federico, de Comodoro Rivadavia;  a Juan Giacomino, de Paso del Sapo, y su «Rincón de los Leones».  Para tener un viñedo y una bodega hay que partir de las 5 hectáreas, ya que construir un edificio no es económico».
La bodega tiene sala de fermentación, con 14 piletas de cemento de 5 mil litros de capacidad cada una; tanques de acero de 2.500, 1000 y 500 litros; bombas, desestrujadoras, prensa (alemana, única en Argentina que cuida mostos y caldos) y toda la tecnología aplicada.
Año a año se produce 70 mil litros; en años difíciles, 25 mil litros en promedio. «La media nuestra es comercializar por año, 50 mil botellas entre los 3 productos».
Con todo, dijo Darío: «No somos parte de la ruta del vino,  no hemos sido incluidos a pesar de que iniciamos este proceso. Mucho más de eso no puedo decir. Con mi grupo «meseta central» fuimos elogiados por el ente nacional como uno de los mejores grupos, tuvimos excelente calificación. Nos extendieron el grupo de Cambio Rural. El «meseta central» está conformado por productores de Paso del Sapo y Gualjaina, y otros grupo de productores, 18 pequeños productores, 12 de Gualjaina y 6 de Paso del Sapo; estando entre los productores Víctor Candia y Marcelo Limarieri, intendentes de Paso del Sapo y Gualjaina».
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Darío González Maldonado: el iniciador de la ruta del vino de Chubut

El enólogo Darío González Maldonado, al frente del viñedo y bodega «Patagonian Wines», de El Hoyo, es el iniciador de la ruta del vino en Chubut. Paradójicamente, esta localidad no está incluida en esta ruta. Desde 1989, el sueño del empresario Bernardo Weinert, fue creciendo en un predio de El Desemboque, cercano al río Epuyén. Hoy hay 28 hectáreas de vides, tres variedades de vino, y además elaboran a terceros, para productores de Paso del Sapo, Gualjaina y Comodoro Rivadavia.

Con la misma pasión que describe cada uva con los colores y sabores del vino, describe las características de la sala de fermentación y habla de cada máquina como si la hubiera fabricado. E invita a chocar los cristales de las finas copas donde se saborean las tres marcas del viñedo y bodega «Patagonian Wines», ubicada en El Desemboque, uno de los tantos rincones de El Hoyo.
Así es un encuentro con el ingeniero agrónomo y enólogo, Darío González Maldonado, quien recibió a Suplemento «Meseta & Comarca», esperando que este medio pueda volver para la vendimia tradicional que se realizará en el mes de abril.
El vino en Chubut nació en 1989, cuando el ingeniero brasilero Bernardo Weinert  «decide hacer acá en El Hoyo un ensayo, una prueba, en la Comarca. La primera prueba se realiza en el vivero Humus de El Bolsón, en Rinconada Nahuelpán, donde se plantaron 400 plantas de 12 variedades. Sólo 5 variedades tuvieron un comportamiento positivo, así que buscó una chacra en la comarca, y dio con esta loma que está ubicada en El Hoyo, con condiciones agroclimáticas y de suelo ideal para hacer vinos en un clima muy frío». La chacra tiene 28 hectáreas. 
Se empezó plantando en dos hectáreas y hace 10 años se completaron las 20 hectáreas.
Del 2003 al 2005 «se realizaron microvinificaciones  en las bodegas de Luján de Cuyo. Paralelamente en el año 2005 se comenzó a construir la bodega, cuya construcción culminó en abril del 2006». Entonces «se empezó a elaborar vino. Nuestra primera elaboración de origen Chubut fue con merlot, y se largaron 2.700 botellas».

ACCIDENTES GEOGRAFICOS
Weinert que ha viajado por gran parte de la provincia decidió, para los vinos de «Patagonian Wines», nombres de accidentes geográficos de la provincia. Es así como en 2007 salió la marca comercial de la bodega «Piedra Parada»; en el año 2010  «sacamos una línea de blanco con nombre «Faldeo del Epuyén».  Después la uva blanca y parte de la tinta, que es pinot noire, se destinó (y  actualmente la empleamos) para hacer vino base, que es el vino con el que después de hace el espumante  o el champagne».
Hoy  «tenemos  tres vinos en el mercado: dos son vinos tintos Piedra Parada que es un clásico de la bodega, un corte de merlot con pinot noire y el otro es un vino raro, diferente, con una partida limitada, que es un vino ahumado natural, producto de los incendios forestales, llamado «Cordillera».
Sólo hay dos vinos ahumados en el mundo: uno está en Australia; el otro, en Chubut.

RUTA DEL VINO
En la bodega «elaboramos a terceros ya que hay productores que no tienen bodegas propias  y que no les interesa tener a futuro. Hemos elaborado a familia De Bernardis de El Bolsón, Nant y Fall, de Trevelin, que ahora tienen una bodega garage y lo elaboran en su propia chacra;  Oscar Ayestarán y Vicente Federico, de Comodoro Rivadavia;  a Juan Giacomino, de Paso del Sapo, y su «Rincón de los Leones».  Para tener un viñedo y una bodega hay que partir de las 5 hectáreas, ya que construir un edificio no es económico».
La bodega tiene sala de fermentación, con 14 piletas de cemento de 5 mil litros de capacidad cada una; tanques de acero de 2.500, 1000 y 500 litros; bombas, desestrujadoras, prensa (alemana, única en Argentina que cuida mostos y caldos) y toda la tecnología aplicada.
Año a año se produce 70 mil litros; en años difíciles, 25 mil litros en promedio. «La media nuestra es comercializar por año, 50 mil botellas entre los 3 productos».
Con todo, dijo Darío: «No somos parte de la ruta del vino,  no hemos sido incluidos a pesar de que iniciamos este proceso. Mucho más de eso no puedo decir. Con mi grupo «meseta central» fuimos elogiados por el ente nacional como uno de los mejores grupos, tuvimos excelente calificación. Nos extendieron el grupo de Cambio Rural. El «meseta central» está conformado por productores de Paso del Sapo y Gualjaina, y otros grupo de productores, 18 pequeños productores, 12 de Gualjaina y 6 de Paso del Sapo; estando entre los productores Víctor Candia y Marcelo Limarieri, intendentes de Paso del Sapo y Gualjaina».
 

Conectar
Crear cuenta