Internacionales

Capturan a jefe narco de la favela Rocinha en un operativo con 2.900 militares en Río de Janeiro

Uno de los narcotraficantes más buscados de Brasil fue capturado hoy en Río de Janeiro acusado de ser el jefe de la banda delictiva en la favela Rocinha, la más grande de la ciudad, y responsable de la "guerra" entre grupos rivales que aterrorizó a la comunidad.

Rogerio Avellino da SIlva, conocido como Rogerio 157, fue detenido en un operativo en favelas de la zona norte de Rio de Janeiro de la cual participaron, como apoyo a la policía, unos 2.900 soldados del Ejército.

El caso generó algunas escenas escandalosas, ya que policías que lo capturaron se sacaron fotografías con el detenido, esposado, y las subieron a las redes sociales.

En septiembre pasado, Rogerio 157 comandó una "guerra" entre facciones de narcotraficantes de la favela, sobre todo porque intentó quedarse con el control total del negocio en la comunidad aprovechando que el máximo jefe, Antonio Bomfim, conocido como Nem da Rocinha, estaba en la cárcel.

Rogerio 157, buscando una tregua, llamó a conversar a dos aliados de Nem en la favela, a quienes ejecutó, lo cual generó un caos en el cual intervino la policía y el Ejército rodeó la favela por una semana.

El criminal, acusado de homicidio, extorsión y narcotráfico, fue detenido lejos de la Rocinha, en la favela de Arará, zona norte de Río, sin resistencia, según informó un portavoz de la policía de Río.

La favela donde fue detenido se encuentra detrás de la cárcel de Benfica, donde está preso el ex gobernador Sergio Cabral y otros políticos acusados de corrupción.

Los abogados de estos presos se quejaron de los insultos y de los ruidos de los bailes que reciben desde la favela de Arará, según informó la cadena Globo.

Según la policía, Rogerio 157 era parte de la banda Amigos de los Amigos (ADA), comandada por Nem, pero debido a las disputas internas se pasó al grupo criminal rival llamado de Comando Vermelho (CV, comando rojo).

Además del impacto por la detención del jefe narco que puso de rodillas al ejército en la favela Rocinha en setiembre, el caso también ganó notoriedad porque los policías que lo detuvieron se sacaron fotografías con el.

Es por eso que la División Asuntos Internos de la Policía Civil (investigaciones) de Rio de Janeiro abrió una investigación, aunque el secretario de Seguridad del estado, Roberto Sá, minimizó el caso al afirmar que se trató de un momento de "euforia" de los agentes.

"Estoy de acuerdo en que no se debe darle glamour a los delincuentes. El es uno más de los 4.000 delincuentes que la policía detiene en el estado de Río. Pero esta detención es emblemática, hubo euforia, alegría y es muy probable que se hayan excedido con las fotos". dijo el responsable político de la policía de Río de Janeiro.

Internacionales