elchubut.com.ar
Emmanuel Macron le pidió a Benjamin Netanyahu que Israel retome el diálogo con Palestina
MENÚ
Cargando...

Emmanuel Macron le pidió a Benjamin Netanyahu que Israel retome el diálogo con Palestina

El presidente de Francia criticó la política colonizadora del estado israelí. A su vez, el primer ministro israelí dijo que desconfían del gobierno iraní.

Por REDACCIÓN CHUBUT

El presidente francés, Emmanuel Macron, recibió al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en el Palacio Eliseo y le reiteró la tradicional posición que París tiene sobre el conflicto con Palestina. Francia está a favor de la creación de dos estados independientes, uno israelí y otro palestino, en el territorio del antiguo Mandato Británico de Palestina ubicado oeste del Río Jordán. En ese contexto, Macron reclamó que -con ese objetivo- se reanuden las negociaciones entre israelitas y palestinos.

En su primer encuentro bilateral con el primer ministro israelí, Macron reiteró que Francia mantiene un "apoyo indefectible" a la seguridad de Israel, pero criticó la política de colonización en los territorios palestinos ocupados. Con diplomacia, subrayó que se debe "garantizar que no se cuestionan las condiciones para la negociación y la paz en la práctica y que todos respetan el derecho internacional", y añadió que se refería a "la continuación de las construcciones en las colonias" en terreno cisjordano. Por eso pidió "reanudar las negociaciones" con la vista puesta en dos Estados "con fronteras seguras y reconocidas; con Jerusalén como capital".

Ante el planteo del presidente francés, Netanyahu argumentó que "los palestinos se niegan a reconocer un Estado judío independiente". Y en ese punto aprovechó para manifestar la inquietud de su país "ante cualquier forma de agresión" por parte del grupo yihadista Estado Islámico o de Irán. De esa manera, deslizó que desconfían de la voluntad de Teherán de respetar el acuerdo que firmó en 2015 con las grandes potencias. En ese acuerdo, los iraníes renunciaban a desarrollar su programa armamentístico nuclear a cambio de un levantamiento de sanciones.

Sobre este último punto, Macron le garantizó su "vigilancia" para un cumplimiento "estricto" de ese protocolo. Sin embargo, Netanyahu también dijo que comparte "las inquietudes israelíes sobre el armamento" del grupo chií libanés Hizbulá, y anunció que proseguirá la acción "diplomática" para "erradicar" esa amenaza.

En cuanto al conflicto en Siria, el presidente francés hizo hincapié en "la necesidad de una transición incluyente y sostenible" y en la búsqueda de "una paz justa para los sirios". Desde su llegada al Elíseo, Macron ha dado signos de un cierto cambio en la posición francesa sobre Siria, ya que si por una parte la prioridad es "la lucha contra el terrorismo", ya no pone como condición previa que el presidente sirio, Bachar el Asad, sea apartado del poder, lo que ha permitido un cierto acercamiento con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Macron y el primer ministro israelí conmemoraron este domingo en París el 75º aniversario de una redada masiva contra judíos en la capital francesa, antes de mantener un largo encuentro.

Ambos celebraron su primera reunión oficial, una ocasión de estudiar sus posturas respectivas sobre distintas cuestiones, entre ellas el conflicto israelo-palestino.

Era la primera vez que un primer ministro israelí acudía a una ceremonia que rememora uno de los episodios más sombríos de la historia francesa. Macron aprovechó la ocasión para recordar la responsabilidad de Francia y de su Gobierno de entonces -el de Vichy- en aquella redada.

Los días 16 y 17 de julio de 1942, la policía detuvo a 13.152 judíos, a petición de los nazis. Durante cuatro días, los arrestados vivieron apiñados, en condiciones inhumanas, en las gradas del Velódromo de Invierno de París (destruido en 1959), antes de ser enviados a otros campos en Francia y, posteriormente, al campo de exterminio de Auschwitz. No sobrevivió más que un centenar de personas entre aquellos detenidos; todos los niños fallecieron.

Netanyahu agradeció en francés la invitación de Macron, un "gesto muy, muy fuerte" que "da fe de la larga y profunda amistad entre Francia e Israel". Su visita suscitó algunas críticas en Francia, incluso en la propia comunidad judía, que denunció "una instrumentalización" de una historia puramente francesa.

Macron defendió, por su parte, la necesidad de combatir el antisemitismo y el racismo. "No cederemos nada al antisionismo", que es la "forma reiventada del antisemitismo", declaró.

El presidente francés enumeró los nombres de las víctimas de asesinatos y atentados antisemitas en los últimos años, y también el de un marroquí ahogado en 1995 por militantes de extrema derecha y el de un cura que murió en un ataque yihadista en 2016.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Emmanuel Macron le pidió a Benjamin Netanyahu que Israel retome el diálogo con Palestina

El presidente de Francia criticó la política colonizadora del estado israelí. A su vez, el primer ministro israelí dijo que desconfían del gobierno iraní.

El presidente francés, Emmanuel Macron, recibió al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en el Palacio Eliseo y le reiteró la tradicional posición que París tiene sobre el conflicto con Palestina. Francia está a favor de la creación de dos estados independientes, uno israelí y otro palestino, en el territorio del antiguo Mandato Británico de Palestina ubicado oeste del Río Jordán. En ese contexto, Macron reclamó que -con ese objetivo- se reanuden las negociaciones entre israelitas y palestinos.

En su primer encuentro bilateral con el primer ministro israelí, Macron reiteró que Francia mantiene un "apoyo indefectible" a la seguridad de Israel, pero criticó la política de colonización en los territorios palestinos ocupados. Con diplomacia, subrayó que se debe "garantizar que no se cuestionan las condiciones para la negociación y la paz en la práctica y que todos respetan el derecho internacional", y añadió que se refería a "la continuación de las construcciones en las colonias" en terreno cisjordano. Por eso pidió "reanudar las negociaciones" con la vista puesta en dos Estados "con fronteras seguras y reconocidas; con Jerusalén como capital".

Ante el planteo del presidente francés, Netanyahu argumentó que "los palestinos se niegan a reconocer un Estado judío independiente". Y en ese punto aprovechó para manifestar la inquietud de su país "ante cualquier forma de agresión" por parte del grupo yihadista Estado Islámico o de Irán. De esa manera, deslizó que desconfían de la voluntad de Teherán de respetar el acuerdo que firmó en 2015 con las grandes potencias. En ese acuerdo, los iraníes renunciaban a desarrollar su programa armamentístico nuclear a cambio de un levantamiento de sanciones.

Sobre este último punto, Macron le garantizó su "vigilancia" para un cumplimiento "estricto" de ese protocolo. Sin embargo, Netanyahu también dijo que comparte "las inquietudes israelíes sobre el armamento" del grupo chií libanés Hizbulá, y anunció que proseguirá la acción "diplomática" para "erradicar" esa amenaza.

En cuanto al conflicto en Siria, el presidente francés hizo hincapié en "la necesidad de una transición incluyente y sostenible" y en la búsqueda de "una paz justa para los sirios". Desde su llegada al Elíseo, Macron ha dado signos de un cierto cambio en la posición francesa sobre Siria, ya que si por una parte la prioridad es "la lucha contra el terrorismo", ya no pone como condición previa que el presidente sirio, Bachar el Asad, sea apartado del poder, lo que ha permitido un cierto acercamiento con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Macron y el primer ministro israelí conmemoraron este domingo en París el 75º aniversario de una redada masiva contra judíos en la capital francesa, antes de mantener un largo encuentro.

Ambos celebraron su primera reunión oficial, una ocasión de estudiar sus posturas respectivas sobre distintas cuestiones, entre ellas el conflicto israelo-palestino.

Era la primera vez que un primer ministro israelí acudía a una ceremonia que rememora uno de los episodios más sombríos de la historia francesa. Macron aprovechó la ocasión para recordar la responsabilidad de Francia y de su Gobierno de entonces -el de Vichy- en aquella redada.

Los días 16 y 17 de julio de 1942, la policía detuvo a 13.152 judíos, a petición de los nazis. Durante cuatro días, los arrestados vivieron apiñados, en condiciones inhumanas, en las gradas del Velódromo de Invierno de París (destruido en 1959), antes de ser enviados a otros campos en Francia y, posteriormente, al campo de exterminio de Auschwitz. No sobrevivió más que un centenar de personas entre aquellos detenidos; todos los niños fallecieron.

Netanyahu agradeció en francés la invitación de Macron, un "gesto muy, muy fuerte" que "da fe de la larga y profunda amistad entre Francia e Israel". Su visita suscitó algunas críticas en Francia, incluso en la propia comunidad judía, que denunció "una instrumentalización" de una historia puramente francesa.

Macron defendió, por su parte, la necesidad de combatir el antisemitismo y el racismo. "No cederemos nada al antisionismo", que es la "forma reiventada del antisemitismo", declaró.

El presidente francés enumeró los nombres de las víctimas de asesinatos y atentados antisemitas en los últimos años, y también el de un marroquí ahogado en 1995 por militantes de extrema derecha y el de un cura que murió en un ataque yihadista en 2016.

Conectar
Crear cuenta