elchubut.com.ar
Aseguran que las ballenas son claves para mantener la salud de los ecosistemas marinos
MENÚ
Cargando...

Aseguran que las ballenas son claves para mantener la salud de los ecosistemas marinos

Las ballenas fueron valoradas históricamente por su carne y aceite, pero el cambio de actitud hacia la protección de la vida silvestre y el crecimiento del ecoturismo ha proporcionado un nuevo valor económico no letal y no extractivo a estos mamíferos marinos.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Sin embargo, la cacería continúa a pesar que la caza de ballenas está prohíbida hace más de 30 años por la Comisión Ballenera Internacional (CBI). Estas matanzas junto a otras crecientes amenazas, no sólo afectan las poblaciones de ballenas sino también a la ecología oceánica, reduciendo los servicios de los ecosistemas proporcionados por estos gigantes marinos.

ESENCIALES
Esto sucede porque los cetáceos proporcionan importantes contribuciones ecológicas al funcionamiento del ecosistema marino. Las ballenas son esenciales para la productividad marina a través de sus heces ricas en hierro y otros nutrientes que actúan como fertilizantes, aumentando la productividad del fitoplancton y del kril. También se ha demostrado que las ballenas secuestran el carbono del medio ambiente, haciéndolos un aliado importante en los esfuerzos para reducir los impactos del cambio climático. Es por ello que cada individuo capturado por las naciones balleneras impacta negativamente al funcionamiento del ecosistema marino y su productividad. Por ello, la contribución de las ballenas debe ser considerada en las decisiones tomadas por las organizaciones intergubernamentales responsables de la conservación y manejo de estas especies. La primera vez que esto sucedió fue en 2016, cuando Chile, con el apoyo de Argentina y la mayoría de los miembros de la CBI, logró la adopción en la CBI de la resolución «Cetáceos y su Contribución al Funcionamiento de los Ecosistemas». Barbara Galletti, presidenta de CCC explicó: “Su adopción permitió dar el primer paso para que este foro reconozca que los cetáceos hacen contribuciones significativas al funcionamiento del ecosistema que son beneficiosas para el medio ambiente y las personas, incluyendo el aumento de las poblaciones de peces sujetas a uso comercial.”

TALLER ESPECIALIZADO
En este contexto, el próximo 26 de julio, en el Centro de Convenciones de Cartagena, se realizará un taller en el que los organizadores buscan generar oportunidades para avanzar en la discusión de este tema emergente, así como en propuestas para integrarlo a los procesos de decisión de acuerdos ambientales regionales/internacionales. El Taller cuenta con el auspicio del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile y el patrocinio de Humane Society International, Cetacean Society International, Ocean Care, Whale and Dolphin Conservation y National Defense Research Council.
El biólogo de la Universidad de Vermont y principal investigador científico mundial en esta materia, Joe Roman, expondrá junto a  la abogada Sue Fischer, especialista legal y asesora del Animal Welfare Institute sobre el rol de las ballenas al ambiente marino, mecanismos de evaluación económica de estos servicios ecosistémicos e integración de esta información en procesos de decisión, entre otros. “La contribución de las ballenas a la productividad de los océanos y a mitigar el calentamiento global es un argumento fundamental para lograr el fin de su cacería y aumentar las medidas para protegerlas de las amenazas que enfrentan en los océanos. Este Taller es el comienzo de diversas acciones que llevaremos adelante junto a CCC y AWI para integrar este tema en los foros internacionales donde se decide el futuro de las ballenas”, explicó Roxana Schteinbarg, responsable del área de conservación del ICB. Por su parte, Elsa Cabrera, directora Ejecutiva del Centro Conservación Cetácea concluyó: “El conocimiento que tenemos ahora sobre las ballenas y su papel para el correcto funcionamiento del ecosistema marino, es argumento sufciente para que la Comisión Ballenera Internacional adopte las más estrictas medidas contra las intenciones de países, como Japón, de reanudar la caza comercial de estos mamíferos a gran escala. El fin de la caza y la protección de los cetáceos ya no solo es lo éticamente correcto sino ecológicamente necesario poder lograr”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Aseguran que las ballenas son claves para mantener la salud de los ecosistemas marinos

Las ballenas fueron valoradas históricamente por su carne y aceite, pero el cambio de actitud hacia la protección de la vida silvestre y el crecimiento del ecoturismo ha proporcionado un nuevo valor económico no letal y no extractivo a estos mamíferos marinos.

Sin embargo, la cacería continúa a pesar que la caza de ballenas está prohíbida hace más de 30 años por la Comisión Ballenera Internacional (CBI). Estas matanzas junto a otras crecientes amenazas, no sólo afectan las poblaciones de ballenas sino también a la ecología oceánica, reduciendo los servicios de los ecosistemas proporcionados por estos gigantes marinos.

ESENCIALES
Esto sucede porque los cetáceos proporcionan importantes contribuciones ecológicas al funcionamiento del ecosistema marino. Las ballenas son esenciales para la productividad marina a través de sus heces ricas en hierro y otros nutrientes que actúan como fertilizantes, aumentando la productividad del fitoplancton y del kril. También se ha demostrado que las ballenas secuestran el carbono del medio ambiente, haciéndolos un aliado importante en los esfuerzos para reducir los impactos del cambio climático. Es por ello que cada individuo capturado por las naciones balleneras impacta negativamente al funcionamiento del ecosistema marino y su productividad. Por ello, la contribución de las ballenas debe ser considerada en las decisiones tomadas por las organizaciones intergubernamentales responsables de la conservación y manejo de estas especies. La primera vez que esto sucedió fue en 2016, cuando Chile, con el apoyo de Argentina y la mayoría de los miembros de la CBI, logró la adopción en la CBI de la resolución «Cetáceos y su Contribución al Funcionamiento de los Ecosistemas». Barbara Galletti, presidenta de CCC explicó: “Su adopción permitió dar el primer paso para que este foro reconozca que los cetáceos hacen contribuciones significativas al funcionamiento del ecosistema que son beneficiosas para el medio ambiente y las personas, incluyendo el aumento de las poblaciones de peces sujetas a uso comercial.”

TALLER ESPECIALIZADO
En este contexto, el próximo 26 de julio, en el Centro de Convenciones de Cartagena, se realizará un taller en el que los organizadores buscan generar oportunidades para avanzar en la discusión de este tema emergente, así como en propuestas para integrarlo a los procesos de decisión de acuerdos ambientales regionales/internacionales. El Taller cuenta con el auspicio del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile y el patrocinio de Humane Society International, Cetacean Society International, Ocean Care, Whale and Dolphin Conservation y National Defense Research Council.
El biólogo de la Universidad de Vermont y principal investigador científico mundial en esta materia, Joe Roman, expondrá junto a  la abogada Sue Fischer, especialista legal y asesora del Animal Welfare Institute sobre el rol de las ballenas al ambiente marino, mecanismos de evaluación económica de estos servicios ecosistémicos e integración de esta información en procesos de decisión, entre otros. “La contribución de las ballenas a la productividad de los océanos y a mitigar el calentamiento global es un argumento fundamental para lograr el fin de su cacería y aumentar las medidas para protegerlas de las amenazas que enfrentan en los océanos. Este Taller es el comienzo de diversas acciones que llevaremos adelante junto a CCC y AWI para integrar este tema en los foros internacionales donde se decide el futuro de las ballenas”, explicó Roxana Schteinbarg, responsable del área de conservación del ICB. Por su parte, Elsa Cabrera, directora Ejecutiva del Centro Conservación Cetácea concluyó: “El conocimiento que tenemos ahora sobre las ballenas y su papel para el correcto funcionamiento del ecosistema marino, es argumento sufciente para que la Comisión Ballenera Internacional adopte las más estrictas medidas contra las intenciones de países, como Japón, de reanudar la caza comercial de estos mamíferos a gran escala. El fin de la caza y la protección de los cetáceos ya no solo es lo éticamente correcto sino ecológicamente necesario poder lograr”.

Conectar
Crear cuenta