Aplazan en Cataluña la sesión de investidura de Puigdemont

El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, anunció hoy que aplaza, sin fecha concreta, el debate de investidura del líder secesionista Carles Puigdemont, al que mantiene como único candidato, a fin de presentar alegatos al Tribunal Constitucional (TC) español y obtener garantías de que podrá ser elegido "sin injerencias". 

"No voy a proponer ningún otro candidato a la investidura. El presidente Puigdemont tiene todo el derecho a ser investido", dijo Torrent en una comparecencia sin preguntas en el Parlamento catalán, que tenía previsto dar inicio hoy al pleno de investidura.
"Ni la vicepresidenta (Soraya Sáenz de Santamaría), ni el Tribunal Constitucional decidirán quién va a ser Presidente, serán los diputados y diputadas elegidos democráticamente", subrayó. 
El aplazamiento del pleno vuelve a dejar en el limbo la situación política de Cataluña, en medio de una nueva escalada de tensión con el Ejecutivo de Madrid, que busca bloquear la investidura del líder secesionista, quien huyó a Bruselas, Bélgica, tras ser destituido hace tres meses luego de declarar la independencia de forma unilateral. 
Las fuerzas independentistas que obtuvieron mayoría absoluta en las elecciones del pasado 21 de diciembre, mantienen a Puigdemont como candidato a la presidencia del gobierno, pese a que el líder secesionista, sobre el que pesa una orden de captura, sería detenido en caso de regresar a España. 
Sin embargo, el aplazamiento de la sesión generó fricciones en la débil unidad del bloque secesionista. 
La lista de Puigdemont, Junts per Catalunya (Juntos por Cataluña) aseguró en un comunicado que la decisión de Torrent no había sido "ni consultada ni comunicada previamente", y que consideraba que la sesión se debía celebrar como estaba previsto.
A su turno, el partido Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), al que pertenece Torrent -quien en caso de haber seguido adelante con la sesión hubiese incurrido en un delito de desobediencia- explicó que el presidente del Parlamento telefoneó a Puigdemont hasta en cinco ocasiones para informarle de su decisión y que no pudo contactar con él. 
Torrent sostuvo que se comprometió personalmente a "garantizar la inmunidad de Puigdemont y de todos los diputados", ante el intento del gobierno español de bloquear la investidura del líder secesionista mediante un recurso al TC, al que calificó de "fraude de ley". 
"El Tribunal Constitucional, sin ninguna petición previa de este sentido, ordenó a la Mesa de un parlamento democrático cómo tiene que interpretar el reglamento", dijo el político catalán sobre la resolución del tribunal que condicionó la investidura de Puigdemont a que estuviera presente en el pleno y previamente pida autorización al Tribunal Supremo. 
Según el presidente de la cámara catalana, "con esta decisión el gobierno español y el Tribunal Constitucional quieren vulnerar el derecho de millones de catalanes y catalanas que fueron a las urnas, y esto no lo vamos a permitir". 
"No aceptaremos que digan que los catalanes y catalanas votaron mal, porque no votaron como ellos querían", remarcó. 
Y a continuación, recordó que el pasado 22 de enero propuso a Puigdemont como presidente y aseguró que no propondrá ningún otro candidato, sino que se comprometió personalmente con él a "garantizar su inmunidad". 
"En este sentido, he instado a los servicios jurídicos de la cámara a que se formulen alegaciones al Tribunal Constitucional para un debate con garantías", explicó. 
Torrent subrayó que de esta forma el pleno de hoy "queda retrasado, no se desconvoca, sino que se pondrá celebrar cuando tengamos seguridad de que Puigdemont podrá tener un debate efectivo y sin injerencias". 
"Tengo el deber de proteger la soberanía de este Parlamento ante las injerencias y ataques democráticos. No me voy a mover a pesar de las amenazas e iré hasta el final para defender los derechos de Puigdemont", concluyó Torrent, quien instó al TC a resolver "lo antes posible las alegaciones" presentadas. 
El Parlamento catalán tenía previsto presentar hoy mismo los alegatos, que el TC deberá resolver en el plazo de 10 días. 
El partido Candidatura de Unidad Popular (CUP), socio minoritario del bloque secesionista, también manifestó su voluntad de continuar con la sesión de investidura, según expresó el líder del grupo, Carles Riera. 
"Ninguna concesión al Estado. La democracia no se aplaza, ¡República!", escribió Riera en su cuenta de Twitter. 
Ante una nueva jornada clave para el futuro democrático de España, el presidente Mariano Rajoy advirtió a Torrent de las consecuencias de "desobedecer" al Tribunal Constitucional manteniendo la investidura de Puigdemont.
"Espero que esa situación no se produzca. Esto está produciendo problemas a todos, incluidos a los independentistas", aseguró Rajoy en entrevista con el canal de televisión pública TVE. 
En tanto, Puigdemont, quien había alimentado los rumores sobre su eventual regreso a Barcelona con la intención de asistir a la pleno de investidura, publicó en Twitter un mensaje celebrando el "día de la paz" en el que recuerda que "el respeto por los derechos civiles y políticos es fundamental para la paz". 
La Asamblea Nacional Catalana (ANC), principal organización civil independentista, tampoco apoyó a Torrent en su decisión y mantuvo su movilización convocada para esta tarde en las inmediaciones del Parlamento catalán para pedir que Puigdemont pueda ser investido. 
"No aceptaremos ningún paso atrás de nuestras instituciones en la defensa del mandato del pueblo de Cataluña y en la defensa de los miembros de estas mismas instituciones", sostuvo la ANC en un comunicado.

internacionales