Policiales

Preso condenado por asesinato empezó huelga de hambre para que le revean la sentencia

Un preso sentenciado en Trelew por un asesinato a más de 10 años de prisión comenzó con una huelga de hambre, exigiéndole a la Justicia que revea su condena porque la considera injusta. Admite que mató, pero asegura que no lo hizo a sangre fría sino en legítima defensa.

El recluso, además, afronta un verdadero drama, que es no poder ver a sus hijos porque su ex mujer -según asegura- le hizo una falsa denuncia acusándolo de haberle colocado un cúter en el cuello a uno de ellos, cuando los llevó para que lo visitaran. 

Hace cuatro años y dos meses que Rubén está detenido por un hecho de sangre en el que le quitó la vida al ex marido de la madre de sus hijos porque -según sus dichos y cierta documentación que los respaldaría- la víctima tuvo intenciones de asesinarlo. De hecho, aclara Rubén, unos días antes del crimen su vida había estado en riesgo y la Justicia le había impuesto al fallecido una prohibición de acercamiento que al parecer había violado cuando ocurrió su homicidio.

«Fui condenado a diez años y ocho meses por un homicidio agravado por el uso de arma de fuego y la persona a la que maté la asesiné dentro de mi casa; yo me hago cargo», expresó Rubén, el recluso en huelga de hambre en la Comisaría Segunda de Trelew.
«Pero lo que no supieron los jueces (al condenarlo) es que él (por la víctima) tenía prohibición de acercamiento a mi domicilio y que unos días antes había intentado matarme en un hecho en el que sufrí lesiones graves», acotó.

«Tengo todo documentado y esa documentación es fundamental para mi libertad porque comprueba que lo mío fue una legítima defensa pero no quieren hacerme una revisión de sentencia», denunció Rubén. «No estoy pidiendo que me perdonen, sino que me hagan una revisión justa. Que sean justos conmigo», clamó.
El crimen por el cual está condenado este hombre ocurrió el cinco de noviembre de 2013, unos días después que a la víctima un juez le dictara una prohibición de que se acercara a él en medio de una cuestión casi pasional que concluyó en el homicidio.

Rubén aseguró a EL CHUBUT que él, comenzó la huelga de hambre para conseguir que el Superior Tribunal de Justicia analice la documentación que probaría que mató pero para defenderse y adelantó que continuará con la medida hasta tanto obtenga alguna respuesta de las máximas autoridades judiciales de la provincia. Un párrafo aparte merece la situación con su ex pareja y sus hijos. Tiene una nena y un nene a los que no puede ver porque una jueza se lo prohibió luego que -según Rubén- la madre lo denunciara falsamente atribuyéndole un hecho que asegura no haber cometido y del que tiene varios testigos que respaldarían sus dichos. 

Afirma que la mujer lo acusó de haberle colocado un cúter en el cuello a la pequeña cuando la llevó a la Comisaría para que viera a su padre y esa grave imputación fue suficiente como para que la Justicia de Familia le retirara el beneficio que tenía de ver a sus hijos, quienes por otra parte dijo que estaban viviendo en un hogar de menores abandonados por la madre. 


 

PolicialesTrelewEdición impresa