Aún no hay ningún detenido por el asalto a Maderna

Hasta anoche no había ningún detenido por el asalto al intendente de Trelew, Adrián Maderna, ocurrido el viernes por la noche frente a su domicilio en el barrio Los Olmos.

La Fiscalía y la Brigada de Investigaciones tomaron declaraciones y se llevaron registros de cámaras de seguridad. Al parecer hay una línea firme de investigación, pero se mantiene en estricta reserva. 
Maderna fue encañonado por dos encapuchados cuando se disponía a entrar el auto y pudo sortearlos tras forcejear con ellos. Según creen los investigadores, el asalto no guardaría ninguna relación con la actividad política de Maderna y se inclinan a pensar que fue «otra víctima más de la inseguridad», dijo una fuente.
La causa fue caratulada provisoriamente como «robo» por el faltante de una llave. La fiscal a cargo es Silvia Pereira, quien intervino de oficio. Dispusieron un rondín con policías y personal de la Guardia Urbana en inmediaciones de la casa. También le propusieron a Maderna ubicar un policía en la puerta de su domicilio.
En tanto, Maderna estuvo ayer en su casa junto a su familia y exhortó a los funcionarios del Gabinete a no perder de vista «el objetivo común de todos», que «sigue siendo solucionar la delincuencia y el desempleo». Maderna reflexionó con sus allegados, que los hechos de inseguridad «nos afectan a todos por igual», sin importar el cargo que desempeñen. «Nadie tiene coronita, nos puede pasar a todos», oyeron decir a Maderna al repasar este episodio. 

REFUERZOS EN TRELEW
El ministro de Gobierno, Federico Massoni, anoche desplegaba un fuerte operativo de saturación en los alrededores del centro de Trelew con refuerzos que llegan desde Rawson. Ayer reunió a la Plana Mayor de la Policía del Chubut y dispuso volver a extremar los controles policiales en Trelew. Previamente, Massoni se había comunicado con el gobernador Mariano Arcioni, y acordaron implementar «un plan estratégico para terminar con la inseguridad en Trelew».
Con disgusto, Massoni dijo a diario EL CHUBUT que «no puede ser que las fuerzas policiales estén brindando seguridad a grupos radicalizados en Rawson», y a causa de esto «no puedan destinar más presencia policial a Trelew para prevenir el delito». Adelantó que volverán a destinar a Trelew los grupos de operaciones de Rawson, que hoy están afectados a controlar las protestas de «grupos violentos» que nada tienen que ver con los docentes.
Cuando Massoni asumió como secretario de Seguridad, reforzó la presencia policial en Trelew con controles sorpresivos en diversos puntos estratégicos. En el Gobierno entienden que con mayor presencia policial habían logrado amedrentar a los delincuentes y las «zonas calientes» estaban controladas.
En estas últimas semanas, el Gobierno debió volcar los refuerzos policiales de Trelew a controlar a «grupos de extremistas» que se instalaron en Rawson durante las protestas, y no tendrían relación con la lucha docente. Según fuentes policiales, algunos integrantes de estos grupos tienen «antecedentes penales», y ya habrían protagonizado protestas violentas.

regionalesedicion-impresa