Carta del Lector

que me ha dado tanto»

Sr. DirectorAgradezco a todos lo que se preocuparon por mi bienestar y lucharon sin prisa y sin pausa desde el momento en que inesperadamente me perdí en un campo cercano que visitaba.

Desde ese momento deambulé por el mismo en distintas direcciones buscando algún casco o puesto cercano, cosa que lamentablemente no encontré, luego de caminar sin rumbo durante más de 36 horas (noche y día), sin agua, sin comida, pero con la fuerza de voluntad y el deseo de vivir, que me mantuvo vivo.
Quizás tuve un poco de suerte o quizás me ayudó la Providencia o quizás ese no era el momento en que terminaría mi vida, ya que mi gran entusiasmo por vivir, el deseo de ver nuevamente a mis hijos, nietos, amigos, amigas, a todas las personas queridas, me dieron fuerzas y energía para sobrellevar ese trance en que me encontraba.
El momento llegó para agradecer a las personas que me ubicaron en el campo «La Argentina», el señor: Nano Antual, encargado del mismo, que me ayudó emocionalmente y luego me trasladó al campo donde comenzó toda mi historia verdadera, para encontrarme con todo el operativo preparado por las autoridades del Estado provincial, que ordenaría el ministro Dr. Massoni, la cual a pesar de sus esfuerzos, no pudieron dar con mi paradero pues aparecí a unos 20 kilómetros y en un campo lindero.
Luego de todo y con el operativo concluido y siendo trasladado a la ciudad de Trelew para la atención médica en el Hospital Zonal agradeciendo al personal médico, enfermeras, etc, el buen trato y diligencia. Lo cual me permitió además el encuentro con mi familia y amigos que tanto se ocuparon y preocuparon por mi salud.
En definitiva y para finalizar quiero agradecer a Dios, que fue mi fe, para llegar a este final feliz. Terminando esta anécdota con «gracias a la vida que me ha dado tanto», que me permitió contar mi pequeña historia verídica.
Gracias.

Reynaldo Enzo Bonatti.
 

Carta del Lector