Opinión

Correa «vetaría» algunas candidaturas

Conforme lo habíamos adelantado en una nota publicada hace ya algunos meses, se insiste que cuando Diego Correa, que fue la mano derecha del ex mandatario fallecido Mario Das Neves, y que convertido en una especie de súper ministro manejaba el gobierno provincial con absoluta libertad, sea llevado a prestar declaración ante los fiscales que lo investigan, estaría dispuesto a mandar al frente a importantes funcionarios de esos gobiernos, que actualmente procuran despegarse alegando una inocencia poco creíble.

En esta danza de cuadernos que hoy bailan muchos, se asegura que el suyo es de tapas duras. Como duras e irrebatibles serían sus revelaciones. 
Se sabe que quien fue el hombre de mayor confianza de Das Neves, al punto que era considerado como un miembro más de familia, no es un nene de pecho y está muy bien y prolijamente documentado. Su rencor con la familia y con quienes, de una forma u otra participaron del festín que conducía, se afirma que es mucho y profundo. 
Como se recordará, se lo acusaba de haberse aprovechado de la enfermedad que padecía el ex gobernador. Argumento que no encajaba cuando en su entorno íntimo se aseguraba que nunca había perdido las condiciones para ejercer el cargo. Quienes proponían su paso al costado, eran víctimas de duras calificaciones. Lo habían convertido en el malo de la película. De una película «donde el más lerdo agarraba una avestruz a pie», como dirían en el campo. Lo dejaron solo y le tiraron con munición gruesa desde todos los ángulos. Acumuló mucho odio en sus largos meses de encierro. Y, según ha trascendido, sueña con la venganza. No son pocos los preocupados. 
No descartan que sus declaraciones signifiquen una especie de veto a candidaturas ya anunciadas para el año que viene. De manera que podría asegurarse que la suerte de muchas de ellas, estarían en sus manos.

RegionalesEdición impresa