elchubut.com.ar
No habrá sido muy sutil pero dijo verdades que ya todos conocíamos
MENÚ
Cargando...

No habrá sido muy sutil pero dijo verdades que ya todos conocíamos

Menudo revuelo ha generado el jefe de Gabinete, Sergio Mammarelli, con declaraciones vinculadas con la situación económica de la Provincia y han quedado muchos heridos. No le será facil al Gobernador reordenar la tropa.

Rosendo Rodríguez Labat

El recelo y la desconfianza jugarán su rol sin duda alguna. El sacudón ha sido muy fuerte y no pocos de los afectados seguramente se han sentido muy cerca de la puerta de calle. Que fue muy poco sutil el nuevo funcionario, es cierto. Y que sorprendió a propios y extraños, también es cierto. Pero lo que no se puede negar es que le asistieron sobradas razones para exponer con semejante crudeza la realidad en la que esta inmersa la Provincia. La comparación que hizo con Santa Cruz no fue descabellada.
Hasta el menos informado de los habitantes del Chubut sabía que habíamos tocado fondo. No obstante la tenacidad y el esfuerzo del ministro de Economía, Pablo Oca, que casi en soledad libraba una dura batalla para equilibrar las cuentas, muchos de sus colaboradores y de otros poderes, seguían actuando como si todo fuera normal. Hoy hay problemas hasta para pagar los sueldos al abultado plantel de empleados públicos, servicios de luz y gas, proveedores del Estado y, consecuentemente también a las empresas constructoras.
Por supuesto que no toda la culpa es del fallecido mandatario a quien constitucionalmente reemplaza Mariano Arcioni, aunque sí mucha, de la baja de las regalías petroleras, el cierre de importantes empresas y la ausencia de capitales foráneos tan necesarios para la construcción de obras de vital importancia y que se reclaman desde hace décadas, han llevado a la Provincia al borde de un abismo. La mencionada comparación con la provincia santacruceña, más que ofuscar a ciertos funcionarios debe llamarlos a la reflexión y aceptar los ajustes que aconseja el Gobierno nacional y que, evidentemente, el polémico reemplazante de Jerónimo García parece dispuesto llevar a cabo. Si no se achica al Estado, se achicará la Provincia. Máxime si al mismo tiempo no se pone en marcha un enérgico plan de explotación intensiva y racional de sus recursos naturales. Incluida, por supuesto, la minería.
Los argentinos debemos estar preparados para vivir momentos muy duros, pero es el único camino para salir del inconmensurable desastre que nos han dejado los gobiernos del matrimonio Kirchner-Fernández, cuyos principales integrantes ya están entre rejas, mientras otros están a merced de la Justicia, con grandes posibilidades de tener el mismo destino.

Comentarios

No habrá sido muy sutil pero dijo verdades que ya todos conocíamos

Menudo revuelo ha generado el jefe de Gabinete, Sergio Mammarelli, con declaraciones vinculadas con la situación económica de la Provincia y han quedado muchos heridos. No le será facil al Gobernador reordenar la tropa.

El recelo y la desconfianza jugarán su rol sin duda alguna. El sacudón ha sido muy fuerte y no pocos de los afectados seguramente se han sentido muy cerca de la puerta de calle. Que fue muy poco sutil el nuevo funcionario, es cierto. Y que sorprendió a propios y extraños, también es cierto. Pero lo que no se puede negar es que le asistieron sobradas razones para exponer con semejante crudeza la realidad en la que esta inmersa la Provincia. La comparación que hizo con Santa Cruz no fue descabellada.
Hasta el menos informado de los habitantes del Chubut sabía que habíamos tocado fondo. No obstante la tenacidad y el esfuerzo del ministro de Economía, Pablo Oca, que casi en soledad libraba una dura batalla para equilibrar las cuentas, muchos de sus colaboradores y de otros poderes, seguían actuando como si todo fuera normal. Hoy hay problemas hasta para pagar los sueldos al abultado plantel de empleados públicos, servicios de luz y gas, proveedores del Estado y, consecuentemente también a las empresas constructoras.
Por supuesto que no toda la culpa es del fallecido mandatario a quien constitucionalmente reemplaza Mariano Arcioni, aunque sí mucha, de la baja de las regalías petroleras, el cierre de importantes empresas y la ausencia de capitales foráneos tan necesarios para la construcción de obras de vital importancia y que se reclaman desde hace décadas, han llevado a la Provincia al borde de un abismo. La mencionada comparación con la provincia santacruceña, más que ofuscar a ciertos funcionarios debe llamarlos a la reflexión y aceptar los ajustes que aconseja el Gobierno nacional y que, evidentemente, el polémico reemplazante de Jerónimo García parece dispuesto llevar a cabo. Si no se achica al Estado, se achicará la Provincia. Máxime si al mismo tiempo no se pone en marcha un enérgico plan de explotación intensiva y racional de sus recursos naturales. Incluida, por supuesto, la minería.
Los argentinos debemos estar preparados para vivir momentos muy duros, pero es el único camino para salir del inconmensurable desastre que nos han dejado los gobiernos del matrimonio Kirchner-Fernández, cuyos principales integrantes ya están entre rejas, mientras otros están a merced de la Justicia, con grandes posibilidades de tener el mismo destino.

Conectar
Crear cuenta