Mujeres

Grupo de teatro El Viento, haciendo historia en el arte patagónico

Para hablar del grupo de teatro El Viento, su origen, trayectoria y performances, nos entrevistamos con Andrea Russo y Olga Starzak. Ambas son entrañables amigas, que forman parte de Grupo El Viento, y que comparten la pasión y el amor por el teatro.

por REDACCIÓN CHUBUT 16/07/2023 - 11.59.hs

Cabe destacar que las dos poseen sus actividades profesionales y lucrativas, razón por la cual ninguna vive del teatro. Andrea es corredora inmobiliaria, estudió abogacía, es mediadora de servicios públicos, en tanto Olga ha sido docente, escritora y ha publicado varios libros.

 

Andrea es la creadora de Grupo El Viento, y quien, hasta hoy, es la principal columna que lo sostiene. “Este grupo es un hijo más para mí, lo tengo que cuidar, enseñar a crecer y ayudar a crecer”.

 

Andrea pisó su primer escenario de muy chica, en el teatro Español de Trelew. Ya por ese entonces, había visto mucho teatro nacional, y amaba el olor a teatro y el sonido de las pisadas en el escenario.

 

La versatilidad de Andrea para el teatro es tan grande, que la ha llevado a interpretar desde hombres mayores, niñas, mujeres, abuelas, entre otros. Su rica experiencia teatral también la llevó a representar una obra junto a su hijo, en la que caracterizaban ambos a una pareja.

 

Su pasión teatral empezó a encontrar su mejor forma en el 2006 cuando el Teatro Cervantes convocó a un casting en la zona y ella quedó seleccionada. “Teníamos que hacer un monólogo de Niní Marshall y quedé seleccionada. El director se instaló en Madryn dos meses y durante ese tiempo ensayábamos ocho horas seis veces a la semana”.

 

Y agrega “Lo que aprendí con este director de Buenos Aires fue muchísimo, era muy exigente. Hicimos gira en Chubut, y luego nos llevaron al legendario Teatro Cervantes en Capital Federal”. Allí tuvo una de las mejores experiencias de su vida. “Tuve el gran honor de ensayar y actuar en ese mítico escenario”.

 

Después de esa experiencia, la formación de grupo el viento estaba muy cercana. “Yo tenía la idea de formar un elenco y para poder hacerlo recurrí a Oscar Perez y le dije ´¿si yo armo un elenco vos me producís´? “.

 

De esta manera Andrea convocó a cada uno de los integrantes, que fueron ocho en su momento, y debutaron con la obra Bonyur Tailandia, en el teatro Español de Trelew, con localidades agotadas.

 

La misma suerte exitosa los acogió en Neuquén, con localidades agotadas también y un final con el público de pie aplaudiendo.  “El grupo El Viento al día siguiente fue la portada principal del diario de Neuquén”.

 

Más allá de las cualidades y condiciones artísticas, los integrantes del grupo y actores invitados tienen que poseer una serie de valores irremplazables: “respeto entre nosotros, compromiso, lealtad y solidaridad para con el grupo y la obra. Quien no respete esas condiciones, así como entra sale. Entonces es común que los ensayos sean una verdadera fiesta para nosotros. Todos concurren con tiempo, con ganas y buen humor”.

 

Trabajar con el director Carlos Evaristo, que dirigió la obra Coqueluche, fue una experiencia fantástica. El grupo El Viento tuvo la colaboración de Aluar y Carlos Castro Blanco para que el director nacional pueda permanecer en la zona durante dos meses.  Andrea lo recuerda como “un tipazo, humilde. Fue en 2012, una experiencia única. Yo tenía 43 años y tuve que representar a una nena de 14”.

 

Por su parte Olga contó que la pasión por la literatura y el teatro estuvieron siempre latentes en ella y que se terminó de despertar cuando sus hijos se fueron a otra ciudad a estudiar.  “Siempre me gustó escribir y la literatura y en el teatro descubrí como expresarme de otra manera en la interacción con los demás”.

 

“Empiezo a hacer teatro ya de grande, porque yo pensaba que debido a mi edad, a mis estructuras, había cosas que no me animaba a expresarlas por escrito, entonces pensé que teniendo mayor libertad en el trabajo corporal, en el trabajo gestual, en abrirme hacia afuera, hacia los otros, podría abrir un poco más mi cabeza y por eso empiezo yo a hacer teatro, buscando lo que me faltaba para la escritura. Después descubro que no, que el teatro me gustaba por el teatro mismo. Y de ahí surgió mi pasión por el teatro.”

 

Olga forma parte del grupo desde el año 2008 cuando el grupo El Viento convocó gente para formar su elenco estable.

 

SOBRE EL GRUPO

 

El prestigio de grupo El Viento queda reflejado en ser el único grupo que lleva 15 años de presentaciones en el teatro Español de Trelew. Dicha institución les ha demostrado el reconocimiento y confianza, facilitándoles las instalaciones del teatro para realizar los ensayos, por lo que se muestran completamente agradecidos hacia la sociedad española. Andrea no quiso dejar de destacar el papel fundamental de Marcelo, quien maneja el teatro como si fuese el living de su casa. Los agradecimientos se extendieron también al reconocido productor local Oscar Pérez.

 

Durante todos estos años de existencia, han pasado doce actores invitados y varios reconocidos directores. El grupo El Viento, en su trayectoria, cuenta con varias obras teatrales realizadas: Bonyur Tailandia, Vengo por el Aviso, Cuando Te Mueras del Todo, Coqueluche , Lotería, Las Partes de Un Divorcio, Rumores, Querida Hermana , Bajo Terapia ,Burkina Faso, Para Anormales.

 

En pandemia, cuando no era posible hacer una obra presencial, Grupo El Viento fue el único de la zona que presentó una obra via streaming, con el patrocinio de Diario El Chubut, la cual fue vista por más de 60 000 personas de todas partes del mundo.

 

La obra más reciente de grupo El Viento es Para Anormales, una comedia de Matías del Federico y Daniel Veronese, cuyo libro está basado en un caso real, que muestra a las claras cómo un mismo conflicto puede ser abordado desde distintas miradas, según sea quién lo afronta. La obra, trata sobre la condición de asperger, y sus distintas implicancias, sociales y familiares.

 

Esta obra fue dirigida por Rodolfo Lostra, y contó con la actuación de Andrea Russo y Olga Starzak, y de actores invitados como Yamila Buscato García, Fabricio Cavero, Carlos Solivella y René Almendra, quienes tuvieron la mejor predisposición y entrega para hacerla posible. “A pesar de la heterogeneidad del grupo, logramos que todos nos pongamos al hombro este proyecto, con el mismo compromiso, sentimiento y respeto hacia la obra y cada uno de nuestros compañeros”.  La obra tuvo buenas repercusiones en la zona y fue un éxito.

 

Para finalizar, Andrea asegura “Tengo la enorme satisfacción de hacer lo que me apasiona. Tener un don es algo maravilloso y llevarlo a cabo es tocar el cielo con las manos”.

 

Y agrega “Solamente quien tiene pasión por lo que hace sabe el amor que se siente y lo que se disfruta”.

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?