MENÚ
Cargando...

Brigadistas denuncian situación de abandono y carencias para combatir incendios forestales

«Decidimos no salir a combatir por la falta de protección», dijo Carlos Catrinao, delegado de los brigadistas del Servicio Provincial de Manejo del Fuego. Por ese motivo Bomberos Voluntarios tuvieron que concurrir el martes por la tarde a extinguir un incendio de pastizales registrado en la zona de la Palestra. Los brigadistas dicen no contar con los mínimos elementos de seguridad. Y ante la falta de calzado, elementos de protección y herramientas ya dejaron entrever la intención de no prestar colaboración en caso de nuevos focos ígneos.
Por REDACCIÓN CHUBUT

 En diálogo con EL CHUBUT, Rubén Alvarez, secretario gremial de ATE Esquel, calificó de «abandono» la situación de los brigadistas que además de no contar con elementos de trabajo se encuentran ubicados en un edificio que no reuniría mínimas condiciones de seguridad e higiene. 

«Están ubicados en el edificio del ex hostal La Hoya donde en un principio les prometieron que iban a acondicionar las instalaciones, pero la realidad es que esta por terminar el año y no hay ni siquiera instalación de luz, conviven con el poco combustible que tienen dentro de la sala asignada al personal. Tienen las cloacas colapsadas que rebalsan incluso en el interior, recordemos que este edificio esta compartido por familias albergadas porque las casas corrían peligro». El dirigente gremial subrayó que «los brigadistas tienen instalaciones totalmente precarias, sin la posibilidad de contar con agua apta para el consumo y una cloaca a cielo abierto que cuando venga el calor va a ser un foco de infección». 

Reconoció que «el martes hubo un incendio forestal en la zona de la Palestra y los compañeros no pudieron asistir porque no cuentan con los recursos adecuados: no tienen calzado, no tienen guantes, protección auditiva o visual. Los móviles no pueden quedar en este lugar porque no hay seguridad y se corre el riesgo de ser dañados. Así que hoy como esta la situación no están en condiciones de salir a atender ningún incendio».

 Álvarez apuntó que «dependen de la Subsecretaría de Bosques, con cuyo responsable han tomado contacto a lo largo del año. Cuando llegó la ropa que se pedía, no llegó calzado ni protección individual y nunca más vino. El servicio cuenta con 13 compañeros que no pueden hacer frente a un incendio». «NO APTO» «Cuando vinieron a este edificio se pensó que iba a ser superador por la cercanía, por la movilidad, creían que se les iba a dar algún tipo de insumos para adecuar el edificio pero la realidad es que el lugar no esta apto para que haya gente. Los compañeros se turnan para cuidar las instalaciones y ni siquiera tienen un sillón para poder sentarse», dijo el secretario gremial de ATE, quien por otra parte comentó que «los camiones amarillos que vinieron de Nación hoy tienen que estar en la Subsecretaría porque acá no tienen un lugar seguro para dejar vehículos tan caros estacionados a la buena de Dios. Por otro lado, nos comentaron que hoy no estarían en condiciones de salir a los incendios». 

NECESIDADES COMPARTIDAS 

Carlos Catrinao, delegado de los brigadistas, a su turno señaló que en Esquel «somos unos 13 trabajadores entre torreros, choferes, radio operadores y poco personal de línea. Pero esta situación no solo se da en Esquel, sino que se repite en todo el Servicio Provincial del Mano del Fuego que esta repartido en 14 bases de brigadas que están a lo largo de la cordillera, desde Lago Puelo hasta Alto Río Senguer». 

Advirtió que «venimos desde hace bastante con estos reclamos. En su momento el pedido de indumentaria fue medianamente resuelto por el Plan Nacional del Manejo del Fuego. La ropa ignífuga que recibimos a finales del 2012, principios del 2013. Y cuando ingresamos a este servicio de incendios forestales lo primero que se nos inculca es que la primera cuestión a tener en cuenta es la seguridad nuestra a la hora de trabajar en un incendio. 

Es una contradicción que el Estado no se haga cargo de los elementos de seguridad que tenemos que tener a la hora de ir a un incendio. Nosotros lo hacemos igual por vocación pero llega un momento en que corremos mayores riesgos a los de la actividad propia y se torna ineficiente nuestro trabajo no solo por la falta de elementos de seguridad sino de insumos». 

PELIGRO DE INCENDIO En este marco, Catriano informó que «ya comunicamos a la jefatura que no acudimos al incendio que se dio en la palestra porque principalmente está faltando el calzado. No podemos pretender que a esta altura tengamos que usar el mismo calzado que las últimas temporadas, así que llegamos a la conclusión de que en esta temporada queríamos empezar bien, con los mínimos elementos, así que decidimos no salir a combatir por la falta de protección personal».

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Brigadistas denuncian situación de abandono y carencias para combatir incendios forestales

«Decidimos no salir a combatir por la falta de protección», dijo Carlos Catrinao, delegado de los brigadistas del Servicio Provincial de Manejo del Fuego. Por ese motivo Bomberos Voluntarios tuvieron que concurrir el martes por la tarde a extinguir un incendio de pastizales registrado en la zona de la Palestra. Los brigadistas dicen no contar con los mínimos elementos de seguridad. Y ante la falta de calzado, elementos de protección y herramientas ya dejaron entrever la intención de no prestar colaboración en caso de nuevos focos ígneos.

 En diálogo con EL CHUBUT, Rubén Alvarez, secretario gremial de ATE Esquel, calificó de «abandono» la situación de los brigadistas que además de no contar con elementos de trabajo se encuentran ubicados en un edificio que no reuniría mínimas condiciones de seguridad e higiene. 

«Están ubicados en el edificio del ex hostal La Hoya donde en un principio les prometieron que iban a acondicionar las instalaciones, pero la realidad es que esta por terminar el año y no hay ni siquiera instalación de luz, conviven con el poco combustible que tienen dentro de la sala asignada al personal. Tienen las cloacas colapsadas que rebalsan incluso en el interior, recordemos que este edificio esta compartido por familias albergadas porque las casas corrían peligro». El dirigente gremial subrayó que «los brigadistas tienen instalaciones totalmente precarias, sin la posibilidad de contar con agua apta para el consumo y una cloaca a cielo abierto que cuando venga el calor va a ser un foco de infección». 

Reconoció que «el martes hubo un incendio forestal en la zona de la Palestra y los compañeros no pudieron asistir porque no cuentan con los recursos adecuados: no tienen calzado, no tienen guantes, protección auditiva o visual. Los móviles no pueden quedar en este lugar porque no hay seguridad y se corre el riesgo de ser dañados. Así que hoy como esta la situación no están en condiciones de salir a atender ningún incendio».

 Álvarez apuntó que «dependen de la Subsecretaría de Bosques, con cuyo responsable han tomado contacto a lo largo del año. Cuando llegó la ropa que se pedía, no llegó calzado ni protección individual y nunca más vino. El servicio cuenta con 13 compañeros que no pueden hacer frente a un incendio». «NO APTO» «Cuando vinieron a este edificio se pensó que iba a ser superador por la cercanía, por la movilidad, creían que se les iba a dar algún tipo de insumos para adecuar el edificio pero la realidad es que el lugar no esta apto para que haya gente. Los compañeros se turnan para cuidar las instalaciones y ni siquiera tienen un sillón para poder sentarse», dijo el secretario gremial de ATE, quien por otra parte comentó que «los camiones amarillos que vinieron de Nación hoy tienen que estar en la Subsecretaría porque acá no tienen un lugar seguro para dejar vehículos tan caros estacionados a la buena de Dios. Por otro lado, nos comentaron que hoy no estarían en condiciones de salir a los incendios». 

NECESIDADES COMPARTIDAS 

Carlos Catrinao, delegado de los brigadistas, a su turno señaló que en Esquel «somos unos 13 trabajadores entre torreros, choferes, radio operadores y poco personal de línea. Pero esta situación no solo se da en Esquel, sino que se repite en todo el Servicio Provincial del Mano del Fuego que esta repartido en 14 bases de brigadas que están a lo largo de la cordillera, desde Lago Puelo hasta Alto Río Senguer». 

Advirtió que «venimos desde hace bastante con estos reclamos. En su momento el pedido de indumentaria fue medianamente resuelto por el Plan Nacional del Manejo del Fuego. La ropa ignífuga que recibimos a finales del 2012, principios del 2013. Y cuando ingresamos a este servicio de incendios forestales lo primero que se nos inculca es que la primera cuestión a tener en cuenta es la seguridad nuestra a la hora de trabajar en un incendio. 

Es una contradicción que el Estado no se haga cargo de los elementos de seguridad que tenemos que tener a la hora de ir a un incendio. Nosotros lo hacemos igual por vocación pero llega un momento en que corremos mayores riesgos a los de la actividad propia y se torna ineficiente nuestro trabajo no solo por la falta de elementos de seguridad sino de insumos». 

PELIGRO DE INCENDIO En este marco, Catriano informó que «ya comunicamos a la jefatura que no acudimos al incendio que se dio en la palestra porque principalmente está faltando el calzado. No podemos pretender que a esta altura tengamos que usar el mismo calzado que las últimas temporadas, así que llegamos a la conclusión de que en esta temporada queríamos empezar bien, con los mínimos elementos, así que decidimos no salir a combatir por la falta de protección personal».

Conectar
Crear cuenta