MENÚ
Cargando...

YPF extraerá en el Valle 40 millones de toneladas de arena para Vaca Muerta

Lo hará a través de Cimsa, una sociedad anónima que operará en un campo adquirido en la zona.
Por REDACCIÓN CHUBUT

Cimsa es una sociedad anónima creada por YPF para explotar canteras donde se pueden extraer arenas para el fracking en el yacimiento de Vaca Muerta. Con un trabajo silencioso durante meses, logró quedarse con campos a pocos kilómetros del Virch donde se encuentra un tipo de arenas silíceas que hoy se importan desde China. La petrolera necesita unos 40 millones de toneladas por los próximos 10 años para el mayor reservorio hidrocarburífero de no convencionales que está en Neuquén. Esperan estar en plena producción en marzo pero se desconocen estudios de impacto ambiental. Tampoco hay precisiones sobre el efecto que dejarían en las rutas unos 140 camiones diarios transportando tierras. Podría construirse una línera férrea. Otro punto a aclarar es qué regalías debería dejar en la provincia.

Hace algunos meses el gobernador Martín Buzzi anunció con gran expectativa un proyecto encabezado por YPF para la extracción de un tipo de arena determinada en la zona del Valle, que presentó como una oportunidad única para la zona. Sin embargo, nunca ningún funcionario consultado emitió precisiones sobre el desarrollo del proyecto del que se desconocen todo tipo de estudios de impacto ambiental, duración del proceso de extracción, generación de puestos de empleo y muchos otros interrogantes. Lo cierto es que entre fines de 2010 y comienzos de 2011 se descubrió en un campo ubicado a unos 50 kilómetros al norte de Dolavon, un tipo de arena silícea que es la que se utiliza para la producción del petróleo no convencional a través del fracking. 

Pero el particular que halló esas arenas desconocía por entonces las utilidades de las mismas. Pero YPF venía buscando ese material por todo el país dada la expectiva puesta en lo que puede ofrecer el yacimiento de Vaca Muerta, y teniendo en cuenta que la arenas con sílice se importan desde China a valores altísimos. Con esa materia prima en el país, la Argentina dejará de importar abaratando mucho los costos para la búsqueda de petróleo no convencional. Basta con recordar que se estaba importando la tonelada de esas arenas a unos 1.200 dólares y esa cifra aumentó en los últimos tiempos. A partir de allí comenzó un trabajo muy silencioso de operadores de YPF para dar con los propietarios de esos campos y, sobre todo, de la cantera. Aparecieron representantes inmobiliarios que apelando a jugosísimas cifras de dinero lograron en un plazo determinado de tiempo hacerse de tierras donde existen las ansiadas arenas silícias. 

QUE ES CIMSA 

La Compañía de Inversiones Mineras SA (Cimsa) apareció hace unos meses como la propietaria de un extenso terreno donde se emplazaron, alredededor de la cantera ya existente y perteneciente a un privado, otras seis canteras. Cimsa es una sociedad anónima que está integrada por YPF y la Operadora de Estaciones de Servicios SA (Opessa), que también es controlada por la misma petrolera que tiene un 51% estatal y el resto son inversores privados. Pero lo curioso del caso es que Cimsa fue constituída el 18 de octubre de 2013, por lo que se supone que se conformó expecialmente para encarar el proyecto de explotación de canteras al norte de Dolavon. 

En el Ministerio de Ambiente se iniciaron seis expedientes referidos a las canteras Yatén, Pitu, Betina, El Holandés, Apacheta y El Gauchito, todos bajo dominio de Cimsa, es decir YPF. Pero de todo ello se desconoce que exista aprobación alguna de estudios de impacto ambiental, pese a que los escuestos anuncios gubernamentales ya dan por hecho que en marzo se está en plena etapa de producción. Distinto es el caso de otra cantera, donde se hizo el descubrimiento, que sigue bajo la concesión de un particular y que tiene ya su estudio de impacto ambiental realizado. 

UN KILOMETRO Y MEDIO DE CAMIONES 

Se estima que se necesitan unos 40 millones de toneladas de las arenas silíceas para los primeros diez años de producción el mega-yacimiento de Vaca Muerta. Por lo tanto, la implicancia es mayúscula para el Valle en cuanto al aporte de esa materia prima escencial para la extracción de hidrocarburos no convencionales, si es que verdaderamente generará puestos de empleo y regalías para la provincia. Para sorpresa de muchos, el gobernador Buzzi dijo en su momento que habría una flota de 140 camiones diarios transportando arenas del Valle a Neuquén, algo que en un principio algunos tomaron como un error. 

Pero verdaderamente es la estimación que se ha hecho. Se debe tener en cuenta que para el fracking se necesitan 10 mil toneladas por perforación. Atento a que por Ley un camión puede transportar no más de 28 toneladas, se necesitarían 357 camiones por perforación transportando arenas. De darse una salida conjunta de toda la flota, sería algo así como un kilómetro y medio de camiones transportando arenas desde Dolavon hasta Neuquén. Sin dudas, fuentes consultadas advirtieron del gran negocio del flete en este proyecto. 

¿TRANSPORTE POR TREN? 

Con el traslado de las arenas silíceas con un incesante transitar de camiones, las rutas terminarían totalmente destruídas y generarían grandes inconvenientes. Un decreto presidencial de este año autorizó la circulación de camiones semirremolques biarticulados (bitrenes) en la Argentina. Básicamente se trata de un camión tractor que arrastra dos semirremolques. Así, la capacidad de carga nominal pasa de 42 toneladas brutas a 75, mientras que el largo de las unidades se incrementa hasta 30 metros con 9 ejes. Pero según revelaron a EL CHUBUT conocedores de la expectativa puesta por el Gobierno nacional en Vaca Muerta, revelaron que podría existir la posibilidad de construir una vía férrea que permita el transporte de las arenas desde Dolavon a Neuquén. La cuestión no resultó descabellada teniendo en cuenta las siderales cifras que se manejan para el proyecto y atendiendo las dificultades y destrozos de nuestras rutas que implicaría el traslado por tierra. 

INDUSTRIALIZACION 

El proyecto de Cimsa-YPF contempla la industrialización de esas arenas en el Valle, aunque por el momento el que ha avanzado con una planta propia en la zona de Dolavon es un inversor de la zona sur de la provincia, pero que no tiene vinculación con la tarea de la petrolera de mayoría estatal. Esta planta que se está instalando en Dolavon tendrá capacidad para tratar unas 70 toneladas por hora de arenas y se cree que puede generar, en la planta, más de cuarenta puestos de empleo directos. En cuanto a Cimsa-YPF, se cree que podría terminar instalando su propia planta de procesamiento de arenas silíceas en el campo adquirido y donde se encuentran las canteras. Según estimó en su momento el ministro de Hidrocarburos, Ezequiel Cufré, podría implicar en ese caso unos 120 puestos de empleo, pero ya habría algún tipo de presión de dirigentes de la Uocra vinculadas a la toma de trabajadores de un listado proporcionado por el gremio. 

PUESTA EN MARCHA 

El gobernador Buzzi había aseverado en abril de este año, que «la cantera comenzará a trabajar en agosto, y está previsto que en el primer trimestre de 2015 todo el sistema de producción se encuentre en pleno funcionamiento». Tiempo después se anunció la visita de la presidenta Cristina Kirchner para noviembre al Valle, para poner en funcionamiento el proyecto. Pero dificultades con el mismo y dudas vincualadas a la titularidad de las tierras, además de la salud de la mandataria, imposibilitaron su llegada. A pesar de la falta de información oficial, la estimación en el Gobierno chubutense es que en marzo se estará en producción plena. 





Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

YPF extraerá en el Valle 40 millones de toneladas de arena para Vaca Muerta

Lo hará a través de Cimsa, una sociedad anónima que operará en un campo adquirido en la zona.

Cimsa es una sociedad anónima creada por YPF para explotar canteras donde se pueden extraer arenas para el fracking en el yacimiento de Vaca Muerta. Con un trabajo silencioso durante meses, logró quedarse con campos a pocos kilómetros del Virch donde se encuentra un tipo de arenas silíceas que hoy se importan desde China. La petrolera necesita unos 40 millones de toneladas por los próximos 10 años para el mayor reservorio hidrocarburífero de no convencionales que está en Neuquén. Esperan estar en plena producción en marzo pero se desconocen estudios de impacto ambiental. Tampoco hay precisiones sobre el efecto que dejarían en las rutas unos 140 camiones diarios transportando tierras. Podría construirse una línera férrea. Otro punto a aclarar es qué regalías debería dejar en la provincia.

Hace algunos meses el gobernador Martín Buzzi anunció con gran expectativa un proyecto encabezado por YPF para la extracción de un tipo de arena determinada en la zona del Valle, que presentó como una oportunidad única para la zona. Sin embargo, nunca ningún funcionario consultado emitió precisiones sobre el desarrollo del proyecto del que se desconocen todo tipo de estudios de impacto ambiental, duración del proceso de extracción, generación de puestos de empleo y muchos otros interrogantes. Lo cierto es que entre fines de 2010 y comienzos de 2011 se descubrió en un campo ubicado a unos 50 kilómetros al norte de Dolavon, un tipo de arena silícea que es la que se utiliza para la producción del petróleo no convencional a través del fracking. 

Pero el particular que halló esas arenas desconocía por entonces las utilidades de las mismas. Pero YPF venía buscando ese material por todo el país dada la expectiva puesta en lo que puede ofrecer el yacimiento de Vaca Muerta, y teniendo en cuenta que la arenas con sílice se importan desde China a valores altísimos. Con esa materia prima en el país, la Argentina dejará de importar abaratando mucho los costos para la búsqueda de petróleo no convencional. Basta con recordar que se estaba importando la tonelada de esas arenas a unos 1.200 dólares y esa cifra aumentó en los últimos tiempos. A partir de allí comenzó un trabajo muy silencioso de operadores de YPF para dar con los propietarios de esos campos y, sobre todo, de la cantera. Aparecieron representantes inmobiliarios que apelando a jugosísimas cifras de dinero lograron en un plazo determinado de tiempo hacerse de tierras donde existen las ansiadas arenas silícias. 

QUE ES CIMSA 

La Compañía de Inversiones Mineras SA (Cimsa) apareció hace unos meses como la propietaria de un extenso terreno donde se emplazaron, alredededor de la cantera ya existente y perteneciente a un privado, otras seis canteras. Cimsa es una sociedad anónima que está integrada por YPF y la Operadora de Estaciones de Servicios SA (Opessa), que también es controlada por la misma petrolera que tiene un 51% estatal y el resto son inversores privados. Pero lo curioso del caso es que Cimsa fue constituída el 18 de octubre de 2013, por lo que se supone que se conformó expecialmente para encarar el proyecto de explotación de canteras al norte de Dolavon. 

En el Ministerio de Ambiente se iniciaron seis expedientes referidos a las canteras Yatén, Pitu, Betina, El Holandés, Apacheta y El Gauchito, todos bajo dominio de Cimsa, es decir YPF. Pero de todo ello se desconoce que exista aprobación alguna de estudios de impacto ambiental, pese a que los escuestos anuncios gubernamentales ya dan por hecho que en marzo se está en plena etapa de producción. Distinto es el caso de otra cantera, donde se hizo el descubrimiento, que sigue bajo la concesión de un particular y que tiene ya su estudio de impacto ambiental realizado. 

UN KILOMETRO Y MEDIO DE CAMIONES 

Se estima que se necesitan unos 40 millones de toneladas de las arenas silíceas para los primeros diez años de producción el mega-yacimiento de Vaca Muerta. Por lo tanto, la implicancia es mayúscula para el Valle en cuanto al aporte de esa materia prima escencial para la extracción de hidrocarburos no convencionales, si es que verdaderamente generará puestos de empleo y regalías para la provincia. Para sorpresa de muchos, el gobernador Buzzi dijo en su momento que habría una flota de 140 camiones diarios transportando arenas del Valle a Neuquén, algo que en un principio algunos tomaron como un error. 

Pero verdaderamente es la estimación que se ha hecho. Se debe tener en cuenta que para el fracking se necesitan 10 mil toneladas por perforación. Atento a que por Ley un camión puede transportar no más de 28 toneladas, se necesitarían 357 camiones por perforación transportando arenas. De darse una salida conjunta de toda la flota, sería algo así como un kilómetro y medio de camiones transportando arenas desde Dolavon hasta Neuquén. Sin dudas, fuentes consultadas advirtieron del gran negocio del flete en este proyecto. 

¿TRANSPORTE POR TREN? 

Con el traslado de las arenas silíceas con un incesante transitar de camiones, las rutas terminarían totalmente destruídas y generarían grandes inconvenientes. Un decreto presidencial de este año autorizó la circulación de camiones semirremolques biarticulados (bitrenes) en la Argentina. Básicamente se trata de un camión tractor que arrastra dos semirremolques. Así, la capacidad de carga nominal pasa de 42 toneladas brutas a 75, mientras que el largo de las unidades se incrementa hasta 30 metros con 9 ejes. Pero según revelaron a EL CHUBUT conocedores de la expectativa puesta por el Gobierno nacional en Vaca Muerta, revelaron que podría existir la posibilidad de construir una vía férrea que permita el transporte de las arenas desde Dolavon a Neuquén. La cuestión no resultó descabellada teniendo en cuenta las siderales cifras que se manejan para el proyecto y atendiendo las dificultades y destrozos de nuestras rutas que implicaría el traslado por tierra. 

INDUSTRIALIZACION 

El proyecto de Cimsa-YPF contempla la industrialización de esas arenas en el Valle, aunque por el momento el que ha avanzado con una planta propia en la zona de Dolavon es un inversor de la zona sur de la provincia, pero que no tiene vinculación con la tarea de la petrolera de mayoría estatal. Esta planta que se está instalando en Dolavon tendrá capacidad para tratar unas 70 toneladas por hora de arenas y se cree que puede generar, en la planta, más de cuarenta puestos de empleo directos. En cuanto a Cimsa-YPF, se cree que podría terminar instalando su propia planta de procesamiento de arenas silíceas en el campo adquirido y donde se encuentran las canteras. Según estimó en su momento el ministro de Hidrocarburos, Ezequiel Cufré, podría implicar en ese caso unos 120 puestos de empleo, pero ya habría algún tipo de presión de dirigentes de la Uocra vinculadas a la toma de trabajadores de un listado proporcionado por el gremio. 

PUESTA EN MARCHA 

El gobernador Buzzi había aseverado en abril de este año, que «la cantera comenzará a trabajar en agosto, y está previsto que en el primer trimestre de 2015 todo el sistema de producción se encuentre en pleno funcionamiento». Tiempo después se anunció la visita de la presidenta Cristina Kirchner para noviembre al Valle, para poner en funcionamiento el proyecto. Pero dificultades con el mismo y dudas vincualadas a la titularidad de las tierras, además de la salud de la mandataria, imposibilitaron su llegada. A pesar de la falta de información oficial, la estimación en el Gobierno chubutense es que en marzo se estará en producción plena. 





Conectar
Crear cuenta