Arcioni le habría dicho al Presidente que no habrá Ley de Lemas en Chubut

En su última escala Patagónica previa al viaje a Brasil para reunirse con el presidente Jair Bolsonaro, Mauricio Macri dejó la provincia del Chubut con el comprosino del gobernador Mariano Arcioni de no aplicar la ley de Lemas para las elecciones de este año, según trascendió.


En la reunión de la Mesa de Cambiemos que se desarrolló el martes en el Hotel Rayentray de Puerto Madryn, los operadores del PRO y de la Unión Cívica Radical le restaban importancia a la ley de Lemas. 
Lo que había sucedido, era que Arcioni le habría prometido al presidente de la Nación, que en Chubut no entraría en vigencia el polémico sistema de ley de Lemas, que está cimentado en la transferencia del sufragio, según difundió el diario Clarín. 
Buscando desactivar la intentona peronista de aplicar la ley de Lemas en la provincia del Chubut, el Gobierno Nacional le encomendó a operadores del PRO sondear el terreno sobre este sistema electoral que aplican las provincias de Santa Cruz y Formosa.
Sebastián García de Luca habría sido uno de los interlocutores con el Gobierno Provincial para conocer realmente si la ley de Lemas era un experimento que estaba en el laboratorio o bien era tema con altas posibilidades de aplicarse.
En la cobertura que hizo EL CHUBUT desde el interior del Rayentray durante toda la jornada del martes, las fuentes consultadas le bajaron la efervescencia a la ley de Lemas y lo catalogaron como un trascendido.  
Una publicación de diario Clarín advierte que «fue el propio Presidente quien en la reunión bilateral que mantuvo con Arcioni terminó convenciéndolo de dejar de lado esa posibilidad. Le prometió que no iba a avanzar con la ley de lemas».

MECANISMO DEFRAUDATORIO
En diálogo con EL CHUBUT, el diputado nacional y candidato a gobernador por Cambiemos, Gustavo Menna, definió a la ley de Lemas como «un mecanismo que defrauda la voluntad popular».
El líder radical que irá por la gobernación de Chubut explicó que este sistema es defraudatorio «porque se trata de la transferencia de votos, con lo cual, el elector que vota a un candidato puede ver que su voto termina en otro candidato que capaz para él era su última elección, más allá de que sea del mismo partido».
«Deberíamos estar discutiendo institucionalidad y no este tipo de artilugios. Lo que tendríamos que estar discutiendo es la implementación de boleta única de papel», aseguró Menna a este diario.  

regionalesedicion-impresa