Internacionales

Acuerdo para que ocho países reciban a los refugiados que deambulan por el Mediterráneo

Ocho países europeos alcanzaron hoy un acuerdo para recibir a los 49 inmigrantes que desde hace más de dos semanas deambulaban por el Mediteráneo en dos barcos de rescate sin poder desembarcar en ningún puerto.

“El desembarco es cuestión de horas", anunció este miércoles el presidente de Malta, Joseph Muscat, al anunciar que será su gobierno quien permitirá tocar tierra al grupo que estaba sobre los barcos alemanes Sea Watch y Sea Eye.
Una vez desembarcados, los inmigrantes se redistribuirán a ocho países de la Unión Europea, incluida Italia, que acogerá a unos quince, según la edición online de La Repubblica.
El entendimiento alcanzará a otros 131 inmigrantes que llegaron a la isla en los últimos días, lo que hace un total de 180 personas.
Además de Italia, los otros países son Alemania y Holanda (que albergarán 50 cada uno), Francia, Portugal, Irlanda, Rumania y Luxemburgo. La UE, por otra parte, enviará expertos para ayudar a repatriar a otros 44 inmigrantes de Bangladesh que también desembarcaron en la isla.
La acogida del grupo había disparado una interna en el gobierno italiano, luego de que el vicepremier y líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, reafirmara una vez más su decisión de mantener "los puertos cerrados" a inmigrantes, pese a que el primer ministro Giuseppe Conte había planteado que "de forma excepcional" el país podría acoger a las mujeres y niños que hace días deambulan por el Mediterráneo en dos barcos de rescate.
"No cambio y nunca cambiaré de idea. Ceder significaría reabrir la puerta al tráfico de seres humanos"; planteó Salvini, también ministro del Interior, a última hora del martes en la red Facebook.
"Si alguno, aún dentro del gobierno, acepta ceder a las exigencias de los traficantes y ong's, no hará un buen servicio y deberá asumir la responsabilidad política", planteó Salvini con dureza.
Las palabras de Salvini fueron una respuesta a los dichos que, minutos antes, había hecho Conte en el programa "Porta a Porta" de la Rai. 
"Creo que Italia puede soportar excepcionalmente unas pocas mujeres y unos pocos niños", había declarado el premier, en relación a las personas que hace días deambulan a bordo de las embarcaciones Sea Watch y Sea Eye, ahora autorizadas a desembarcar.
"Si no podemos hacerlos desembarcar en el puerto, los voy a buscar en un avión y los traigo", exageró Conte, quien planteó de todos modos su intención de "no querer traicionar la línea de coherencia del gobierno" en la férrea política inmigratoria.
Salvini, de todos modos, agregó luego a través de la red Twitter que "a Italia se llega con un permiso o no se llega. No cambio de idea. Yo no me rindo", escribió el líder de la Liga Norte.
Este domingo, había sido el propio papa Francisco quien había reclamado públicamente a los "líderes europeos" que abran sus puertos para los 49 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo.
La respuesta de Salvini al pontífice y al resto de organizaciones que reclamaron por los inmigrantes fue concreta: "Pueden hacer los pedidos que quieran, pero yo respondo a 60 millones de italianos que tienen derecho a un país en el que se entra si se tiene derecho", agregó a inicios de la semana.
Las declaraciones de Salvini se dieron horas después de que el otro vicepremier y líder del Cinco Estrellas, Luigi di Maio, planteara que el gobierno estaba dispuesto a acoger a mujeres y niños de los náufragos, y pedía a Malta que los dejara desembarcar para que pudieran alcanzar la península.
El grupo de 49 inmigrantes está compuesto por 32 personas rescatadas en el mar frente a las costas de Libia el 22 de diciembre pasado, a las que el 2 de enero se les permitió refugiarse de una tormenta en las aguas territoriales de Malta pero no desembarcar, hasta hoy, en el país, y otro grupo de 17 migrantes que permanece bloqueado en el mar desde hace seis días.

Internacionales