Rawson

Rawson recordó a las víctimas de la última dictadura militar

En el marco de la conmemoración del Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, se realizó un acto en la plaza Guillermo Rawson, que fue encabezado por el secretario de Gobierno, Nicolás Souza, por la subsecretaria de Derechos Humanos provincial, Carla Sánchez Galindo, y los familiares de las víctimas de la dictadura.

Participaron además, banderas de ceremonias de las escuelas 178, María Auxiliadora y Don Bosco, y el padre Juan Nota, quien realizó la invocación religiosa; junto a vecinos de la ciudad que se acercaron al acto.
Durante la ceremonia se colocaron ofrendas florales a los pies de las placas que recuerdan a los hermanos José Esteban y Juan Oscar Cugura, a Elisa Elvira Cayul, y a Myrddin Evans, cuyo recordatorio está ubicado sobre la calle Mariano Moreno, frente al Palacio Municipal.
Mario Cugura, hijo de José Cugura y Elisa Cayul, ambos desaparecidos por la dictadura, agradeció a los presentes por acompañar en esta fecha tan particular: «Todos los años son sensaciones diferentes, pero al ver a los chicos de las escuelas que se acercan, tener una semana entera para poder transmitir la experiencia que uno vivió, me hace sentir bien y recordar con mucho amor a mis viejos», sostuvo.
Aprovechó la ocasión para agradecer a sus tíos Elisa y Chupete, «que son mis padres, porque son quienes me criaron, y lo hago extensivo a mis tíos Antonio, Anita y Marina, que nos enseñaron a no odiar y a querer. Mis viejos están orgullosos, porque ellos siempre están presentes».
Por su parte, María Rosa Evans, hija de Myrdin Evans, asesinado por las Fuerzas Armadas, agradeció también a los alumnos y directivos de las escuelas presentes. «Sueño con que un día -contó- esta plaza cuente con todas las banderas de las escuelas; ese día va a significar que hemos trabajado entre todos, comunidad y docentes, para que realmente se entienda lo significativo que tiene esta fecha».
En la ocasión, María Rosa Evans dijo que «toda esta semana es dolorosa para quienes vivimos situaciones de estas características», y leyó para todos los presentes una poesía de Paco Urondo. «Alguien que también murió bajo las balas asesinas», dijo Evans.

RawsonEdición impresa