elchubut.com.ar
La media sanción de la ley de aborto legal lleva a los médicos de Trelew a revisar sus posiciones
MENÚ
Cargando...

La media sanción de la ley de aborto legal lleva a los médicos de Trelew a revisar sus posiciones

La media sanción que ayer tuvo en la Cámara de Diputados la despenalización del aborto plantea inquietudes en médicos de clínicas, el hospital y centros de salud pública de Trelew

Por REDACCIÓN CHUBUT

. En determinados casos, quedarían obligados a practicar un aborto contra su propia voluntad. Ayer hubo festejos en la Peatonal Gazín por el avance de esta ley.
El nuevo proyecto contempla la posibilidad de que un médico se niegue a practicar un aborto, pero si no aparece un sustituto estará obligado a hacerlo. Si esta ley sale aprobada, bastará que una mujer diga que quiere abortar para que un médico tenga que hacerlo en el mismo día. La negativa podría pagarse con la inhabilitación de ejercer la profesión y hasta la cárcel. También prevé sanciones para aquellos médicos que dilataren sin causa el procedimiento.
El Gobierno provincial ya está haciendo sondeos entre los ginecólogos que estarían dispuestos a reevaluar sus posturas sobre el aborto. 
Según pudo indagar Diario EL CHUBUT, hay profesionales que creen que el aborto legal proporcionaría la cobertura legal que están reclamando para hacer estas prácticas. Hasta ahora prefieren no hacer «abortos no punibles», porque ven muchos «grises» en la legislación vigente. Entienden que hay una línea muy delgada entre la «mala praxis» y el éxito del procedimiento.

REPAROS LEGALES 
Chubut es pionera en el país en las prácticas del «aborto no punible» para los casos extremos de embarazos con riesgo de vida o producto de violaciones. Si bien esta práctica está contemplada en el Código Penal, buena parte de los profesionales locales prefieren no hacerla, porque entienden que podrían traerles conflictos con la ley. 
De esta manera, los médicos tienen la opción de declararse «objetores de consciencia» en el área de fiscalización del Ministerio de Salud. Esto les permite decir que no frente a la eventualidad de tener que hacer un «aborto no punible». 
Si la ley de aborto legal sale aprobada en el Senado, los ginecólogos podrán declararse «objetores de consciencia», pero no podrán negarse a practicarlo si no hay otro profesional habilitado para hacerlo. Según pudo recabar este Diario, en el Centro Materno Infantil los resquemores pasan más por las condiciones en que se realizan estas prácticas, que por el hecho en sí. 
Por ejemplo, los abortos no punibles se pactican en una sala contigua a la de los partos. Es muy duro para un profesional cargar con un aborto y al mismo tiempo ver un nacimiento a pocos metros. También surge la duda si hay equipamiento suficiente como para detectar el embarazo antes de las 14 semanas, cuando los pacientes deben esperar un mes para tener un turno.

SIN EXCUSAS
Stella Manzano es una de las pocas médicas en Trelew que practica «abortos no punibles» y ayer estuvo en Buenos Aires apoyando la media sanción de la nueva ley en Diputados. Explicó que por lo general estos abortos se hacen en la casa de la mujer a quien le recetan pastillas. En tanto que los denominados «abortos de segundo trimestre» se hacen en el Centro Materno Infantil, porque la Organización Mundial de la Salud recomienda que estén internadas a partir de las 12 semanas.
También Manzano refirió que si sale aprobada la nueva ley el aborto tendría que hacerse en el día, y la mujer no estará obligada a ver a un psicólogo o una trabajadora social puesto que se resguarda su derecho a la intimidad. 
De esta manera, la médica entendió que no hay excusas para que los ginecólogos locales del hospital público y los privados se nieguen a practicarlos, y opinó que si hasta ahora no lo hicieron es porque «hay médicos vagos, ñoquis a los que no les importa la salud de las mujeres». 
«En Trelew no creo que ninguno de nosotros acordara con dejar trabajar un médico Testigo de Jehová en hemoterapia y que diga que quiere cobrar un sueldo sin hacer transfusiones ni trabajar con sangre», ejemplicó.
Manzano defendió la libertad de las mujeres de decidir abortar, y graficó con ejemplos que se podrían haber evitado fatalidades de haberse realizado estas prácticas a tiempo. «El año pasado murieron dos mujeres en partos en Trelew, una paciente hipertensa de unos 24 años que dejó una beba huérfana y otra que tuvo un parto de feto muerto», concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

La media sanción de la ley de aborto legal lleva a los médicos de Trelew a revisar sus posiciones

La media sanción que ayer tuvo en la Cámara de Diputados la despenalización del aborto plantea inquietudes en médicos de clínicas, el hospital y centros de salud pública de Trelew

. En determinados casos, quedarían obligados a practicar un aborto contra su propia voluntad. Ayer hubo festejos en la Peatonal Gazín por el avance de esta ley.
El nuevo proyecto contempla la posibilidad de que un médico se niegue a practicar un aborto, pero si no aparece un sustituto estará obligado a hacerlo. Si esta ley sale aprobada, bastará que una mujer diga que quiere abortar para que un médico tenga que hacerlo en el mismo día. La negativa podría pagarse con la inhabilitación de ejercer la profesión y hasta la cárcel. También prevé sanciones para aquellos médicos que dilataren sin causa el procedimiento.
El Gobierno provincial ya está haciendo sondeos entre los ginecólogos que estarían dispuestos a reevaluar sus posturas sobre el aborto. 
Según pudo indagar Diario EL CHUBUT, hay profesionales que creen que el aborto legal proporcionaría la cobertura legal que están reclamando para hacer estas prácticas. Hasta ahora prefieren no hacer «abortos no punibles», porque ven muchos «grises» en la legislación vigente. Entienden que hay una línea muy delgada entre la «mala praxis» y el éxito del procedimiento.

REPAROS LEGALES 
Chubut es pionera en el país en las prácticas del «aborto no punible» para los casos extremos de embarazos con riesgo de vida o producto de violaciones. Si bien esta práctica está contemplada en el Código Penal, buena parte de los profesionales locales prefieren no hacerla, porque entienden que podrían traerles conflictos con la ley. 
De esta manera, los médicos tienen la opción de declararse «objetores de consciencia» en el área de fiscalización del Ministerio de Salud. Esto les permite decir que no frente a la eventualidad de tener que hacer un «aborto no punible». 
Si la ley de aborto legal sale aprobada en el Senado, los ginecólogos podrán declararse «objetores de consciencia», pero no podrán negarse a practicarlo si no hay otro profesional habilitado para hacerlo. Según pudo recabar este Diario, en el Centro Materno Infantil los resquemores pasan más por las condiciones en que se realizan estas prácticas, que por el hecho en sí. 
Por ejemplo, los abortos no punibles se pactican en una sala contigua a la de los partos. Es muy duro para un profesional cargar con un aborto y al mismo tiempo ver un nacimiento a pocos metros. También surge la duda si hay equipamiento suficiente como para detectar el embarazo antes de las 14 semanas, cuando los pacientes deben esperar un mes para tener un turno.

SIN EXCUSAS
Stella Manzano es una de las pocas médicas en Trelew que practica «abortos no punibles» y ayer estuvo en Buenos Aires apoyando la media sanción de la nueva ley en Diputados. Explicó que por lo general estos abortos se hacen en la casa de la mujer a quien le recetan pastillas. En tanto que los denominados «abortos de segundo trimestre» se hacen en el Centro Materno Infantil, porque la Organización Mundial de la Salud recomienda que estén internadas a partir de las 12 semanas.
También Manzano refirió que si sale aprobada la nueva ley el aborto tendría que hacerse en el día, y la mujer no estará obligada a ver a un psicólogo o una trabajadora social puesto que se resguarda su derecho a la intimidad. 
De esta manera, la médica entendió que no hay excusas para que los ginecólogos locales del hospital público y los privados se nieguen a practicarlos, y opinó que si hasta ahora no lo hicieron es porque «hay médicos vagos, ñoquis a los que no les importa la salud de las mujeres». 
«En Trelew no creo que ninguno de nosotros acordara con dejar trabajar un médico Testigo de Jehová en hemoterapia y que diga que quiere cobrar un sueldo sin hacer transfusiones ni trabajar con sangre», ejemplicó.
Manzano defendió la libertad de las mujeres de decidir abortar, y graficó con ejemplos que se podrían haber evitado fatalidades de haberse realizado estas prácticas a tiempo. «El año pasado murieron dos mujeres en partos en Trelew, una paciente hipertensa de unos 24 años que dejó una beba huérfana y otra que tuvo un parto de feto muerto», concluyó.

Conectar
Crear cuenta