Chubut

El nuevo presidente de la CNEA en Neuquén trató el futuro de la PIAP 

A poco de asumir, el presidente de la Comisión Nacional de Energía Atómica, Germán Guido Lavalle visitó Neuquén para hablar sobre el futuro de la Planta Industrial de Agua Pesada. Se acordó analizar durante el próximo semestre las posibilidades que ofrece el mercado mundial para este producto y también otras alternativas de inversión.          

El ministro provincial de Infraestructura, Rubén Etcheverry, mantuvo una reunión de trabajo con Lavalle, en la que trataron el funcionamiento de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) ubicada en Arroyito.

 


  Imagen: de izq a dcha.: Guillermo Koenig, M°de Economía, Produc. e Industria, Rubén Etcheverry M° de Infraestructura y German Lavalle Pte. CNEA
“Con el ministro estamos viendo las posibilidades que está dando el mercado mundial para poner la planta a producir”, informó el presidente de la CNEA al término del encuentro en Neuquén. “Puede haber una demanda de este producto que nosotros producimos, que es el agua pesada; tenemos la esperanza de que el año que viene podamos reactivar la planta”, agregó.
La Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería Sociedad del Estado (ENSI S.E.) que depende del Ministerio de Infraestructura neuquino, y la CNEA tienen a cargo el mantenimiento y funcionamiento de la PIAP.

 

Un litro de agua pesada que produce la planta de Arroyito puede costar más de 700 dólares, su fabricación requiere mucha energía. Es un elemento imprescindible para el funcionamiento de los reactores nucleares que utilizan uranio natural como combustible.

 

Si bien hay en el mundo muy pocos países que fabrican agua pesada, lo que la convierte en un producto estratégico, sucede que la tecnología de uranio natural y agua pesada está, para muchos, superada. Esta circunstancia entre otras razones, llevó al cierre de la planta en 2017.

 

Hay notables divergencias entre los científicos nucleares argentinos. 

 

Los profesionales del equipo de gobierno del ministro Massa, Antúnez, Kreiner y Barceló, apoyaban y apoyan su rehabilitación por tener la esperanza de una nueva central nucleoeléctrica tipo CANDU de uranio natural en Argentina.

 

La Argentina tiene tres reactores nucleares con una tecnología desarrollada durante la década de 1970: Atucha I, con una potencia de 362 megavatios; Atucha II, de 745 MW, y Embalse, de 656 MW. Los tres usan uranio natural como material de fisión, por tanto necesitan agua pesada para funcionar. 

 

En cambio, para Alfredo Caro, ex funcionario de la CNEA, egresado del Instituto Balseiro, hombre con una larga e importante trayectoria en el extranjero y años de experiencia como Director de Programas de la National Science Foundation de los Estados Unidos de América, no es conveniente promover nuevos reactores de agua natural. Propuso abrir un debate público, seguramente enriquecedor.

 

Hay debates sobre la conveniencia de continuar con el uso de la tecnología de uranio natural para los reactores de potencia, de interrumpirla y reemplazarla por centrales de uranio enriquecido, o incluso, de eliminar por completo la opción nuclear para la futura provisión de energía eléctrica.

 

Caro opina que el país tiene suficiente gas para extraer y exportar en importantes cantidades, como energía de transición para las próximas dos o tres décadas; sustituyendo tanto al carbón en el exterior como a los combustibles líquidos en el país, y proveyendo a la expansión del parque de generación nacional.

 

Asimismo, por ahora no promueve la energía eléctrica de las nuevas fuentes nucleares que se consideran últimamente en el país, pues resultarían varias veces más caras que la de gas.

 

En pocos años, el reactor CAREM que se construye desde hace años junto a los reactores de Atucha, nos dirá si Argentina cuenta con tecnología propia para generación nuclear, cosa que haría razonable olvidar las propuestas china y rusa para nuevos reactores. 

 

En nuestra opinión, antes de encarar esfuerzos para esta rehabilitación sería bueno concretar el debate propuesto por Caro.

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?