Miércoles 28 de julio 2021
-5°

TRELEW

TV

Contactarse

Conectarse con


Registrate para acceder a la edición digital del diario El chubut

Esquel

Vecino de Esquel celebró sus 86 años saltando en parapente

“El 20 de diciembre voy a cumplir 86 años y quería celebrarlo de esta manera”, confió Juan Zuoza a EL CHUBUT, a poco de realizar el miércoles su salto de bautismo en parapente junto al instructor Matías Ruiz Liotti.

por REDACCION CHUBUT 11/12/2020 - 00.00.hs

A tres años de haber superado un tratamiento oncológico y siendo una persona hipertensa, Juan no dudó y se arrojó al vacío desde el camino a La Hoya para sobrevolar algunos de los lugares más pintorescos de la zona como la laguna Willmanco y las nacientes del Arroyo Esquel.
“Me quise hacer un regalo de cumpleaños. Esto arrancó un día cuando iba camino a La Hoya y me crucé con un muchacho practicando parapente. Fui, me informé sobre los requisitos, la preparación y demás detalles, y me anoté a la espera del tiempo adecuado para saltar”, dijo Zuoza, quien relató que “el miércoles entre las 7 y las 8 el tiempo se puso bueno y para eso fuimos al lugar elegido, nos dieron una charla de instrucción, nos abrigamos con una campera, pantalón grueso y un casco de seguridad, y luego saltamos”.

 

FLOTANDO EN EL AIRE
Para el vecino lo impresionante fue el lanzamiento: “cuando se viene el barranco es la gran impresión hasta que luego te elevas y empezás a subir hasta ver las montañas bajas cerca de la nieve. Te encontrás flotando en el aire, viendo el paisaje, la laguna Willmanco, las montañas nevadas. Es la sensación de estar en libertad total. Después de pasear empezamos el aterrizaje que no tuvo grandes complicaciones porque la silla tiene una bolsa de aire”, explicó.
Advirtió que se trata de “una experiencia inolvidable”, y esta es parte de las aventuras de su vida, “una vez hace 40 años me tiré en paracaídas en un viaje por México pero como anécdota el salto en parapente es muy interesante. El 20 voy a cumplir 86 años y quería celebrarlo de esta manera” mencionó.
En cuanto al salto, reconoció que “como estaba en un estado físico razonable me dejaron. Lo único preocupante es la escalada hasta la zona del salto, pero después el equipo de seguridad y todo eso es muy bueno. Volé en una silla especial, junto al instructor que iba en otra silla. La verdad que fue una experiencia de vida muy interesante en estos añosos jóvenes años que le recomiendo a todas las chicas y chicos de la tercera edad, a quienes les envío un saludo”, dijo Juan Zuoza.