Miércoles 01 de diciembre 2021
20°

TRELEW

TV

Internacionales

Moscú impone restricciones luego que Rusia alcanzara un nuevo máximo de muertes diarias por Covid-19

El alcalde de Moscú anunció hoy restricciones en la capital rusa debido a la incontrolable suba de casos de coronavirus registrada desde el mes pasado y luego de contabilizar en las últimas 24 horas más de 1.000 muertes asociadas a la enfermedad, un nuevo máximo diario, y más de 33.000 contagios en todo el país.

por REDACCIÓN CHUBUT 19/10/2021 - 13.16.hs

Serguéi Sobianin anunció que desde el 25 de octubre y hasta el 25 de febrero de 2022, las personas mayores de 60 años y quienes padecen de enfermedades crónicas deberán aislarse en sus hogares.

Además, los empleadores tendrán que aplicar el teletrabajo para al menos el 30% del total de su personal.

Se trata de las primeras restricciones en el país desde hace mucho tiempo, ya que el Gobierno apostaba a la reactivación económica tras un fuerte plan de vacunación.

Sin embargo, en un país de 146 millones de personas, solo 45 millones de rusos, el 32%, cuenta hasta la fecha con la pauta completa de vacunación.

Varios sondeos muestran que más de la mitad de los rusos no planean vacunarse, una situación que fue achacada por las autoridades como una de las causas de la propagación del virus.

Sobianin agregó que se extenderá la vacunación obligatoria al 80% de los trabajadores de servicios.

El alcalde indicó que en Moscú semanalmente se registran hasta 42.000 nuevos casos de coronavirus, y que el número de pacientes hospitalizados en estado grave se está incrementando cada día.

Mientras que a fines de agosto el número de pacientes hospitalizados oscilaba entre los 400 y 500 diarios, en la actualidad esa cifra es de 1.200 y 1.500 diarios, informó el medio local RT.

La capital, Moscú, figura un día más como la ciudad con más casos y fallecidos, con 5.700 y 73, respectivamente, y por detrás se sitúa San Petersburgo, con 3.220 contagios y 68 decesos.

Por su parte, la provincia de Moscú notificó 2.995 positivos.

El centro operativo nacional para la lucha contra el coronavirus detalló que durante las últimas 24 horas se detectaron 33.740 casos y 1.015 decesos en todo el país.

Es la segunda vez que Rusia suma más de mil víctimas en un día y las principales ciudades siguen siendo los epicentros del brote nacional.

En medio de un aumento en infecciones y muertes, la número dos del Gobierno, Tatyana Golikova, sugirió introducir un período no laborable de una semana a partir del 30 de octubre -que incluye un feriado público extendido- al 7 de noviembre, y en algunas regiones ya a partir del 23 de octubre, aunque esta opción no se traduce automáticamente en una nueva cuarentena.

El primer ministro Mijail Mishustin definió a las nuevas restricciones propuestas -que ahora serán sometidas a la valoración del presidente Vladimir Putin- como "difíciles" pero "necesarias", reportó la prensa rusa.

Hasta ahora, el Kremlin descartó un nuevo bloqueo a nivel nacional como el que se produjo al principio de la pandemia que asestó un duro golpe a la economía y minó la popularidad de Putin.

Mientras se resistía a un cierre nacional, el Kremlin empoderó a las autoridades de las 11 zonas horarias del país para decidir sobre las restricciones según la situación local.

Muchas de las 85 regiones de Rusia ya tienen asistencia restringida a grandes eventos públicos y acceso limitado a teatros, restaurantes y otros lugares.

Algunos hicieron obligatoria la vacunación para determinadas categorías de servidores públicos y personas mayores de 60 años.

En un nuevo intento por reimpulsar la campaña de vacunación, San Petersburgo, la segunda ciudad más importante de Rusia, se unió ayer a otras regiones para exigir un pasaporte sanitario para numerosas actividades sociales y culturales.

A partir del 1 de noviembre se exigirá este certificado para acceder a eventos deportivos y culturales que reúnan a más de 40 personas, dos semanas después para ir a una piscina, gimnasio, teatro, cine o museo; y a partir del 1 de diciembre para entrar a los restaurantes y tiendas.

Ante la reticencia generalizada sobre las vacunas, las autoridades aumentaron la presión sobre los trabajadores médicos, los maestros y los funcionarios públicos para que se inmunicen, pero la aceptación sigue siendo lenta.

Golikova alentó a las regiones a actuar de manera más activa para aplicar códigos digitales para el acceso a las áreas públicas.

También instó a las autoridades regionales a que ordenen de inmediato a las personas mayores de 60 años que no hayan recibido la vacuna que se aíslen en sus hogares.

Según los datos oficiales, desde el inicio de la pandemia se identificaron más de 8,06 millones de casos y 225.000 fallecidos a causa de la enfermedad.

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?