MENÚ
Cargando...

Tensos momentos en el Muelle Storni por incendio del buque “Urabain”

Más de tres horas de tensión se vivieron en el Muelle Storni cuando el buque Urabain, de la empresa Iberconsa, se prendió fuego cerca de las 13:30 horas cuando estaba a punto de zarpar del Muelle Storni.

Por REDACCIÓN CHUBUT

La tripulación, alrededor de sesenta marineros, alcanzó a salir quedando uno solo atrapado sufriendo momentos de intenso peligro y pánico. Agentes de la Prefectura Naval tuvieron que cortar mamparos de cubierta con oxicorte para evacuar al marinero que respiraba a través de un ojo de buey mientras era socorrido con mangueras para llenar su camarote de agua y así evitar sufrir quemaduras. 
Bomberos Voluntarios, una ambulancia del SEP, una ambulancia del Hospital de Alta Complejidad, una cisterna de la empresa Aluar, vehículos de Defensa Civil y de Tránsito, todos acudieron a auxiliar y a colaborar con el operativo, que se dedicó de lleno a tratar de sofocar el fuego, auxiliar a los marineros que sufrieron principio de asfixia, y por sobre todas las cosas a rescatar al marinero atrapado, que según trascendió era un hombre apellidado Godoy. Y su rescatista, Maxi Ramírez. 
Aunque no se pudo conocer el origen del fuego, se supo que el buque estaba cargado de cartones y nylon porque estaba a punto de partir, lo que provocó que el fuego se propagase tan rápidamente por todas las instalaciones del buque. También, según trascendidos, se especula que el buque puede seguir incendiándose por dos días más, no descartando la posibilidad de una posible explosión ya que los tanques están llenos de combustible. Los marineros eran de distintos lugares del país, de España, y también de nuestra ciudad. 

“DESESPERADAMENTE A LOS GRITOS POR EL OJO DE BUEY”
Un estibador de apellido Segundo relató la desesperación que se vivió en momentos que el marinero atrapado pedía ayuda para salir “hasta que vino un muchacho de reparaciones navales, que le debe la vida a él, que trajo un soplete, hizo un hueco en el barco y lo salvó. Estaba desesperadamente a los gritos por el ojo de buey del barco. El hombre que lo salvó fue muy eficaz, muy profesional, en media hora hizo un hueco de treinta centímetros para sacar al muchacho que se lo llevaron en ambulancia; tenía unos nervios bárbaros, no se quemó pero tenía una desesperación, un pánico” y al ser consultado si vio gente herida refirió que “no porque generalmente cuando están por salir están todos en la cocina; hubiese sido otra historia si estaban ya en los camarotes así que salieron muy rápido. El barco estaba lleno de cartón y combustible; tres tanques de combustible. Nosotros vimos cuándo empezó a salir humo de las bodegas y vimos a la gente cómo empezó a salir, a trepar como podían, alcanzaron a salir medio ahogados por el humo, algunos vomitaban. Nosotros estábamos alistando el barco para que salga justo pero no pudimos ver mucho el interior por el humo”. 
Otro estibador de apellido Hernández relató también la desesperación que vivían viendo al marinero pidiendo ayuda, a través del ojo de buey. “Yo no recuerdo otro siniestro como este, yo llevo 20 años y mis compañeros también y para nosotros es la primera vez que vimos algo así. El barco tiene tres tanques de combustible que dicen que es imposible que explote la gente del barco, pero nosotros no lo sabemos; eso lo tiene que decir la gente especializada”. 

“AFECTO LA NAVEGABILIDAD”
El asesor técnico del buque, Antonio Couso, mencionó que “se afectó la navegabilidad del barco; con la cantidad de fuego y humo que sale es seguro; al salir fuego y humo por la planta y todo lo que era el puente, la parte de proa, camarotes, el barco va a quedar inmovilizado seguro; si no hubiese tanto cartón y plástico dentro no hubiese pasado, es todo muy inflamable; fue todo en segundos, no hubo tiempo a nada; fue todo en segundos; mucho no se; sé que se ocasionó por la bodega y se desconfía que haya sido el cartón; ya estábamos por zarpara  a la tarde”. 
Cabe mencionar que el Urabain es un arrastrero de 79 metros,  de eslora 12 de manga y 6.10 de calado y soporta diez toneladas de merluza, propiedad de la filial argentina de Iberconsa que estaba dispuesto a partir cuando se produjo el siniestro. En cuanto a la suerte de los tripulantes que no son de la ciudad, se supo que la empresa buscaría alojarlos en distintos hoteles de la ciudad. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Tensos momentos en el Muelle Storni por incendio del buque “Urabain”

Más de tres horas de tensión se vivieron en el Muelle Storni cuando el buque Urabain, de la empresa Iberconsa, se prendió fuego cerca de las 13:30 horas cuando estaba a punto de zarpar del Muelle Storni.

Los tripulantes del buque siniestrado son rescatados sanos y salvo, excepto uno de ellos que debió ser asistido por Bomberos Voluntarios y trasladado al Hospital Isola.

La tripulación, alrededor de sesenta marineros, alcanzó a salir quedando uno solo atrapado sufriendo momentos de intenso peligro y pánico. Agentes de la Prefectura Naval tuvieron que cortar mamparos de cubierta con oxicorte para evacuar al marinero que respiraba a través de un ojo de buey mientras era socorrido con mangueras para llenar su camarote de agua y así evitar sufrir quemaduras. 
Bomberos Voluntarios, una ambulancia del SEP, una ambulancia del Hospital de Alta Complejidad, una cisterna de la empresa Aluar, vehículos de Defensa Civil y de Tránsito, todos acudieron a auxiliar y a colaborar con el operativo, que se dedicó de lleno a tratar de sofocar el fuego, auxiliar a los marineros que sufrieron principio de asfixia, y por sobre todas las cosas a rescatar al marinero atrapado, que según trascendió era un hombre apellidado Godoy. Y su rescatista, Maxi Ramírez. 
Aunque no se pudo conocer el origen del fuego, se supo que el buque estaba cargado de cartones y nylon porque estaba a punto de partir, lo que provocó que el fuego se propagase tan rápidamente por todas las instalaciones del buque. También, según trascendidos, se especula que el buque puede seguir incendiándose por dos días más, no descartando la posibilidad de una posible explosión ya que los tanques están llenos de combustible. Los marineros eran de distintos lugares del país, de España, y también de nuestra ciudad. 

“DESESPERADAMENTE A LOS GRITOS POR EL OJO DE BUEY”
Un estibador de apellido Segundo relató la desesperación que se vivió en momentos que el marinero atrapado pedía ayuda para salir “hasta que vino un muchacho de reparaciones navales, que le debe la vida a él, que trajo un soplete, hizo un hueco en el barco y lo salvó. Estaba desesperadamente a los gritos por el ojo de buey del barco. El hombre que lo salvó fue muy eficaz, muy profesional, en media hora hizo un hueco de treinta centímetros para sacar al muchacho que se lo llevaron en ambulancia; tenía unos nervios bárbaros, no se quemó pero tenía una desesperación, un pánico” y al ser consultado si vio gente herida refirió que “no porque generalmente cuando están por salir están todos en la cocina; hubiese sido otra historia si estaban ya en los camarotes así que salieron muy rápido. El barco estaba lleno de cartón y combustible; tres tanques de combustible. Nosotros vimos cuándo empezó a salir humo de las bodegas y vimos a la gente cómo empezó a salir, a trepar como podían, alcanzaron a salir medio ahogados por el humo, algunos vomitaban. Nosotros estábamos alistando el barco para que salga justo pero no pudimos ver mucho el interior por el humo”. 
Otro estibador de apellido Hernández relató también la desesperación que vivían viendo al marinero pidiendo ayuda, a través del ojo de buey. “Yo no recuerdo otro siniestro como este, yo llevo 20 años y mis compañeros también y para nosotros es la primera vez que vimos algo así. El barco tiene tres tanques de combustible que dicen que es imposible que explote la gente del barco, pero nosotros no lo sabemos; eso lo tiene que decir la gente especializada”. 

“AFECTO LA NAVEGABILIDAD”
El asesor técnico del buque, Antonio Couso, mencionó que “se afectó la navegabilidad del barco; con la cantidad de fuego y humo que sale es seguro; al salir fuego y humo por la planta y todo lo que era el puente, la parte de proa, camarotes, el barco va a quedar inmovilizado seguro; si no hubiese tanto cartón y plástico dentro no hubiese pasado, es todo muy inflamable; fue todo en segundos, no hubo tiempo a nada; fue todo en segundos; mucho no se; sé que se ocasionó por la bodega y se desconfía que haya sido el cartón; ya estábamos por zarpara  a la tarde”. 
Cabe mencionar que el Urabain es un arrastrero de 79 metros,  de eslora 12 de manga y 6.10 de calado y soporta diez toneladas de merluza, propiedad de la filial argentina de Iberconsa que estaba dispuesto a partir cuando se produjo el siniestro. En cuanto a la suerte de los tripulantes que no son de la ciudad, se supo que la empresa buscaría alojarlos en distintos hoteles de la ciudad. 

Conectar
Crear cuenta