MENÚ
Cargando...

Sigue el cierre de comercios en la ciudad por los altos costos

Hace poco menos de un mes el presidente de la Cámara de Industria Comercio, Producción y Turismo (Camad) de Puerto Madryn, Pablo Tedesco había anticipado la preocupación que existía en el sector de los pequeños y medianos comerciantes, a raíz de los altos costos que debían afrontar para mantener abiertos los locales comerciales, especialmente de la zona céntrica de la ciudad.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Tedesco había señalado en el mes de agosto “que hubo un promedio en las caídas en las ventas superior al 14 por ciento, a lo que se suma la caída en las habilitaciones comerciales, no solo hubo una fuerte baja, sino que además bajaron las tramitaciones en las nuevas, con lo que el sector comercial sufre una depresión importante en medio de la crisis nacional”.
Después de 20 días, ese comentario casi apocalíptico se profundizó y en las últimas semanas una decena de comercios del micro centro cerraron sus puertas, entregaron los locales que alquilaban y dejaron de funcionar.
Consultados algunos de ellos sostuvieron que cuando llegó el mes de julio, que es la época en que la mayoría de los locales renuevan sus contratos de alquiler, los índices de ajustes en muchos casos no se pudieron soportar, “a lo que se deber sumar el aumento de los servicios, impuestos, y las cargas laborales en  caso de contar con empleados”.
La mayoría coincide que han sido varios los factores que se han unido para que los pequeños y medianos comerciantes no puedan mantener las puertas abiertas de sus locales. 
Añadieron que “por un lado una crisis económica que ha hecho bajar las ventas hasta en un 40 por ciento, en algunos casos y por la otra los costos fijos, hace que cada día sea mas difícil de sostener, ya que todo aumenta, y en las últimas semanas, con la suba del dólar se acrecentó aun más la situación, a lo que debe sumarse el nivel de las tasas de interés, el costo de las tarjetas de credito con sus elevados interses de financiación, a lo que debemos sumar que uno que trabaja con entidades bancarias y debe vender valores a fecha, los niveles de esas tasas hace imposible poder funcionar, y lo único que hacemos es endeudarnos cada día un poco más, y salida no encontramos en estas circunstancias”.
Lo cierto que hoy se pueden observar decenas de locales comerciales que han quedado vacíos, sus ocupantes han liquidado en la mayoría de los casos la mercadería y han emprendido otra actividad, en muchos casos ventas directas, sin gastos extras.
Esta situación que describimos se ve a diario, y en los últimos días una rápida recorrida por muchos locales demuestra que a la caída de las ventas, se le suma los niveles de inflación y la suba del dólar, lo que obliga a muchos comerciantes dejar de vender determinados productos, por que no saben a ciencia cierta cual será el precio de reposición.
Bebidas, artículos suntuosos, de la construcción, repuestos automotores, electrodomésticos y hasta indumentaria, han sido sacados de la venta, ya que los propietarios de esos locales no tienen  precios de referencia en cuanto hace a la nueva compra y en muchos casos llaman a las fabricas o a las distribuidoras y no se les informa sobre los nuevos valores.
En definitiva, la ciudad hoy se ve resentida en su actividad, algo que se observa a diario, en sus calles, en las sucursales bancarias y en los supermercados o locales comerciales tradicionales, que a simple vista se puede visualizar una ausencia notables de clientes.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Sigue el cierre de comercios en la ciudad por los altos costos

Hace poco menos de un mes el presidente de la Cámara de Industria Comercio, Producción y Turismo (Camad) de Puerto Madryn, Pablo Tedesco había anticipado la preocupación que existía en el sector de los pequeños y medianos comerciantes, a raíz de los altos costos que debían afrontar para mantener abiertos los locales comerciales, especialmente de la zona céntrica de la ciudad.

Tedesco había señalado en el mes de agosto “que hubo un promedio en las caídas en las ventas superior al 14 por ciento, a lo que se suma la caída en las habilitaciones comerciales, no solo hubo una fuerte baja, sino que además bajaron las tramitaciones en las nuevas, con lo que el sector comercial sufre una depresión importante en medio de la crisis nacional”.
Después de 20 días, ese comentario casi apocalíptico se profundizó y en las últimas semanas una decena de comercios del micro centro cerraron sus puertas, entregaron los locales que alquilaban y dejaron de funcionar.
Consultados algunos de ellos sostuvieron que cuando llegó el mes de julio, que es la época en que la mayoría de los locales renuevan sus contratos de alquiler, los índices de ajustes en muchos casos no se pudieron soportar, “a lo que se deber sumar el aumento de los servicios, impuestos, y las cargas laborales en  caso de contar con empleados”.
La mayoría coincide que han sido varios los factores que se han unido para que los pequeños y medianos comerciantes no puedan mantener las puertas abiertas de sus locales. 
Añadieron que “por un lado una crisis económica que ha hecho bajar las ventas hasta en un 40 por ciento, en algunos casos y por la otra los costos fijos, hace que cada día sea mas difícil de sostener, ya que todo aumenta, y en las últimas semanas, con la suba del dólar se acrecentó aun más la situación, a lo que debe sumarse el nivel de las tasas de interés, el costo de las tarjetas de credito con sus elevados interses de financiación, a lo que debemos sumar que uno que trabaja con entidades bancarias y debe vender valores a fecha, los niveles de esas tasas hace imposible poder funcionar, y lo único que hacemos es endeudarnos cada día un poco más, y salida no encontramos en estas circunstancias”.
Lo cierto que hoy se pueden observar decenas de locales comerciales que han quedado vacíos, sus ocupantes han liquidado en la mayoría de los casos la mercadería y han emprendido otra actividad, en muchos casos ventas directas, sin gastos extras.
Esta situación que describimos se ve a diario, y en los últimos días una rápida recorrida por muchos locales demuestra que a la caída de las ventas, se le suma los niveles de inflación y la suba del dólar, lo que obliga a muchos comerciantes dejar de vender determinados productos, por que no saben a ciencia cierta cual será el precio de reposición.
Bebidas, artículos suntuosos, de la construcción, repuestos automotores, electrodomésticos y hasta indumentaria, han sido sacados de la venta, ya que los propietarios de esos locales no tienen  precios de referencia en cuanto hace a la nueva compra y en muchos casos llaman a las fabricas o a las distribuidoras y no se les informa sobre los nuevos valores.
En definitiva, la ciudad hoy se ve resentida en su actividad, algo que se observa a diario, en sus calles, en las sucursales bancarias y en los supermercados o locales comerciales tradicionales, que a simple vista se puede visualizar una ausencia notables de clientes.

Conectar
Crear cuenta