elchubut.com.ar
El último tramo de campaña, con escenarios complejos
MENÚ
Cargando...

El último tramo de campaña, con escenarios complejos

Arcioni y Linares disputan la gobernación palmo a palmo. Quedan tres semanas. Cómo influyó la decisión de la fórmula de Cristina. El dilema radical. La pelea por Trelew. #DePuñoYLetra.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Un buen resumen de la situacion...
...política chubutense, a tres semanas de las elecciones generales que definirán el futuro, sería el siguiente. El gobernador Arcioni se siente muy seguro y confiado, apoyado en la ventaja obtenida en las PASO, y en el trabajo territorial posterior. A modo de ejemplo, el último fin de semana hizo más de 800 kilómetros de ripio, y pasó de reuniones políticas y llamados con el flamante candidato de Cristina, Alberto Fernández, a un té social con señoras en Comodoro. No para un minuto. Cree que tiene la mejor chance de ganar las elecciones, con un escenario despejado donde corren dos en lugar de tres, como antes de las PASO de abril. Cuenta además con el trabajo técnico-económico del ex ministro nacional Miguel Peirano, para comenzar después de las elecciones y de cara a un eventual segundo gobierno.
El único que le puede ganar a Arcioni es el intendente de Comodoro, Carlos Linares; quien en las últimas semanas aceleró la campaña. Siente que tiene un peronismo unido detrás de su candidatura, y temas profundos de qué hablar. Todos tienen que ver con el desarrollo de la matriz productiva de Chubut. A Linares le preocupa particularmente el Valle.
La pelea por Trelew tiene dinámica propia. La ventaja la tiene el intendente Adrián Maderna, y la única en condiciones de ganarle es la peronista Florencia Papaiani. Ambos están exprimiendo hasta las piedras en Trelew. Se gana o se pierde por un voto. 
En este esquema, son pocas las chances del radicalismo. La situación económica nacional y una campaña nutrida en propuestas pero que no alcanzó a germinar, se llevaron puesta las posibilidades. La UCR y Cambiemos contaban con un buen candidato y un escenario propicio. Pero la crisis económica, las devaluaciones, los desaciertos del Gobierno nacional, hicieron humo las aspiraciones de Gustavo Menna y del radicalismo.

Las ultimas novedades...
...de la política nacional no distrajeron mucho a los candidatos locales. Carlos Linares y Gustavo Mac Karthy se enteraron el sábado por la mañana de la fórmula que encabezará Alberto Fernández, secundado por Cristina. Estaban en una reunión en Trelew. Les generó extrañeza, y más tarde vino la reacción de apoyo del propio Linares. Se conoce bien con Fernández. Han tenido encuentros y diferencias. Linares y Fernández intercambiaron llamadas y mensajes el sábado.
Mariano Arcioni lo conoce a Alberto Fernández desde mucho antes de ser incluso vicegobernador de Mario Das Neves. Desde épocas anteriores a la política. Arcioni le llamó el sábado por la mañana, para felicitarle por la designación al ex jefe de gabinete de Cristina. «Una llamada de cortesía, y nada más», explicaron en Fontana 50. El gobernador y Linares coinciden en algo. Ninguno de los dos piensa en este momento que un alineamiento nacional les sumará o restará algo. Arcioni sabe que si gana las elecciones, y Alberto Fernández es presidente, tendrá una buena relación. Linares también, con el agregado de la pertenencia al «proyecto». Pero ambos tienen en la cabeza los problemas de Chubut como primera prioridad. Y ello en verdad es sano. Al final, el haber desdoblado y adelantado las elecciones en tantos meses, habrá servido para que dirigentes y votantes esquiven la grieta lo más que puedan. 

Arcioni sigue muy concentrado...
...en la campaña y en paralelo va llevando los problemas de gestión. Ayer, en Comodoro, una empleada estatal con 43 años de hospital público le dijo que por primera vez podía sentirse satisfecha con un recibo de sueldo. El gobernador sintió alivio, en medio de la pelea con ATE por el pago del retroactivo y el paro del gremio. El conflicto se vuelve incómodo por la cercanía de las elecciones. No es menos cierto, como dijo el propio mandatario el sábado, que nunca antes se había hecho semejante reconocimiento al empleo estatal, con la liquidación del retroactivo. Esta pelea se coló en la campaña, con Linares tironeando desde el otro lado.
La preocupación del gobernador, en estos días finales de campaña, es no perder el foco. Ubicar plenamente a su fuerza -Chubut al Frente- en los problemas locales. Apuesta fuerte además por los programas de desarrollo económico, particularmente el pesquero, que está trabajando Peirano. Por eso no tiene ningún interés en generar alineamientos nacionales. «Nosotros estamos bien aquí, desde este lugar equidistante de cualquier fuerza federal», explican en el gobierno. No se dejarán arrastrar por Cristina y Alberto Fernández. Tampoco por el peronismo federal de Juan Schiaretti, Massa y Urtubey. Anoche, se esperaba una comunicación entre el tigrense y el gobernador de Chubut. Son amigos desde hace décadas. El apuro es mal consejero. Por eso Arcioni dejará que decante la situación política nacional. Claro que después de las elecciones provinciales habrá muy poco tiempo para ocuparse de «lo nacional». El domingo 9 votamos, el 12 cierran los frentes nacionales, y el 22 de junio será el turno de las listas. Y ni en el oficialismo ni en el peronismo, están hablando aún de las listas nacionales.

Carlos Linares sabe que es el...
... «challenger», el desafiante. En los últimos días volvió a recorrer Trelew. Cree que el peronismo, más allá del resultado que se obtenga en las elecciones del domingo 9, tendrá la chance de ganar comunas importantes. Linares apuesta fuerte a Trelew. Cree que con Florencia Papaiani y la alianza con el Frente Peronista de los Mac Karthy, habría una buena chance de desbancar al oficialismo que conduce Adrián Maderna. Situación rara la de la ciudad cabecera del Valle. Es tal el nivel de la crisis económica que afecta a nuestras principales industrias y al comercio, que el sillón de intendente se ha vuelto inestable. Máximo Pérez Catán gobernó sólo un período y después perdió las PASO con Maderna. El actual intendente tiene todo para ganar, pero no está cien por ciento seguro de conseguirlo. Por eso redobló los esfuerzos en esta parte de la campaña.
Linares cuenta a quien quiera oírlo que por cuestiones de negocios, de su actividad particular, viene al Valle y en especial a Trelew desde hace más de 35 años. Nunca vio tan mal a la ciudad. Y ello le ha puesto una luz de alerta rojo, en caso de acceder a la gobernación. Cree que después de las elecciones del domingo 9, y sea como fuere el resultado provincial y el local, todos los sectores deben sentarse a conversar respecto de la economía, el futuro y el trabajo de Trelew.
La visión de Linares tiene sustento. Basta con recorrer las cifras del Indec y del Ministerio de Trabajo de la Nación de los últimos tiempos, para confirmar la degradación cada vez más rápida de nuestra economía.

Tanto Trelew como Madryn...

Adrián Maderna.

...muestran situaciones políticas especiales. Ya contamos la semana pasada que el intendente Adrián Maderna arranca a las cinco de la mañana con sus recorridas. Ayer pasó de reuniones con vecinos, a otra con hacedores culturales, y de vuelta a más reuniones. En la semana inaugurarán casas en la Avenida Hipólito Yrigoyen para reforzar la zona sur, que suele serle esquiva con el voto. Ya tiene a todos sus fiscales, más de 200, más suplentes, más dos fiscales generales por escuela, listos y entrenados. También han resuelto la movilidad para la gente a la que llevan a votar. La logística es tan importante como las promesas y los discursos en una campaña. Maderna cree que tiene buenas chances de ganar pero sabe que los números serán ajustados. Ultimamente, invierte parte del tiempo en reunirse con peronistas desencantados, y con algunos radicales díscolos. Todo suma.
También Florencia Papaiani exprime los cactus del desierto. La agenda de la diputada parece armada por el «entrenador de Terminator». Semanas agotadoras, sabedora de que es la única que podría derrotar a Maderna. Nadie sabe si le va a alcanzar, pero su grupo está dejando la vida en estas elecciones, con el apoyo decidido de Linares, que la lleva en la boleta.
Si a alguien pudo haber beneficiado el cambio de rol de Cristina en la fórmula del peronismo, es a Papaiani. Un peronismo menos radicalizado le sirve a la legisladora, que busca captar voto independiente y radical, que le permita quebrar la barrera. En Trelew, la suma de los peronismos no superó a Maderna, pero hay final abierto.
También se meten en la campaña los asuntos de gestión, como el caso de las usurpaciones de terrenos que ha preocupado y ocupado al gobierno local. Ayer, circuló entre dirigentes del PJ y también de la UCR, un video que acentuará la pelea. 

En Puerto Madryn las cuestiones locales...

Gustavo Sastre.

...también pesan fuerte. Leslie Roberts, del kirchnerismo más radicalizado de la zona, logró ganarle la PASO a Alejandra Marcilla. Irá en la boleta de Linares. Pero parte del peronismo que sí apoya al comodorense, cortaría boletas y daría apoyo a Gustavo Sastre. Una encuesta reciente que maneja el sastrismo en la ciudad del Golfo, otorgaría una ventaja amplia al oficialismo local, por encima del voto en blanco como segunda fuerza, y luego, el peronismo. «El problema es que esta gente ha dado apoyo incluso al chavismo. Y esas cosas, en Madryn, caen mal», cuenta un conocedor de cuanto ocurre en el golfo.

Lo que ha ocurrido desde abril...
...hasta aquí es que las opciones se han concentrado, el escenario se despejó, y serán Arcioni y Linares los que disputen la gobernación. La buena noticia es que lo hacen con una agenda de temas chubutenses. Sería bueno que pasadas las elecciones, sea quien fuere el ganador, por lo menos el oficialismo, el peronismo, y los radicales puedan sentarse a acordar los temas centrales. Tanto Arcioni como Linares, los que más chances tienen, saben que lo peor para la Patagonia aún no ha pasado. Y que el año que viene será en verdad muy duro para las economías regionales, lo que nos incluye. Las apuestas por más producción de petróleo y por la minería, deberían volver a los primeros planos. En una provincia que necesita generar recursos, agotar las discusiones en la pelea electoral, o en prejuicios radicalizados de personas o grupos que hacen sus propios negocios en las militancias más extremas, es un pecado. Que lo digan sino las cientos de personas y de familias que han estado perdiendo su trabajo en los últimos años.

 

La foto de la semana

  

Llegamos al tramo final de la campaña por la gobernación de Chubut. Sólo en las elecciones de 2011, y antes, en las de 2003, hubo tanta tensión preelectoral por el resultado. En las últimas semanas, las recorridas «puerta a puerta», caminatas por barrios y visitas a instituciones, fueron la actividad central en una polarización que ya está clara entre el gobernador Mariano Arcioni, y el intendente Carlos Linares, que representa al peronismo. Ambas fotos reflejan fielmente el trabajo «cuerpo a cuerpo» por ganar la elección. Y por eso, son la foto de la semana. Una es la recorrida de Carlos Linares con Flor Papaiani en los barrios del Oeste de Trelew. Y la otra, el gobernador Arcioni encabezando un acto en una escuela de Gan Gan.  

 

De vestir a la Selección nacional, a no poder pagar los sueldos

La paradoja de Sedamil es una síntesis de la larga agonía de un parque textil sintético de Trelew que aquéllos que supimos verlo en su esplendor, seguimos añorando.
Ahora, es cada vez menor la esperanza de volver a ver los guardapolvos azules de las trabajadoras, los operarios con ropa de «Grafa» esperando en las esquinas el colectivo contratado por las fábricas, para ir a trabajar en cualquiera de los tres turnos. Casi todo se fue, y recién nos estamos resignando a que no volveremos a ser aquello, que las hilanderías y tintorerías son especie en extinción de una ciudad que ya no es la de aquellos años. El «costo argentino», los impuestos, los costos laborales más altos que en otros países, y las importaciones de telas asiáticas de alta productividad y muy baratas, barrieron con todo. 


La textil Sedamil es la empresa que produce el poliéster para la marca Adidas, que confecciona las camisetas albicelestes que lucen Lionel Messi, el Kun Agüero y el resto de los jugadores de la selección nacional en todas sus categorías. El trabajo de hilandería y tintorería se hace en la planta Trelew de Sedamil, con las directivas que les da la propia firma Adidas; las prendas deportivas llevan un entramado fabricado por poliéster especial para contener la transpiración, lo cual insume un trabajo de alrededor de 3 meses desde que diseña la prenda, se prueba y luego se elabora. Pero también realiza en Trelew el material para otras marcas de primer nivel internacional como Nike, que viste a Boca Junios, y la misma Adidas que viste a River Plate.
Sin embargo, Sedamil ya no puede pagar los sueldos a sus trabajadores que visten a nuestra Selección nacional, a Boca, a River y varios clubes del fútbol argentino. La semana pasada los 330 trabajadores de la textil más grande de las que sobreviven en el Parque Industrial, alertaron sobre el comienzo de un paro si no les abonaban la quincena. Los atrasos son reiterados, en junio terminaría el concurso preventivo de acreedores y desde la Asociación Obrera Textil confían en que se pagarán las deudas para que la planta siga funcionando. Pero ahí sigue, a los tumbos, pagando como puede, conservando más de 300 puestos de trabajo, haciendo funcionar los telares en medio del silencio enorme de cascos inactivos en el gran Parque Industrial. Un Parque que supo ser la meca argentina de la producción textil. Los trabajadores y los gremios lo valoran, por eso han mantenido paciencia y actitud dialoguista. Esos mismos trabajadores que ven con orgullo a la selección argentina con la camiseta en la que pusieron sus manos laboriosas, temen por su situación a sabiendas de la gran cantidad de casos que terminaron con la persiana baja en Trelew. Tal vez ahora que se viene la Copa América que se jugará en Brasil, deberíamos recordar todos que la vestimenta que llevarán Messi y compañía la hicieron en Trelew 330 operarios cuyos puestos de trabajo están en riesgo. Como también lo están tantos otros en esta ciudad, no sólo en el sector textil.

Escenario: los radicales hablan con Schiaretti

Los radicales de Chubut, mientras empujan una campaña muy cuesta arriba en la provincia, miran de reojo cuanto ocurre a nivel nacional con su partido, y la cada vez más tensa relación con el PRO.
Ahora, el anuncio de las candidaturas de Alberto Fernández y Cristina, en un orden que generó extrañeza, conmoción, y replanteos necesarios en todos los sectores, obliga a los radicales chubutenses a observar el escenario nacional.
Sería raro, por ejemplo, que la Convención Nacional de la UCR que sesiona el lunes próximo en Parque Norte decida romper Cambiemos, o irse de la alianza con el Gobierno. Más bien, apuntarían a ampliar Cambiemos, sumando al «tercer sector», del peronismo federal que no quiere irse con Cristina.
Fuentes del Comité Nacional de la UCR confirmaron a esta columna que aún habrá «muchas noticias» hasta el cierre primero de frentes, y luego de listas, los días 12 y 22 de junio respectivamente. Incluso, podría ocurrir -aunque es muy difícil- que finalmente no fuese el presidente Macri el candidato de Cambiemos, y que sea «el que más mida», dijo la fuente. Ello puede incluir a Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Martín Lousteau, o «cualquier otro».
El sábado, el presidente de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, habló en dos ocasiones con el gobernador cordobés Juan Schiaretti, uno de los fundadores de Alternativa Federal, el peronismo no kirchnerista. En esa conversación, el cordobés le habría transmitido a su colega mendocino dos decisiones: su espacio no estará donde esté Cristina, y además, seguirán adelante en conversaciones aun con el presidente Macri.
Todas estas novedades podrían tomar al radicalismo local a contrapié, por la cercanía de las elecciones. No habrá tiempo para hacer experimentos electorales, aunque sí es posible que el formato de Cambiemos en Chubut, para las elecciones de octubre, sea distinto. Eso se sabrá en las dos semanas posteriores a la Convención Nacional, cuando cierren los frentes el 12 de junio.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

El último tramo de campaña, con escenarios complejos

Arcioni y Linares disputan la gobernación palmo a palmo. Quedan tres semanas. Cómo influyó la decisión de la fórmula de Cristina. El dilema radical. La pelea por Trelew. #DePuñoYLetra.

Un buen resumen de la situacion...
...política chubutense, a tres semanas de las elecciones generales que definirán el futuro, sería el siguiente. El gobernador Arcioni se siente muy seguro y confiado, apoyado en la ventaja obtenida en las PASO, y en el trabajo territorial posterior. A modo de ejemplo, el último fin de semana hizo más de 800 kilómetros de ripio, y pasó de reuniones políticas y llamados con el flamante candidato de Cristina, Alberto Fernández, a un té social con señoras en Comodoro. No para un minuto. Cree que tiene la mejor chance de ganar las elecciones, con un escenario despejado donde corren dos en lugar de tres, como antes de las PASO de abril. Cuenta además con el trabajo técnico-económico del ex ministro nacional Miguel Peirano, para comenzar después de las elecciones y de cara a un eventual segundo gobierno.
El único que le puede ganar a Arcioni es el intendente de Comodoro, Carlos Linares; quien en las últimas semanas aceleró la campaña. Siente que tiene un peronismo unido detrás de su candidatura, y temas profundos de qué hablar. Todos tienen que ver con el desarrollo de la matriz productiva de Chubut. A Linares le preocupa particularmente el Valle.
La pelea por Trelew tiene dinámica propia. La ventaja la tiene el intendente Adrián Maderna, y la única en condiciones de ganarle es la peronista Florencia Papaiani. Ambos están exprimiendo hasta las piedras en Trelew. Se gana o se pierde por un voto. 
En este esquema, son pocas las chances del radicalismo. La situación económica nacional y una campaña nutrida en propuestas pero que no alcanzó a germinar, se llevaron puesta las posibilidades. La UCR y Cambiemos contaban con un buen candidato y un escenario propicio. Pero la crisis económica, las devaluaciones, los desaciertos del Gobierno nacional, hicieron humo las aspiraciones de Gustavo Menna y del radicalismo.

Las ultimas novedades...
...de la política nacional no distrajeron mucho a los candidatos locales. Carlos Linares y Gustavo Mac Karthy se enteraron el sábado por la mañana de la fórmula que encabezará Alberto Fernández, secundado por Cristina. Estaban en una reunión en Trelew. Les generó extrañeza, y más tarde vino la reacción de apoyo del propio Linares. Se conoce bien con Fernández. Han tenido encuentros y diferencias. Linares y Fernández intercambiaron llamadas y mensajes el sábado.
Mariano Arcioni lo conoce a Alberto Fernández desde mucho antes de ser incluso vicegobernador de Mario Das Neves. Desde épocas anteriores a la política. Arcioni le llamó el sábado por la mañana, para felicitarle por la designación al ex jefe de gabinete de Cristina. «Una llamada de cortesía, y nada más», explicaron en Fontana 50. El gobernador y Linares coinciden en algo. Ninguno de los dos piensa en este momento que un alineamiento nacional les sumará o restará algo. Arcioni sabe que si gana las elecciones, y Alberto Fernández es presidente, tendrá una buena relación. Linares también, con el agregado de la pertenencia al «proyecto». Pero ambos tienen en la cabeza los problemas de Chubut como primera prioridad. Y ello en verdad es sano. Al final, el haber desdoblado y adelantado las elecciones en tantos meses, habrá servido para que dirigentes y votantes esquiven la grieta lo más que puedan. 

Arcioni sigue muy concentrado...
...en la campaña y en paralelo va llevando los problemas de gestión. Ayer, en Comodoro, una empleada estatal con 43 años de hospital público le dijo que por primera vez podía sentirse satisfecha con un recibo de sueldo. El gobernador sintió alivio, en medio de la pelea con ATE por el pago del retroactivo y el paro del gremio. El conflicto se vuelve incómodo por la cercanía de las elecciones. No es menos cierto, como dijo el propio mandatario el sábado, que nunca antes se había hecho semejante reconocimiento al empleo estatal, con la liquidación del retroactivo. Esta pelea se coló en la campaña, con Linares tironeando desde el otro lado.
La preocupación del gobernador, en estos días finales de campaña, es no perder el foco. Ubicar plenamente a su fuerza -Chubut al Frente- en los problemas locales. Apuesta fuerte además por los programas de desarrollo económico, particularmente el pesquero, que está trabajando Peirano. Por eso no tiene ningún interés en generar alineamientos nacionales. «Nosotros estamos bien aquí, desde este lugar equidistante de cualquier fuerza federal», explican en el gobierno. No se dejarán arrastrar por Cristina y Alberto Fernández. Tampoco por el peronismo federal de Juan Schiaretti, Massa y Urtubey. Anoche, se esperaba una comunicación entre el tigrense y el gobernador de Chubut. Son amigos desde hace décadas. El apuro es mal consejero. Por eso Arcioni dejará que decante la situación política nacional. Claro que después de las elecciones provinciales habrá muy poco tiempo para ocuparse de «lo nacional». El domingo 9 votamos, el 12 cierran los frentes nacionales, y el 22 de junio será el turno de las listas. Y ni en el oficialismo ni en el peronismo, están hablando aún de las listas nacionales.

Carlos Linares sabe que es el...
... «challenger», el desafiante. En los últimos días volvió a recorrer Trelew. Cree que el peronismo, más allá del resultado que se obtenga en las elecciones del domingo 9, tendrá la chance de ganar comunas importantes. Linares apuesta fuerte a Trelew. Cree que con Florencia Papaiani y la alianza con el Frente Peronista de los Mac Karthy, habría una buena chance de desbancar al oficialismo que conduce Adrián Maderna. Situación rara la de la ciudad cabecera del Valle. Es tal el nivel de la crisis económica que afecta a nuestras principales industrias y al comercio, que el sillón de intendente se ha vuelto inestable. Máximo Pérez Catán gobernó sólo un período y después perdió las PASO con Maderna. El actual intendente tiene todo para ganar, pero no está cien por ciento seguro de conseguirlo. Por eso redobló los esfuerzos en esta parte de la campaña.
Linares cuenta a quien quiera oírlo que por cuestiones de negocios, de su actividad particular, viene al Valle y en especial a Trelew desde hace más de 35 años. Nunca vio tan mal a la ciudad. Y ello le ha puesto una luz de alerta rojo, en caso de acceder a la gobernación. Cree que después de las elecciones del domingo 9, y sea como fuere el resultado provincial y el local, todos los sectores deben sentarse a conversar respecto de la economía, el futuro y el trabajo de Trelew.
La visión de Linares tiene sustento. Basta con recorrer las cifras del Indec y del Ministerio de Trabajo de la Nación de los últimos tiempos, para confirmar la degradación cada vez más rápida de nuestra economía.

Tanto Trelew como Madryn...

Adrián Maderna.

...muestran situaciones políticas especiales. Ya contamos la semana pasada que el intendente Adrián Maderna arranca a las cinco de la mañana con sus recorridas. Ayer pasó de reuniones con vecinos, a otra con hacedores culturales, y de vuelta a más reuniones. En la semana inaugurarán casas en la Avenida Hipólito Yrigoyen para reforzar la zona sur, que suele serle esquiva con el voto. Ya tiene a todos sus fiscales, más de 200, más suplentes, más dos fiscales generales por escuela, listos y entrenados. También han resuelto la movilidad para la gente a la que llevan a votar. La logística es tan importante como las promesas y los discursos en una campaña. Maderna cree que tiene buenas chances de ganar pero sabe que los números serán ajustados. Ultimamente, invierte parte del tiempo en reunirse con peronistas desencantados, y con algunos radicales díscolos. Todo suma.
También Florencia Papaiani exprime los cactus del desierto. La agenda de la diputada parece armada por el «entrenador de Terminator». Semanas agotadoras, sabedora de que es la única que podría derrotar a Maderna. Nadie sabe si le va a alcanzar, pero su grupo está dejando la vida en estas elecciones, con el apoyo decidido de Linares, que la lleva en la boleta.
Si a alguien pudo haber beneficiado el cambio de rol de Cristina en la fórmula del peronismo, es a Papaiani. Un peronismo menos radicalizado le sirve a la legisladora, que busca captar voto independiente y radical, que le permita quebrar la barrera. En Trelew, la suma de los peronismos no superó a Maderna, pero hay final abierto.
También se meten en la campaña los asuntos de gestión, como el caso de las usurpaciones de terrenos que ha preocupado y ocupado al gobierno local. Ayer, circuló entre dirigentes del PJ y también de la UCR, un video que acentuará la pelea. 

En Puerto Madryn las cuestiones locales...

Gustavo Sastre.

...también pesan fuerte. Leslie Roberts, del kirchnerismo más radicalizado de la zona, logró ganarle la PASO a Alejandra Marcilla. Irá en la boleta de Linares. Pero parte del peronismo que sí apoya al comodorense, cortaría boletas y daría apoyo a Gustavo Sastre. Una encuesta reciente que maneja el sastrismo en la ciudad del Golfo, otorgaría una ventaja amplia al oficialismo local, por encima del voto en blanco como segunda fuerza, y luego, el peronismo. «El problema es que esta gente ha dado apoyo incluso al chavismo. Y esas cosas, en Madryn, caen mal», cuenta un conocedor de cuanto ocurre en el golfo.

Lo que ha ocurrido desde abril...
...hasta aquí es que las opciones se han concentrado, el escenario se despejó, y serán Arcioni y Linares los que disputen la gobernación. La buena noticia es que lo hacen con una agenda de temas chubutenses. Sería bueno que pasadas las elecciones, sea quien fuere el ganador, por lo menos el oficialismo, el peronismo, y los radicales puedan sentarse a acordar los temas centrales. Tanto Arcioni como Linares, los que más chances tienen, saben que lo peor para la Patagonia aún no ha pasado. Y que el año que viene será en verdad muy duro para las economías regionales, lo que nos incluye. Las apuestas por más producción de petróleo y por la minería, deberían volver a los primeros planos. En una provincia que necesita generar recursos, agotar las discusiones en la pelea electoral, o en prejuicios radicalizados de personas o grupos que hacen sus propios negocios en las militancias más extremas, es un pecado. Que lo digan sino las cientos de personas y de familias que han estado perdiendo su trabajo en los últimos años.

 

La foto de la semana

  

Llegamos al tramo final de la campaña por la gobernación de Chubut. Sólo en las elecciones de 2011, y antes, en las de 2003, hubo tanta tensión preelectoral por el resultado. En las últimas semanas, las recorridas «puerta a puerta», caminatas por barrios y visitas a instituciones, fueron la actividad central en una polarización que ya está clara entre el gobernador Mariano Arcioni, y el intendente Carlos Linares, que representa al peronismo. Ambas fotos reflejan fielmente el trabajo «cuerpo a cuerpo» por ganar la elección. Y por eso, son la foto de la semana. Una es la recorrida de Carlos Linares con Flor Papaiani en los barrios del Oeste de Trelew. Y la otra, el gobernador Arcioni encabezando un acto en una escuela de Gan Gan.  

 

De vestir a la Selección nacional, a no poder pagar los sueldos

La paradoja de Sedamil es una síntesis de la larga agonía de un parque textil sintético de Trelew que aquéllos que supimos verlo en su esplendor, seguimos añorando.
Ahora, es cada vez menor la esperanza de volver a ver los guardapolvos azules de las trabajadoras, los operarios con ropa de «Grafa» esperando en las esquinas el colectivo contratado por las fábricas, para ir a trabajar en cualquiera de los tres turnos. Casi todo se fue, y recién nos estamos resignando a que no volveremos a ser aquello, que las hilanderías y tintorerías son especie en extinción de una ciudad que ya no es la de aquellos años. El «costo argentino», los impuestos, los costos laborales más altos que en otros países, y las importaciones de telas asiáticas de alta productividad y muy baratas, barrieron con todo. 


La textil Sedamil es la empresa que produce el poliéster para la marca Adidas, que confecciona las camisetas albicelestes que lucen Lionel Messi, el Kun Agüero y el resto de los jugadores de la selección nacional en todas sus categorías. El trabajo de hilandería y tintorería se hace en la planta Trelew de Sedamil, con las directivas que les da la propia firma Adidas; las prendas deportivas llevan un entramado fabricado por poliéster especial para contener la transpiración, lo cual insume un trabajo de alrededor de 3 meses desde que diseña la prenda, se prueba y luego se elabora. Pero también realiza en Trelew el material para otras marcas de primer nivel internacional como Nike, que viste a Boca Junios, y la misma Adidas que viste a River Plate.
Sin embargo, Sedamil ya no puede pagar los sueldos a sus trabajadores que visten a nuestra Selección nacional, a Boca, a River y varios clubes del fútbol argentino. La semana pasada los 330 trabajadores de la textil más grande de las que sobreviven en el Parque Industrial, alertaron sobre el comienzo de un paro si no les abonaban la quincena. Los atrasos son reiterados, en junio terminaría el concurso preventivo de acreedores y desde la Asociación Obrera Textil confían en que se pagarán las deudas para que la planta siga funcionando. Pero ahí sigue, a los tumbos, pagando como puede, conservando más de 300 puestos de trabajo, haciendo funcionar los telares en medio del silencio enorme de cascos inactivos en el gran Parque Industrial. Un Parque que supo ser la meca argentina de la producción textil. Los trabajadores y los gremios lo valoran, por eso han mantenido paciencia y actitud dialoguista. Esos mismos trabajadores que ven con orgullo a la selección argentina con la camiseta en la que pusieron sus manos laboriosas, temen por su situación a sabiendas de la gran cantidad de casos que terminaron con la persiana baja en Trelew. Tal vez ahora que se viene la Copa América que se jugará en Brasil, deberíamos recordar todos que la vestimenta que llevarán Messi y compañía la hicieron en Trelew 330 operarios cuyos puestos de trabajo están en riesgo. Como también lo están tantos otros en esta ciudad, no sólo en el sector textil.

Escenario: los radicales hablan con Schiaretti

Los radicales de Chubut, mientras empujan una campaña muy cuesta arriba en la provincia, miran de reojo cuanto ocurre a nivel nacional con su partido, y la cada vez más tensa relación con el PRO.
Ahora, el anuncio de las candidaturas de Alberto Fernández y Cristina, en un orden que generó extrañeza, conmoción, y replanteos necesarios en todos los sectores, obliga a los radicales chubutenses a observar el escenario nacional.
Sería raro, por ejemplo, que la Convención Nacional de la UCR que sesiona el lunes próximo en Parque Norte decida romper Cambiemos, o irse de la alianza con el Gobierno. Más bien, apuntarían a ampliar Cambiemos, sumando al «tercer sector», del peronismo federal que no quiere irse con Cristina.
Fuentes del Comité Nacional de la UCR confirmaron a esta columna que aún habrá «muchas noticias» hasta el cierre primero de frentes, y luego de listas, los días 12 y 22 de junio respectivamente. Incluso, podría ocurrir -aunque es muy difícil- que finalmente no fuese el presidente Macri el candidato de Cambiemos, y que sea «el que más mida», dijo la fuente. Ello puede incluir a Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Martín Lousteau, o «cualquier otro».
El sábado, el presidente de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, habló en dos ocasiones con el gobernador cordobés Juan Schiaretti, uno de los fundadores de Alternativa Federal, el peronismo no kirchnerista. En esa conversación, el cordobés le habría transmitido a su colega mendocino dos decisiones: su espacio no estará donde esté Cristina, y además, seguirán adelante en conversaciones aun con el presidente Macri.
Todas estas novedades podrían tomar al radicalismo local a contrapié, por la cercanía de las elecciones. No habrá tiempo para hacer experimentos electorales, aunque sí es posible que el formato de Cambiemos en Chubut, para las elecciones de octubre, sea distinto. Eso se sabrá en las dos semanas posteriores a la Convención Nacional, cuando cierren los frentes el 12 de junio.

Conectar
Crear cuenta