MENÚ
Cargando...

26 DE JUNIO: DIA INTERNACIONAL DE LA LUCHA CONTRA EL NARCOTRAFICO Y EL USO INDEBIDO DE DROGAS

“Tenemos toda la droga que queremos”

Por REDACCIÓN CHUBUT

Cuando una sociedad sin darse cuenta es co-adicta de sus propios jóvenes, por omisión o por falta de acción, logra que en su ciudad pueda existir toda la droga disponible que las personas deseen y obtenerla con facilidad. 
En los más de veinte años que la institución lleva trabajando en la problemática de las adicciones podemos afirmar que más del 85 por ciento de la sociedad considera un gran problema  el consumo de drogas y el exceso de alcohol pero no más del 5 por ciento de esa misma sociedad se interesa en requerir información, capacitación, orientación y estrategias de abordar el tema con sus hijos y/o menores a cargo, y todos consideran que el Estado (nacional, provincial y municipal) debería hacerse cargo del tema idóneamente, si bien tratan con mayor o menor voluntad presentando distintos resultados.  Los directamente involucrados (todos nosotros) creemos que el problema es solamente de aquellos que tienen familiares con adicciones aludiendo a ‘nosotros somos una familia con valores’ y de ‘buenas familias’ por lo que esto (la adicción) ‘no nos debería pasar a nosotros’. Y así, fueron muchísimas las familias que entrevistamos con ese discurso a lo largo del tiempo. 
Hoy el problema es que mientras negamos la realidad en nuestras ciudades ‘tenemos toda la droga que queremos’ y una juventud que nos observa cómo nos resulta más cómodo mirar para otro lado y decir que fumar porro no es que va a ser un adicto y que son cosas de jóvenes, pero permítanme decirles que luego de tratar a más de 1500 personas, que el comienzo de una adicción comienza con un porro o repetidas alcoholizaciones, es cierto, no todos los que fuman marihuana o se alcoholizan desarrollarán una enfermedad llamada adicción pero lo perturbador es que no sabemos quién posee una determinada estructura psíquica para adherirse a una adicción. Los que atravesaron  o están atravesando por esta problemática, tanto ellos como sus familiares saben que nunca se pensó en quedar atrapados en esa perversa y destructiva enfermedad que destruye la salud y los proyectos de vida de los consumidores y sus familias. 
Por lo dicho y con el mayor de los respetos les proponemos a los adultos hacer un ejercicio: 
Procuremos retrotraernos a nuestros 5, 6, 7 años de edad y fijemos la primera imagen que tenemos de nuestros padres o adultos responsables…Por lo general son un momento compartido con ellos ¿No es así?
Bueno, eso es lo que necesitan de los adultos nuestros niños y jóvenes, el compartir más tiempo juntos, es importante preguntarles a ellos lo que les gustaría hacer y no suplir la calidad del tiempo compartido dándoles solamente cosas, creyendo que es la manera de demostrar cariño. 
Preparémonos para defender a nuestros hijos de los males que por indiferencia o falta de alerta de los adultos están atacando a esta generación y mata con sobredosis, peleas, accidentes viales, suicidios, etc. 
Cuando adquirimos un auto, celular algún aparato tecnológico, etc. por lo general leemos el manual del fabricante para no cometer errores; cuánto más deberíamos prepararnos para la educación de nuestros niños y jóvenes. 
Por todo lo expuesto, acordemos que los jóvenes no son el problema, son la consecuencia de nuestros problemas, por lo tanto la responsabilidad también es nuestra.

Juan José Burton
Comunidad Terapéutica Camino de Esperanza “Cades”

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

26 DE JUNIO: DIA INTERNACIONAL DE LA LUCHA CONTRA EL NARCOTRAFICO Y EL USO INDEBIDO DE DROGAS

“Tenemos toda la droga que queremos”

Cuando una sociedad sin darse cuenta es co-adicta de sus propios jóvenes, por omisión o por falta de acción, logra que en su ciudad pueda existir toda la droga disponible que las personas deseen y obtenerla con facilidad. 
En los más de veinte años que la institución lleva trabajando en la problemática de las adicciones podemos afirmar que más del 85 por ciento de la sociedad considera un gran problema  el consumo de drogas y el exceso de alcohol pero no más del 5 por ciento de esa misma sociedad se interesa en requerir información, capacitación, orientación y estrategias de abordar el tema con sus hijos y/o menores a cargo, y todos consideran que el Estado (nacional, provincial y municipal) debería hacerse cargo del tema idóneamente, si bien tratan con mayor o menor voluntad presentando distintos resultados.  Los directamente involucrados (todos nosotros) creemos que el problema es solamente de aquellos que tienen familiares con adicciones aludiendo a ‘nosotros somos una familia con valores’ y de ‘buenas familias’ por lo que esto (la adicción) ‘no nos debería pasar a nosotros’. Y así, fueron muchísimas las familias que entrevistamos con ese discurso a lo largo del tiempo. 
Hoy el problema es que mientras negamos la realidad en nuestras ciudades ‘tenemos toda la droga que queremos’ y una juventud que nos observa cómo nos resulta más cómodo mirar para otro lado y decir que fumar porro no es que va a ser un adicto y que son cosas de jóvenes, pero permítanme decirles que luego de tratar a más de 1500 personas, que el comienzo de una adicción comienza con un porro o repetidas alcoholizaciones, es cierto, no todos los que fuman marihuana o se alcoholizan desarrollarán una enfermedad llamada adicción pero lo perturbador es que no sabemos quién posee una determinada estructura psíquica para adherirse a una adicción. Los que atravesaron  o están atravesando por esta problemática, tanto ellos como sus familiares saben que nunca se pensó en quedar atrapados en esa perversa y destructiva enfermedad que destruye la salud y los proyectos de vida de los consumidores y sus familias. 
Por lo dicho y con el mayor de los respetos les proponemos a los adultos hacer un ejercicio: 
Procuremos retrotraernos a nuestros 5, 6, 7 años de edad y fijemos la primera imagen que tenemos de nuestros padres o adultos responsables…Por lo general son un momento compartido con ellos ¿No es así?
Bueno, eso es lo que necesitan de los adultos nuestros niños y jóvenes, el compartir más tiempo juntos, es importante preguntarles a ellos lo que les gustaría hacer y no suplir la calidad del tiempo compartido dándoles solamente cosas, creyendo que es la manera de demostrar cariño. 
Preparémonos para defender a nuestros hijos de los males que por indiferencia o falta de alerta de los adultos están atacando a esta generación y mata con sobredosis, peleas, accidentes viales, suicidios, etc. 
Cuando adquirimos un auto, celular algún aparato tecnológico, etc. por lo general leemos el manual del fabricante para no cometer errores; cuánto más deberíamos prepararnos para la educación de nuestros niños y jóvenes. 
Por todo lo expuesto, acordemos que los jóvenes no son el problema, son la consecuencia de nuestros problemas, por lo tanto la responsabilidad también es nuestra.

Juan José Burton
Comunidad Terapéutica Camino de Esperanza “Cades”

Conectar
Crear cuenta