MENÚ
Cargando...

Sobre la necesidad de toma de conciencia local

Por REDACCIÓN CHUBUT

Señor Director:
                         El cambio climático es uno de los problemas más complejos y graves que deben enfrentar en los próximos años todos los pueblos del mundo. Nos aproximamos a una crisis existencial global que tendrá graves repercusiones sobre la economía y la vida de las personas, especialmente en países, donde el aumento de las temperaturas tendrá un fuerte impacto sobre el hábitat y la economía. Es lo que dicen los expertos.
Pocos países han tomado con la responsabilidad que merecen, los acuerdos internacionales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y avanzar en la transición energética que ha de sustituir los combustibles fósiles, por fuentes de energía renovable.

Los de mayores emisiones de gases de efecto invernadero, EEUU y China, tienen actitudes decepcionantes. El presidente Trump, por intereses petroleros del partido Republicano y personales, niega que la causa sea la actividad humana y niega el impacto sobre la economía, a pesar de un documento de la propia Casa Blanca que así lo asegura. China, si bien se muestra comprometida a reducir sus emisiones, lleva a la práctica medidas insuficientes. 

Anteponer los intereses económicos de corto plazo, a la obligación de proteger el medio en el que han de vivir las futuras generaciones, no solo es insolidario, sino que es suicida. 
Tan grave cuestión requiere una voluntad política firme y un programa de acciones concretas, efectivas e inmediatas que actualmente, en la mayoría de los países, brillan por su ausencia.

La dirigencia no puede seguir mirando para otro lado, esperando que aparezcan con más gravedad los efectos del clima. No son suficientes las olas de calor, el evidente aumento del nivel del mar, las descomunales tormentas, las persistentes sequías, las inundaciones, la cantidad de especies en extinción, la reaparición de enfermedades, la reducción de los hielos de los glaciares, la alteración de ecosistemas, etc. 

El grupo intergubernamental de expertos sobre cambio climático de las Naciones Unidas, ha advertido que si no se adoptan medidas urgentes, las repercusiones sobre el medio ambiente y la salud humana serán irreversibles. No podemos permitirnos dudar. No queda tiempo.
La ciudadanía europea está reaccionando con mayor responsabilidad que los políticos en ejercicio. La rapidez con la que se convirtió en un movimiento global la movilización de estudiantes impulsada por la adolescente sueca Greta Thunberg, demuestra que la sensibilización social crece y se extiende. 

Especialmente en Europa, cada vez son más los ciudadanos preocupados que quieren incidir sobre las decisiones de los Gobiernos. La ciudadanía no se resigna a la inacción de la política y está dispuesta a tomar las riendas de su futuro, interpelando a los políticos y obligándoles a actuar. 
Lamentablemente tal estado de conciencia, no ha llegado a nuestra comunidad local, ni a los políticos que próximamente dirimirán sus capacidades e intenciones ante la opinión pública.

Recientemente, como muestra de lo que nos puede suceder, el Dr. Miguel Pascual, biólogo del Conicet, advirtió que el río Chubut irá reduciendo su caudal como efecto del cambio climático, con consecuencias que pueden llegar a ser importantes para el riego, el consumo humano, y la degradación ambiental. 

Por otro lado, según un estudio realizado por el INTA Esquel, entre 2000 y el 2014, las temperaturas se incrementaron en el 75 %, afectando negativamente el normal desarrollo de los pastizales y, en consecuencia, los rendimientos productivos en los sistemas ganaderos de la región.
Recordamos los efectos devastadores de los más de 280 mm caídos en pocas horas el 30 de marzo de 2017 en Comodoro Rivadavia, superando casi el doble de la media anual, lo que sin duda puede considerarse efecto de una modificación del clima.

Es entonces necesario que nuestra comunidad y nuestros dirigentes políticos, tomen conciencia de la situación y se adopten las medidas aconsejadas por los expertos. ¿No le parece?


                                      Juan Vernieri
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Sobre la necesidad de toma de conciencia local

Señor Director:
                         El cambio climático es uno de los problemas más complejos y graves que deben enfrentar en los próximos años todos los pueblos del mundo. Nos aproximamos a una crisis existencial global que tendrá graves repercusiones sobre la economía y la vida de las personas, especialmente en países, donde el aumento de las temperaturas tendrá un fuerte impacto sobre el hábitat y la economía. Es lo que dicen los expertos.
Pocos países han tomado con la responsabilidad que merecen, los acuerdos internacionales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y avanzar en la transición energética que ha de sustituir los combustibles fósiles, por fuentes de energía renovable.

Los de mayores emisiones de gases de efecto invernadero, EEUU y China, tienen actitudes decepcionantes. El presidente Trump, por intereses petroleros del partido Republicano y personales, niega que la causa sea la actividad humana y niega el impacto sobre la economía, a pesar de un documento de la propia Casa Blanca que así lo asegura. China, si bien se muestra comprometida a reducir sus emisiones, lleva a la práctica medidas insuficientes. 

Anteponer los intereses económicos de corto plazo, a la obligación de proteger el medio en el que han de vivir las futuras generaciones, no solo es insolidario, sino que es suicida. 
Tan grave cuestión requiere una voluntad política firme y un programa de acciones concretas, efectivas e inmediatas que actualmente, en la mayoría de los países, brillan por su ausencia.

La dirigencia no puede seguir mirando para otro lado, esperando que aparezcan con más gravedad los efectos del clima. No son suficientes las olas de calor, el evidente aumento del nivel del mar, las descomunales tormentas, las persistentes sequías, las inundaciones, la cantidad de especies en extinción, la reaparición de enfermedades, la reducción de los hielos de los glaciares, la alteración de ecosistemas, etc. 

El grupo intergubernamental de expertos sobre cambio climático de las Naciones Unidas, ha advertido que si no se adoptan medidas urgentes, las repercusiones sobre el medio ambiente y la salud humana serán irreversibles. No podemos permitirnos dudar. No queda tiempo.
La ciudadanía europea está reaccionando con mayor responsabilidad que los políticos en ejercicio. La rapidez con la que se convirtió en un movimiento global la movilización de estudiantes impulsada por la adolescente sueca Greta Thunberg, demuestra que la sensibilización social crece y se extiende. 

Especialmente en Europa, cada vez son más los ciudadanos preocupados que quieren incidir sobre las decisiones de los Gobiernos. La ciudadanía no se resigna a la inacción de la política y está dispuesta a tomar las riendas de su futuro, interpelando a los políticos y obligándoles a actuar. 
Lamentablemente tal estado de conciencia, no ha llegado a nuestra comunidad local, ni a los políticos que próximamente dirimirán sus capacidades e intenciones ante la opinión pública.

Recientemente, como muestra de lo que nos puede suceder, el Dr. Miguel Pascual, biólogo del Conicet, advirtió que el río Chubut irá reduciendo su caudal como efecto del cambio climático, con consecuencias que pueden llegar a ser importantes para el riego, el consumo humano, y la degradación ambiental. 

Por otro lado, según un estudio realizado por el INTA Esquel, entre 2000 y el 2014, las temperaturas se incrementaron en el 75 %, afectando negativamente el normal desarrollo de los pastizales y, en consecuencia, los rendimientos productivos en los sistemas ganaderos de la región.
Recordamos los efectos devastadores de los más de 280 mm caídos en pocas horas el 30 de marzo de 2017 en Comodoro Rivadavia, superando casi el doble de la media anual, lo que sin duda puede considerarse efecto de una modificación del clima.

Es entonces necesario que nuestra comunidad y nuestros dirigentes políticos, tomen conciencia de la situación y se adopten las medidas aconsejadas por los expertos. ¿No le parece?


                                      Juan Vernieri
 

Conectar
Crear cuenta