MENÚ
Cargando...

¡Estoy con bronca!

¡Estoy con bronca..! Y usted dirá, ¿Y a mí qué?... pero quiero expresar lo que siento para liberarme de este sentimiento y así involucrarme, y ver si alguien de los responsables se hacen cargo y escuchen:

Por REDACCIÓN CHUBUT

Dolavon, tiene una biblioteca llamada «Biblioteca Popular F. Sarmiento» desde el 12 de marzo de 1943, que funciona con gran sacrificio, actualmente cuenta con 12.000 libros aproximadamente, gracias al trabajo de muchas comisiones y de gente que colabora.

En estos momentos está totalmente cerrada, desde el 9 de diciembre de 2019, por lo tanto las actividades están suspendidas. No se cobran las cuotas de socios, no se han recuperado los libros que la gente tiene en sus casas, no pueden acceder a la misma los alumnos por los datos que necesitan para sus tareas diarias, ellos tenían, gracias a la colaboración que aportaba una maestra jubilada, el servicio de «internet», que con mucho gusto pagaba de su bolsillo para los chicos. Ya no, por esta situación de cierre total.

Bronca... ¿por qué?... Porque tenemos una excelente bibliotecaria, que ha sabido llevar adelante la misma, pero en estos momentos, por orden del Ejecutivo, ha sido trasladada a otra repartición, por lo tanto, no se hacen, ni las notas, ni los papeles correspondientes, ocasionando que la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip) de Buenos Aires, no envíe la cuota de dinero, tan necesaria para la compra de libros y gastos menores.

Bronca... ¿por qué?... Porque da pena, pasar por el frente de su edificio y ver su abandono, sus paredes llenas de tela de arañas, y el cartel que la identifica, realizado en madera por un artesano, totalmente deslucido y, como si fuera poco, agua corriendo por su vereda desde hace tiempo, producto de algún reventón ocasionado por las últimas heladas, pero que nadie ve.

Pero no todas son pálidas, hay una familia dolavense que ha donado un terreno para la construcción de la biblioteca, ya que el edificio que ocupa no es de su propiedad y lo están reclamando. La gente colabora ¿Y las autoridades?

Esperemos tener pronto una biblioteca o un lugar para la misma, y no tener que dejar abandonado este tesoro de libros, trabajo de muchas comisiones y patrimonio cultural dolavense. ¡Dolavon espera!, pero... ¿hasta cuándo

Aurora Rancho.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

¡Estoy con bronca!

¡Estoy con bronca..! Y usted dirá, ¿Y a mí qué?... pero quiero expresar lo que siento para liberarme de este sentimiento y así involucrarme, y ver si alguien de los responsables se hacen cargo y escuchen:

Dolavon, tiene una biblioteca llamada «Biblioteca Popular F. Sarmiento» desde el 12 de marzo de 1943, que funciona con gran sacrificio, actualmente cuenta con 12.000 libros aproximadamente, gracias al trabajo de muchas comisiones y de gente que colabora.

En estos momentos está totalmente cerrada, desde el 9 de diciembre de 2019, por lo tanto las actividades están suspendidas. No se cobran las cuotas de socios, no se han recuperado los libros que la gente tiene en sus casas, no pueden acceder a la misma los alumnos por los datos que necesitan para sus tareas diarias, ellos tenían, gracias a la colaboración que aportaba una maestra jubilada, el servicio de «internet», que con mucho gusto pagaba de su bolsillo para los chicos. Ya no, por esta situación de cierre total.

Bronca... ¿por qué?... Porque tenemos una excelente bibliotecaria, que ha sabido llevar adelante la misma, pero en estos momentos, por orden del Ejecutivo, ha sido trasladada a otra repartición, por lo tanto, no se hacen, ni las notas, ni los papeles correspondientes, ocasionando que la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip) de Buenos Aires, no envíe la cuota de dinero, tan necesaria para la compra de libros y gastos menores.

Bronca... ¿por qué?... Porque da pena, pasar por el frente de su edificio y ver su abandono, sus paredes llenas de tela de arañas, y el cartel que la identifica, realizado en madera por un artesano, totalmente deslucido y, como si fuera poco, agua corriendo por su vereda desde hace tiempo, producto de algún reventón ocasionado por las últimas heladas, pero que nadie ve.

Pero no todas son pálidas, hay una familia dolavense que ha donado un terreno para la construcción de la biblioteca, ya que el edificio que ocupa no es de su propiedad y lo están reclamando. La gente colabora ¿Y las autoridades?

Esperemos tener pronto una biblioteca o un lugar para la misma, y no tener que dejar abandonado este tesoro de libros, trabajo de muchas comisiones y patrimonio cultural dolavense. ¡Dolavon espera!, pero... ¿hasta cuándo

Aurora Rancho.

Conectar
Crear cuenta