MENÚ
Cargando...

Equipo técnico del Vivero Municipal destacó el interés de los vecinos en desarrollar huertas orgánicas

Animados en promover prácticas saludables de autosustento, desde la perspectiva de producir alimentos orgánicos, el equipo técnico del Vivero Municipal Rawson celebró la iniciativa de los vecinos interesados en el desarrollo de las huertas domésticas.

Por REDACCIÓN CHUBUT

«Es satisfactorio» observar el proceso de aprendizaje en cada caso, y «el entusiasmo generado en la comunidad, porque nos comparten su producción por WhatsApp y a través de Facebook de la cuenta «Huertas Familiares De Rawson-Chubut», expresó el responsable del predio, Javier Valdez.
El Vivero Municipal inició el «realzamiento» del predio, que consiste en el ordenamiento interno, la recuperación de especies, condicionamiento de camas para hacer compost, lombricultura y la preparación para el sembrado de 7 invernáculos bajo cubierta, que representa una superficie de 3.000 metros cuadrados de cultivo.
Considerando lo expuesto con anterioridad, el predio ya distribuyó semillas a la comunidad a través del programa ProHuerta, coordinado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. Consumada la entrega, y tras un tiempo prudencial de germinación, el vecino «aportó imágenes a través de WhatsApp, lo que para nosotros es gratificante», dijo Valdez.
«La idea es enseñar a la gente cómo lograr sus propias semillas, que evite las transgénicas; que pueda obtener las autóctonas, que es lo que vale», explicó el coordinador del Vivero.
En este período de aprendizaje, dijo Valdez, «estamos inculcando a la comunidad que lo que le sobró a esa persona, lo pase a un familiar o vecino».

INICIO DE HUERTA
Para el proceso de siembra, el coordinador del Vivero recomendó «empezar con unos módulos de cajones de pescado, que a uno lo obliga a un sembrado ordenado, porque el interesado aprende el control de malezas y otras cuestiones. También hace a una comodidad, ya que en personas adultas a las que les cuesta mucho trabajar en el suelo, con un banquito ya quedan a la altura del cajón y pueden hacer sus actividades».
Respecto a la tierra, sugirió el uso de «suelo arenoso de los médanos e incorporar alguna materia orgánica para enriquecerlo, y que empiece a formar vida. Aprovechamos el monte de los alrededores de Rawson porque dan muy buen resultado»; por ejemplo, «la zanahoria, la papa, todo lo que es bulbo y necesita enraizar, crece con mucha generosidad».

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Equipo técnico del Vivero Municipal destacó el interés de los vecinos en desarrollar huertas orgánicas

Animados en promover prácticas saludables de autosustento, desde la perspectiva de producir alimentos orgánicos, el equipo técnico del Vivero Municipal Rawson celebró la iniciativa de los vecinos interesados en el desarrollo de las huertas domésticas.

«Es satisfactorio» observar el proceso de aprendizaje en cada caso, y «el entusiasmo generado en la comunidad, porque nos comparten su producción por WhatsApp y a través de Facebook de la cuenta «Huertas Familiares De Rawson-Chubut», expresó el responsable del predio, Javier Valdez.
El Vivero Municipal inició el «realzamiento» del predio, que consiste en el ordenamiento interno, la recuperación de especies, condicionamiento de camas para hacer compost, lombricultura y la preparación para el sembrado de 7 invernáculos bajo cubierta, que representa una superficie de 3.000 metros cuadrados de cultivo.
Considerando lo expuesto con anterioridad, el predio ya distribuyó semillas a la comunidad a través del programa ProHuerta, coordinado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. Consumada la entrega, y tras un tiempo prudencial de germinación, el vecino «aportó imágenes a través de WhatsApp, lo que para nosotros es gratificante», dijo Valdez.
«La idea es enseñar a la gente cómo lograr sus propias semillas, que evite las transgénicas; que pueda obtener las autóctonas, que es lo que vale», explicó el coordinador del Vivero.
En este período de aprendizaje, dijo Valdez, «estamos inculcando a la comunidad que lo que le sobró a esa persona, lo pase a un familiar o vecino».

INICIO DE HUERTA
Para el proceso de siembra, el coordinador del Vivero recomendó «empezar con unos módulos de cajones de pescado, que a uno lo obliga a un sembrado ordenado, porque el interesado aprende el control de malezas y otras cuestiones. También hace a una comodidad, ya que en personas adultas a las que les cuesta mucho trabajar en el suelo, con un banquito ya quedan a la altura del cajón y pueden hacer sus actividades».
Respecto a la tierra, sugirió el uso de «suelo arenoso de los médanos e incorporar alguna materia orgánica para enriquecerlo, y que empiece a formar vida. Aprovechamos el monte de los alrededores de Rawson porque dan muy buen resultado»; por ejemplo, «la zanahoria, la papa, todo lo que es bulbo y necesita enraizar, crece con mucha generosidad».

Conectar
Crear cuenta