MENÚ
Cargando...

Resultados de la campaña de langostino del Inidep

El crucero que se realizó entre julio y agosto busca determinar el estado del crecimiento del crustáceo que será capturado en 2021 y 2022. El primer indicio apunta a que el inicio de la temporada se volverá a retrasar. Se encontró similar abundancia pero con ejemplares más chicos.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Entre los días 18 de julio y 9 de agosto se realizó a bordo del BIP Angelescu la campaña de langostino en el golfo San Jorge, litoral de Chubut y aguas nacionales adyacentes, con el objetivo de evaluar el estado de la biomasa y el proceso de reclutamiento del recurso. En general no se encontraron grandes diferencias en la densidad y numerosidad de ejemplares, pero si se observó una disminución en su tamaño, siendo más chicos que los observados en 2018 y 2019. Esto confirmaría la hipótesis del desplazamiento espaciotemporal del proceso reproductivo y consideran los investigadores que ante este panorama, será necesario replantear el manejo del recurso, retrasando el inicio de la temporada para preservar al langostino de una sobrepesca del crecimiento, señaló Revista Puerto en una publicación.

    SIN CAMBIOS EN LA BIOMASA
Los investigadores a cargo del Programa langostino del INIDEP, Paula Moriondo Danovaro y Juan de la Garza, agradecieron el esfuerzo realizado para poder llevar a cabo este crucero en medio de una pandemia. A la vez, remarcaron la importancia de no discontinuar el monitoreo constante de las distintas fracciones de las cohortes anuales del recurso, dada la disminución observada en los últimos años del número de individuos y la biomasa de langostino en las zonas históricas de evaluación.
El principal objetivo de esta campaña invernal, señalan, es analizar el proceso de crecimiento y reclutamiento del langostino, como así también detectar y evaluar la cohorte que, potencialmente, estará disponible en la temporada siguiente y subsiguiente. Durante el crucero, los biólogos no evidenciaron cambios significativos en cuanto a la estimación del número de individuos y a la densidad de los mismos respecto del año 2019.
La única subárea que presentó una disminución significativa en la densidad media fue la del sur del Golfo, dada principalmente por el menor tamaño de los ejemplares hallados en comparación con los de 2019. Pero por el contrario, en la subárea de aguas nacionales exteriores al golfo se observó un aumento en el número de individuos que se tradujo en una mayor densidad del recurso.

area peninSUla valdes- rawson
“Las mayores densidades medidas en toneladas y la numerosidad de individuos, se registraron en las subáreas dentro del Golfo, seguida por la subárea de aguas nacionales exteriores. En la subárea de Península Valdés y litoral norte de Chubut, tanto la densidad como la numerosidad de individuos fueron mucho menores, con dos pequeñas concentraciones puntuales, una en Bahía Camarones y otra cerca de Rawson”, señala el informe técnico al que tuvo acceso este medio.
Respecto de la subárea de Península Valdés, donde en 2019 se comprobó que se produce desove en primavera y verano, con alta productividad, posibilidades de supervivencia y capacidad de aporte a la temporada de pesca subsiguiente, señala el informe que prácticamente no se registraron ejemplares. “Se detectó la presencia de tan solo dos individuos, uno adulto y otro pre-recluta”, indicaron textualmente. Pero quitando dramatismo a la situación, aclararon que la cantidad de lances realizados en esta área fue baja, dado que se priorizó la evaluación de las zonas históricas.

RETRASO REPRODUCTIVO
En cuanto a la estructura de longitudes del langostino capturado, señalaron que se encontraron con  individuos de menor tamaño en relación con las campañas de 2018 y 2019, lo que viene a reafirmar la hipótesis del corrimiento temporal del proceso reproductivo. “El retraso en el inicio de los procesos reproductivos que se viene documentando desde el año 2017 sería la principal causa de la reducción en los tamaños de los langostinos hallados en las temporadas de pesca precedentes y en la actual” indicaron los investigadores.
Explicando las implicancias de este retraso, señalaron que “estudios recientes demuestran una considerable desaceleración en las tasas de crecimiento de los individuos que nacen en marzo, con respecto a los nacidos en los meses previos”  y advirtieron que “la desaceleración en las tasas de crecimiento provoca que el langostino permanezca por más tiempo en las fases más vulnerables del ciclo de vida, estando expuesto por mayor tiempo a cambios en el ambiente, a la predación y a la disponibilidad de alimento, entre otros “.

DISMINUSION DE CATEGORIAS
Para Moriondo Danovaro y De la Garza, “este panorama nos indicaría, como primer indicio que la temporada 2021 podría ser similar al inicio de las temporadas 2019 y 2020, con individuos de tamaño comercial pequeños en gran parte de su distribución dentro del área de veda de juveniles de merluza”.
El 88% de los ejemplares encontrados en la campaña correspondieron a las categorías comerciales menores a la L3, es decir que los individuos se encontraban en fase de reclutas y prerreclutas. En 2019 el porcentaje de individuos en dicha fase fue del 77% y esto evidencia, según indicaron, una disminución del tamaño de los langostinos. Señalaron que se observó una disminución de las categorías L1, L2 y L3 en las subáreas del golfo, el litoral norte de Chubut y en aguas nacionales.
Dando previsibilidad, se advierte que de constatarse esta situación en la campaña de noviembre, “es posible que deba modificarse el esquema habitual del manejo de la pesquería, teniendo que retrasar el inicio de la pesca comercial y evitar las zonas en donde se concentren los individuos cuyo tamaño sea equivalente a las categorías comerciales L4 y menores, a fin de evitar la sobrepesca del crecimiento”, concluye el informe.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Resultados de la campaña de langostino del Inidep

El crucero que se realizó entre julio y agosto busca determinar el estado del crecimiento del crustáceo que será capturado en 2021 y 2022. El primer indicio apunta a que el inicio de la temporada se volverá a retrasar. Se encontró similar abundancia pero con ejemplares más chicos.

Entre los días 18 de julio y 9 de agosto se realizó a bordo del BIP Angelescu la campaña de langostino en el golfo San Jorge, litoral de Chubut y aguas nacionales adyacentes, con el objetivo de evaluar el estado de la biomasa y el proceso de reclutamiento del recurso. En general no se encontraron grandes diferencias en la densidad y numerosidad de ejemplares, pero si se observó una disminución en su tamaño, siendo más chicos que los observados en 2018 y 2019. Esto confirmaría la hipótesis del desplazamiento espaciotemporal del proceso reproductivo y consideran los investigadores que ante este panorama, será necesario replantear el manejo del recurso, retrasando el inicio de la temporada para preservar al langostino de una sobrepesca del crecimiento, señaló Revista Puerto en una publicación.

    SIN CAMBIOS EN LA BIOMASA
Los investigadores a cargo del Programa langostino del INIDEP, Paula Moriondo Danovaro y Juan de la Garza, agradecieron el esfuerzo realizado para poder llevar a cabo este crucero en medio de una pandemia. A la vez, remarcaron la importancia de no discontinuar el monitoreo constante de las distintas fracciones de las cohortes anuales del recurso, dada la disminución observada en los últimos años del número de individuos y la biomasa de langostino en las zonas históricas de evaluación.
El principal objetivo de esta campaña invernal, señalan, es analizar el proceso de crecimiento y reclutamiento del langostino, como así también detectar y evaluar la cohorte que, potencialmente, estará disponible en la temporada siguiente y subsiguiente. Durante el crucero, los biólogos no evidenciaron cambios significativos en cuanto a la estimación del número de individuos y a la densidad de los mismos respecto del año 2019.
La única subárea que presentó una disminución significativa en la densidad media fue la del sur del Golfo, dada principalmente por el menor tamaño de los ejemplares hallados en comparación con los de 2019. Pero por el contrario, en la subárea de aguas nacionales exteriores al golfo se observó un aumento en el número de individuos que se tradujo en una mayor densidad del recurso.

area peninSUla valdes- rawson
“Las mayores densidades medidas en toneladas y la numerosidad de individuos, se registraron en las subáreas dentro del Golfo, seguida por la subárea de aguas nacionales exteriores. En la subárea de Península Valdés y litoral norte de Chubut, tanto la densidad como la numerosidad de individuos fueron mucho menores, con dos pequeñas concentraciones puntuales, una en Bahía Camarones y otra cerca de Rawson”, señala el informe técnico al que tuvo acceso este medio.
Respecto de la subárea de Península Valdés, donde en 2019 se comprobó que se produce desove en primavera y verano, con alta productividad, posibilidades de supervivencia y capacidad de aporte a la temporada de pesca subsiguiente, señala el informe que prácticamente no se registraron ejemplares. “Se detectó la presencia de tan solo dos individuos, uno adulto y otro pre-recluta”, indicaron textualmente. Pero quitando dramatismo a la situación, aclararon que la cantidad de lances realizados en esta área fue baja, dado que se priorizó la evaluación de las zonas históricas.

RETRASO REPRODUCTIVO
En cuanto a la estructura de longitudes del langostino capturado, señalaron que se encontraron con  individuos de menor tamaño en relación con las campañas de 2018 y 2019, lo que viene a reafirmar la hipótesis del corrimiento temporal del proceso reproductivo. “El retraso en el inicio de los procesos reproductivos que se viene documentando desde el año 2017 sería la principal causa de la reducción en los tamaños de los langostinos hallados en las temporadas de pesca precedentes y en la actual” indicaron los investigadores.
Explicando las implicancias de este retraso, señalaron que “estudios recientes demuestran una considerable desaceleración en las tasas de crecimiento de los individuos que nacen en marzo, con respecto a los nacidos en los meses previos”  y advirtieron que “la desaceleración en las tasas de crecimiento provoca que el langostino permanezca por más tiempo en las fases más vulnerables del ciclo de vida, estando expuesto por mayor tiempo a cambios en el ambiente, a la predación y a la disponibilidad de alimento, entre otros “.

DISMINUSION DE CATEGORIAS
Para Moriondo Danovaro y De la Garza, “este panorama nos indicaría, como primer indicio que la temporada 2021 podría ser similar al inicio de las temporadas 2019 y 2020, con individuos de tamaño comercial pequeños en gran parte de su distribución dentro del área de veda de juveniles de merluza”.
El 88% de los ejemplares encontrados en la campaña correspondieron a las categorías comerciales menores a la L3, es decir que los individuos se encontraban en fase de reclutas y prerreclutas. En 2019 el porcentaje de individuos en dicha fase fue del 77% y esto evidencia, según indicaron, una disminución del tamaño de los langostinos. Señalaron que se observó una disminución de las categorías L1, L2 y L3 en las subáreas del golfo, el litoral norte de Chubut y en aguas nacionales.
Dando previsibilidad, se advierte que de constatarse esta situación en la campaña de noviembre, “es posible que deba modificarse el esquema habitual del manejo de la pesquería, teniendo que retrasar el inicio de la pesca comercial y evitar las zonas en donde se concentren los individuos cuyo tamaño sea equivalente a las categorías comerciales L4 y menores, a fin de evitar la sobrepesca del crecimiento”, concluye el informe.

Conectar
Crear cuenta