MENÚ
Cargando...

En Madryn hacen falta más que decretos para los contagios

La enfermedad del covid-19 causada por un nuevo virus que se ha extendido rápidamente por todo el mundo y que aún no tiene una vacuna que impida que las personas dejen de contagiarse la enfermedad, hace que se busquen otras formas de ralentizar su propagación.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Una forma de controlar la enfermedad es la cuarentena. Esto significa separar a las personas sanas de otras personas también sanas, que podrían tener el virus después de haber estado en estrecho contacto con una persona contagiada, o porque han regresado de una zona con altas tasas de infección. La mayoría de las recomendaciones incluyen el aislamiento y el distanciamiento social obligatorio.
Cuarentena y aislamiento son las medidas más efectivas. En primer lugar, cabe recordar que ambas palabras, cuarentena y aislamiento, se refieren al hecho de separar a las personas enfermas de los demás, pero no significan lo mismo. La cuarentena es para alguien que no presenta síntomas y el aislamiento es para quien tiene la enfermedad confirmada.
Mientras se buscaron estudios que evaluaran el efecto de cualquier tipo de cuarentena y en cualquier lugar, sobre la propagación y la gravedad del Covid-19, también se buscaron estudios que evaluaran la cuarentena junto con otras medidas, como el aislamiento, el distanciamiento físico o el cierre de múltiples actividades o acotar los horarios de funcionamiento y aun de circulación.
Las autoridades sanitarias han repetido en innumerables ocasiones que el papel de la ciudadanía es clave para contener la expansión de la pandemia. Por ello, desde el principio se insiste a diario en las recomendaciones de higiene y los comportamientos que se deben seguir para ayudar a conseguir el objetivo. Y ahí resulta fundamental el papel de las personas que han dado positivo y sus contactos estrechos.
Dicho esto, hoy vemos en nuestra ciudad que los casos de contagio desde los últimos días del mes de agosto se han disparado y hasta el momento no se ha logrado aplanar esa curva ascendente y estamos entrado en un clima de incertidumbre absoluto, donde se conjugan diferentes factores que llevan a la sociedad a vivir en un estado de incertidumbre.
Desde laboratorios que realizaban hisopados cuyos resultados no se enviaban a las autoridades sanitarias, con lo cual es difícil saber cuales de esos estudios han arrojado un resultado positivo y cuales no hasta casos detectados en plantas pesqueras, cuyos números a ciencia cierta nadie los conoce y tampoco se tiene la certeza que se haya logrado testear a todos quienes desempañaban tareas en esas instalaciones.
Los cierto es que el virus se propagó rápidamente y todo indica que hay sectores que fueron claves en la circulación viral, como ha quedado demostrado en el caso del puerto y el sector pesquero.
El gran dilema que hoy deben resolver las autoridades es cómo se evalúa esta situación, en medio de la cuarentena, con actividades que quedaron exceptuadas por el DNU que dictara el Poder Ejecutivo Nacional en el mes de marzo último.
Un solo día, cuando se inició el incremento de contagiados las autoridades dispusieron cerrar el puerto, como medida de prevención. Sonó como una aspirina para un cáncer. No dio resultados, y en solo 48 horas los casos aumentaron al doble y todos los informes dieron cuenta que aquellos sectores eran los más vulnerables.
Hoy las actividades portuarias y pesqueras siguen su labor en forma casi normal, aplicándose protocolos y medidas que a ciencia cierta no se saben si se respetan a rajatablas o por “motus propio” cada uno la flexibiliza a su manera… “es un sector muy difícil de poder controlarlo… no solo laboralmente sino socialmente ...” dijo el ministro de Salud Fabián Puratich cuando se resolvió el cierre portuario. Hablaba de lo sinuoso que es tratar de hacer comprender a determinados sectores de la sociedad sobre la gravedad del contagio.
Han arribado buques pesqueros con tripulantes contagiados, algunos de los cuales cumplieron el aislamiento social y obligatorio a bordo de la embarcación en la rada local y otros por la condiciones de hacinamiento que padecían, fueron desembarcados y alojados en un hotel, hasta que cumplieran el plazo estipulado por el propio protocolo.
Mientras ello sucedía las actividades continuaron desplegándose en forma normal, y los contagios a diario mantienen el mismo nivel, superan los 20 casos diarios, con innumerables contactos estrechos que difícilmente se puedan identificar en su totalidad, a decir por profesionales médicos que conocen y han aprendido rápidamente de la enfermedad y a lo que debe sumarse las personas fallecidas producto de la enfermedad misma.
Las últimas medidas adoptadas desde el gobierno provincial, endurecieron las medidas de la cuarentena. Volvió la circulación por DNI, las restricciones horarias para muchas actividades, la prohibición de salidas al aire libre, etc, etc.
El intendente municipal de la ciudad dispuso no aplicar localmente la norma tal como se redactó y asi lo comunicó..”con el objetivo evitar mayor confusión respecto a las medidas sanitarias que dispondrá el Gobierno del Chubut, queremos adelantarles que Puerto Madryn no adherirá a la circulación según la terminación del DNI. Esta decisión es tomada en virtud que la mayoría de las personas están laboralmente activas y el impacto en la circulación sería mínimo, sumado a que los establecimientos donde se puede concurrir extra laboralmente ya cuentan con capacidad limitada.
Por otra parte, con respecto a las demás actividades que pueden ser afectadas es necesario aguardar la publicación del Decreto Provincial por lo que se informarán el día de mañana ( por hoy).Pues bien, en base a ello en la ciudad poco y nada ha de modificarse y pareciera que la vida diaria de los madrynenses continuará sin grandes cambios.
Pero de todo lo que se pueda afirmar, vemos que no se logra atacar el punto neurálgico del problema, en donde realmente se observa que se han instalado los focos de contagio y sólo se resuelven en base a acciones menores, como cerrar por 24 horas una planta pesquera, el puerto o los sectores afines que es donde todo indica que se encuentran focalizados los contagios. O estamos haciendo caso omiso desde hace ya bastante tiempo al meollo del problema o no se ha alcanzado a tomar dimensión del peligro que encierra seguir manteniendo abiertos sectores que hoy están en el centro de la atención de todos los habitantes.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

En Madryn hacen falta más que decretos para los contagios

La enfermedad del covid-19 causada por un nuevo virus que se ha extendido rápidamente por todo el mundo y que aún no tiene una vacuna que impida que las personas dejen de contagiarse la enfermedad, hace que se busquen otras formas de ralentizar su propagación.

Una forma de controlar la enfermedad es la cuarentena. Esto significa separar a las personas sanas de otras personas también sanas, que podrían tener el virus después de haber estado en estrecho contacto con una persona contagiada, o porque han regresado de una zona con altas tasas de infección. La mayoría de las recomendaciones incluyen el aislamiento y el distanciamiento social obligatorio.
Cuarentena y aislamiento son las medidas más efectivas. En primer lugar, cabe recordar que ambas palabras, cuarentena y aislamiento, se refieren al hecho de separar a las personas enfermas de los demás, pero no significan lo mismo. La cuarentena es para alguien que no presenta síntomas y el aislamiento es para quien tiene la enfermedad confirmada.
Mientras se buscaron estudios que evaluaran el efecto de cualquier tipo de cuarentena y en cualquier lugar, sobre la propagación y la gravedad del Covid-19, también se buscaron estudios que evaluaran la cuarentena junto con otras medidas, como el aislamiento, el distanciamiento físico o el cierre de múltiples actividades o acotar los horarios de funcionamiento y aun de circulación.
Las autoridades sanitarias han repetido en innumerables ocasiones que el papel de la ciudadanía es clave para contener la expansión de la pandemia. Por ello, desde el principio se insiste a diario en las recomendaciones de higiene y los comportamientos que se deben seguir para ayudar a conseguir el objetivo. Y ahí resulta fundamental el papel de las personas que han dado positivo y sus contactos estrechos.
Dicho esto, hoy vemos en nuestra ciudad que los casos de contagio desde los últimos días del mes de agosto se han disparado y hasta el momento no se ha logrado aplanar esa curva ascendente y estamos entrado en un clima de incertidumbre absoluto, donde se conjugan diferentes factores que llevan a la sociedad a vivir en un estado de incertidumbre.
Desde laboratorios que realizaban hisopados cuyos resultados no se enviaban a las autoridades sanitarias, con lo cual es difícil saber cuales de esos estudios han arrojado un resultado positivo y cuales no hasta casos detectados en plantas pesqueras, cuyos números a ciencia cierta nadie los conoce y tampoco se tiene la certeza que se haya logrado testear a todos quienes desempañaban tareas en esas instalaciones.
Los cierto es que el virus se propagó rápidamente y todo indica que hay sectores que fueron claves en la circulación viral, como ha quedado demostrado en el caso del puerto y el sector pesquero.
El gran dilema que hoy deben resolver las autoridades es cómo se evalúa esta situación, en medio de la cuarentena, con actividades que quedaron exceptuadas por el DNU que dictara el Poder Ejecutivo Nacional en el mes de marzo último.
Un solo día, cuando se inició el incremento de contagiados las autoridades dispusieron cerrar el puerto, como medida de prevención. Sonó como una aspirina para un cáncer. No dio resultados, y en solo 48 horas los casos aumentaron al doble y todos los informes dieron cuenta que aquellos sectores eran los más vulnerables.
Hoy las actividades portuarias y pesqueras siguen su labor en forma casi normal, aplicándose protocolos y medidas que a ciencia cierta no se saben si se respetan a rajatablas o por “motus propio” cada uno la flexibiliza a su manera… “es un sector muy difícil de poder controlarlo… no solo laboralmente sino socialmente ...” dijo el ministro de Salud Fabián Puratich cuando se resolvió el cierre portuario. Hablaba de lo sinuoso que es tratar de hacer comprender a determinados sectores de la sociedad sobre la gravedad del contagio.
Han arribado buques pesqueros con tripulantes contagiados, algunos de los cuales cumplieron el aislamiento social y obligatorio a bordo de la embarcación en la rada local y otros por la condiciones de hacinamiento que padecían, fueron desembarcados y alojados en un hotel, hasta que cumplieran el plazo estipulado por el propio protocolo.
Mientras ello sucedía las actividades continuaron desplegándose en forma normal, y los contagios a diario mantienen el mismo nivel, superan los 20 casos diarios, con innumerables contactos estrechos que difícilmente se puedan identificar en su totalidad, a decir por profesionales médicos que conocen y han aprendido rápidamente de la enfermedad y a lo que debe sumarse las personas fallecidas producto de la enfermedad misma.
Las últimas medidas adoptadas desde el gobierno provincial, endurecieron las medidas de la cuarentena. Volvió la circulación por DNI, las restricciones horarias para muchas actividades, la prohibición de salidas al aire libre, etc, etc.
El intendente municipal de la ciudad dispuso no aplicar localmente la norma tal como se redactó y asi lo comunicó..”con el objetivo evitar mayor confusión respecto a las medidas sanitarias que dispondrá el Gobierno del Chubut, queremos adelantarles que Puerto Madryn no adherirá a la circulación según la terminación del DNI. Esta decisión es tomada en virtud que la mayoría de las personas están laboralmente activas y el impacto en la circulación sería mínimo, sumado a que los establecimientos donde se puede concurrir extra laboralmente ya cuentan con capacidad limitada.
Por otra parte, con respecto a las demás actividades que pueden ser afectadas es necesario aguardar la publicación del Decreto Provincial por lo que se informarán el día de mañana ( por hoy).Pues bien, en base a ello en la ciudad poco y nada ha de modificarse y pareciera que la vida diaria de los madrynenses continuará sin grandes cambios.
Pero de todo lo que se pueda afirmar, vemos que no se logra atacar el punto neurálgico del problema, en donde realmente se observa que se han instalado los focos de contagio y sólo se resuelven en base a acciones menores, como cerrar por 24 horas una planta pesquera, el puerto o los sectores afines que es donde todo indica que se encuentran focalizados los contagios. O estamos haciendo caso omiso desde hace ya bastante tiempo al meollo del problema o no se ha alcanzado a tomar dimensión del peligro que encierra seguir manteniendo abiertos sectores que hoy están en el centro de la atención de todos los habitantes.

Conectar
Crear cuenta