Policiales

Tres encapuchados, armados y violentos entraron a robar a tienda Mily Modas

Un violento hecho delictivo ocurrió a plena luz del día, en la mañana de ayer, en una zona muy transitada del barrio Democracia Argentina, donde tres individuos, encapuchados, vestidos de negro y fuertemente armados, ingresaron por la puerta principal de tienda Mily Modas, empujaron a las propietarias a los probadores y arrancaron la caja registradora con dinero, además de romper una de las cámaras de seguridad del comercio.

por REDACCIÓN CHUBUT 19/05/2024 - 00.00.hs

2

Tienda Mily Modas, un local con casi medio siglo de trayectoria en Trelew, atendido por las hermanas Williams, se dedica al rubro de venta de ropa para la mujer, accesorios, y todo lo que hace a la elegancia, con atención de lunes a sábado. El tradicional comercio está ubicado en la intersección de 25 de Mayo y pasaje Berutti.

 

Ayer a la mañana, apenas abrieron el negocio y una de las hermanas estaba en el sector de la caja tomando mate, irrumpieron tres sujetos fuertemente armados, al grito «de esto es un asalto» y bajo amenazas de que las iban a matar si no se quedaban quietas. Sólo querían dinero.
La violencia con la que destruyeron el sector de la caja y los insultos duraron pocos minutos. Intervino la Policía y hasta el mismo ministro de Seguridad, Héctor Iturrioz, se hizo presente en el local.

 

Una de las hermanas recibió atención de su médico cardiólogo, debido al estado de shock en el que quedó luego de ser víctima de este hecho delictual. 

 

«LAS VAMOS A MATAR»
En diálogo con EL CHUBUT, Lidia Haydeé Williams se refirió a lo sucedido. Todas las mañanas, junto a su hermana Mirta, abren la tienda a las 9 horas y reciben a Elsa, empleada y vendedora del local.

 

«Eran las 9 de la mañana. Le abrí la puerta a Elsa que entró y se estaba acomodando en uno de los mostradores; yo estaba sentada al lado de la caja, tomando unos mates. Sentí que la puerta se abría y pensé que era mi hermano, que sale a caminar en las mañanas y siempre entra por la puerta principal», relató.

 

«Yo me sorprendí porque mi hermano nos toca timbre, y pensé que entró porque Mirta le había abierto. Así veo, de repente, a estos tres, que entran uno atrás del otro, encapuchados, todos vestidos de negro y con anteojos negros, armados. Empezaron a gritar que esto era un asalto», continuó.
«Si no se quedan quietas, las vamos a matar», les dijeron los malvivientes a las mujeres, según comentó al propia Lidia a EL CHUBUT.

 

AL PROBADOR
«Yo me quedé dura, petrificada y uno de ellos me levantó de la silla, me empujó al primer probador; no vi qué hizo Elsa, creo que se agachó, pero tiraron el perchero alto y la metieron en el otro probador -añadió- a mi hermana Mirta que estaba en uno de los pasillos la agarraron y ahí vieron una de las alarmas y la rompieron».

 

A la caja registradora «la arrancaron con mucha fuerza y se la llevaron». Todo «fue muy rápido, para nosotras fue eterno. Llamamos a la Policía que vino enseguida, vino hasta el ministro de Seguridad, tomaron huellas de la puerta, de la alarma», describió la víctima.

 

Para las hermanas Williams fue sorpresivo «que hayan ingresado por la puerta principal, se ve que usaron alguna ganzúa o una llave, porque entraron desde afuera, acá siempre se ingresa si se abre desde adentro», indicó.

 

OTROS ROBOS
Lidia recibió asistencia de su cardiólogo y estaba muy afectada por el robo. Continuaron trabajando y recibieron muestras de solidaridad de sus clientas, amigas y gente que las aprecia. El local, muy amplio, se caracteriza por la presencia de percheros y mostradores colmados de ropa, accesorios y todo lo que hace a la elegancia para mujeres de todas las edades. En junio, Tienda Mily cumplirá 49 años de trayectoria.

 

«Nosotras hemos sido víctimas de otros robos, hace unos años tuvimos un robo muy grande en nuestra casa, la agarraron a nuestra madre y la tuvieron una hora de rehén con la boca tapada, y a medida que íbamos llegando nos agarraron a nosotras. Una vez me rompieron el vidrio del auto estando con el auto en marcha, me estaban esperando y yo seguí y los tiré», recordó, agregando que en ese hecho los asaltantes se cayeron y enseguida subieron a otro vehículo que seguramente oficiaba de «campana».

 

En el hecho de la víspera «ellos vinieron a buscar dinero, nada más. No se llevaron ropa ni accesorios, y no sabemos cuánto dinero teníamos», señaló Lidia.

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?