Viernes 06 de mayo 2022

TRELEW

TV

Regionales

De puño y letra: ¿Qué nos pasa, Chubut?

Los acontecimientos de suma gravedad que se vivieron tras la sanción y derogación de la zonificación minera se viven con total abulia política. Todo sigue como si nada hubiese ocurrido. El caso Trelew, y los contrastes con sus vecinos.

por REDACCIÓN CHUBUT 03/01/2022 - 00.00.hs

2

No ocurriO hace diez años, ni veinte...

 

...fue apenas dos semanas y media atrás, cuando la Legislatura de Chubut sancionó la ley de zonificación minera, el miércoles 15 de diciembre, hasta que la derogó seis días después. En el medio, una tormenta furiosa de fuego y piedras destruyó por completo la Casa de Gobierno hasta volverla inutilizable, y provocó serios destrozos en el Superior Tribunal de Justicia, otros dieciséis edificios públicos, y la Municipalidad de Trelew. La orgía violenta terminó en la tarde noche del lunes 20, con el atentado incendiario contra diario EL CHUBUT, con parte de su personal y directivos adentro. Intentaban sacar la edición del diario a la calle, objetivo que se consiguió horas después de la oleada de bombas Molotov. Los detenidos por este ataque homicida ya fueron liberados en una audiencia de control de detención, por dos juezas.
Las horas, los días, y la información acumulada ayudan al análisis. Aún así, hay una trama que es imposible de comprender. Es sorprendente la abulia política con todos estos atentados. No se trata ya de la falta de apego institucional, o el escaso respeto a bienes públicos y privados que en una democracia jamás deberían estar en discusión. Sino de la indiferencia calculada con que en general la clase dirigente ha transcurrido estos acontecimientos de gravedad extrema. 
Es cierto que muchos dirigentes de diversos partidos políticos, probaron de «saldar» su repudio obligatorio con uno o dos posteos en Twitter, como si ello fuese suficiente, o un indicativo indubitable de sus costumbres republicanas. Pero la verdad, salvo algunos protagonistas que están aportando información valiosa, es que la mayoría retomó rápido sus agendas, sus actividades, y a otra cosa. Aquí no ha pasado nada. Puede que en este universo de funcionarios, legisladores, concejales variopintos, instituciones, la situación más llamativa haya resultado la del intendente de Trelew, Adrián Maderna. Le demolieron parte de la municipalidad a piedrazos, y en su ciudad, intentaron incendiar un diario con los periodistas adentro. El jefe comunal decidió tomarse dos semanas de descanso. No obstante, hay que reconocer que sus legisladores, concejales y funcionarios sí dedicaron tiempo al trabajo político, haciendo de «puente» con organizaciones sociales y pidiendo la libertad de los detenidos por el ataque con bombas molotov contra el diario.
En paralelo, muchas organizaciones ambientalistas, distintos grupos del «No es No» y del «No a la mina», no sólo no han repudiado ni uno solo de estos hechos, sino que algunos de sus integrantes, directamente los justificaron. Una complicidad «naif» que resulta totalmente antidemocrática.
¿Se entiende la gravedad de la situación? ¿Qué nos pasa, Chubut?

 

En un estado cuya dirigencia...

 

...estuviese auténticamente preocupada por la gravedad de lo que ocurrió, y por la matriz violenta que probó su efectividad al voltear una ley que había llevado 20 años de trabajo para poderla sancionar, tendríamos a las organizaciones políticas en sesión permanente. Estarían los concejos deliberantes, la Legislatura, los ministros, los partidos políticos, universidades, ONGs, instituciones, empresas, sindicatos, y los intendentes en sesión contínua buscando explicaciones, responsabilidades políticas (alguien dio las órdenes de destruir todo) y previniendo, de cara al futuro. ¿Quién puede asegurar ahora que los que manejan el poder del fuego y de las piedras, no podrán conseguir lo que sea usando esa fuerza, la de la patota, la impunidad, el vandalismo y la violencia? ¿Dónde está la clase política, buscando respuestas?
Aunque parezca increíble, hemos barrido bajo la alfombra los hechos institucionalmente más graves ocurridos en la provincia desde que renunció el gobernador Néstor Perl. Y la vida ha seguido como si nada. Todo el mundo volvió a sus asuntos, y los funcionarios pusieron otra vez en marcha la «realidad virtual» de las gacetillas de prensa, en las que se abunda en largos párrafos contando a la comunidad las gestiones que hacen por una cosa, o por la otra. Pero no hay quien esté por lo menos cuestionando el andamiaje político e institucional que derivó en el salvajismo que acabamos de vivir. Y es por ello que estaríamos destinados a repetirlo más temprano que tarde. Sólo hay que ver qué pasa ante la próxima ley, ordenanza, disposición, que no le guste al «progresismo» de pseudo izquierda que tanto enamora a muchos, sean o no del Frente de Todos.

 

El experimento social...

 

...del pobrismo, entretanto, les ha salido muy caro a los habitantes de la ciudad de Trelew. Ya hemos contado que casi un tercio de la población de la ciudad vive de alguna ayuda social, y que lo que proliferan aquí son los planes y las cooperativas de trabajo de baja intensidad que hacen obra pública menor, alimentan comedores, o alguna otra cosa que pueda ser presentada como una «contraprestación» de los planes sociales que cobran del Estado. La ciudad hoy está devastada en su economía. Y el ataque con bombas Molotov a diario EL CHUBUT servirá además de advertencia, a aquellos que se atrevan -desde cualquier organización e institución, la que fuera...- a cuestionar al pobrismo, o el rumbo de nuestra economía y de la sociedad.
El ocaso de Trelew y el fracaso de sus dirigentes, además, contrastan con el brillo de Puerto Madryn y el empuje sin descanso de todos sus intendentes en los últimos veinte años, para hacer de la Ciudad del Golfo lo que es hoy. Es cierto que los mellizos Ricardo y Gustavo Sastre ejercen un estilo político arrollador que suele traerles ebullición en la interna peronista. ¿Pero qué puede importarle eso hoy a cualquier ciudadano madrynense, que ve cómo crecen las obras, el comercio, la industria, los servicios, y el turismo en aquella ciudad? El desarrollo potente de Puerto Madryn pone de relieve aún más la debacle de Trelew. Una ciudad que -lo decimos con dolor, amargura, y una dosis de angustia por el porvenir- bien podría ser bautizada como la Capital del Espanto. Lo pueden testificar muchos dirigentes políticos prominentes de la ciudad, que no pueden convencer a sus hijos para que regresen al lugar en que nacieron, una vez terminados sus estudios universitarios.

 

Es cierto que la economIa...

 

...de una ciudad no depende exclusivamente de un intendente. Pero la pregunta es por qué con una «macro» similar, a Comodoro y Madryn les va de una manera, y a Trelew, de otra.
Hubo un cambio notable en la dirección política del intendente Adrián Maderna, luego de su reelección en 2019. Las rotaciones de funcionarios clave del municipio no siempre fueron exitosas, y en algún momento algunos de sus colaboradores comenzaron a empujarlo hacia un lado distinto al de la comunidad. Y en poco tiempo nos encontramos con que la mayoría de las acciones que emanaban desde el municipio, eran para atender la creciente clientela electoral, acuñada con paciencia en el ejercicio del pobrismo, y de las organizaciones piqueteras. Fueron quedando de lado el comercio, la industria, las actividades que generan recursos y recaudación. Las vacaciones del intendente Adrián Maderna en un momento tan difícil, político y económico, fueron extrañas. Es de esperar que le sirvan al jefe comunal para reordenar su equipo, y enfocarse hacia la Trelew que trabaja, que ha quedado a un costado viendo cómo la economía de la ciudad se achica, mientras crece el poder de los que no fueron votados, pero que tienen palos, bombas molotov, piedras, y la anuencia de funcionarios y legisladores poco apegados a la democracia, e incapaces de encontrarle una salida a Trelew que no sean las del aeropuerto o las rutas que eligen los jóvenes, para nunca volver. Esta ciudad, nuestra ciudad, merece mejores esfuerzos de todos. Fue la más progresista del sur argentino. La cuna cívica, el faro político y cultural de la provincia. Hoy, somos el caldo de cultivo de la violencia social y damos pena a nuestros vecinos.

 

Este panorama social...

 

...económico y político que se vive en Trelew, bajo la sombra ahora del vandalismo y la violencia con cierto apoyo político, refuerza también las obligaciones políticas de la oposición. Desde 2003, Trelew es gobernada por el peronismo o por variantes dasnevistas. Algunos de los intendentes, con perfil más desarrollista, productivista, con un ojo en lo social. En todo ese tiempo, la oposición no ha logrado «parar» a un candidato firme, al punto que la principal disputa por la intendencia fue hace dos años entre el actual intendente Adrián Maderna, y otra peronista, Florencia Papaiani. Los separaron 1.300 votos. La UCR y el PRO que habían competido en una PASO, terminaron cuartos detrás del Partido por Trelew, conducido por el ahora funcionario nacional Eduardo Hualpa. Dos años después de aquello, el triunfo de Juntos Por el Cambio fue sólido en la ciudad. Es momento, entonces, que la oposición muestre no sólo candidaturas que sean potables para la ciudadanía, sino que sean capaces de elaborar un plan con metas concretas, presupuesto, nuevas ideas, para conformar una oferta electoral competitiva, que plantee al oficialismo desafíos que obliguen al peronismo local a presentar algo más que consignas gastadas o planes sociales para ganar las elecciones. Es cierto que quienes gobernaron Trelew en todos estos años tienen buena parte de responsabilidad. Pero también son actores centrales aquellos que se sintieron cómodos en el rol de ser oposición. De cualquier modo, y sea cual fuere el futuro político de la ciudad y de sus dirigentes, lo obvio es que Trelew necesita de un cambio de rumbo, un giro de época, más allá de quiénes resulten los protagonistas elegidos por los ciudadanos.
 

 

Las fotos de la semana

 

La saga violenta que tuvo en Jaque a Trelew y Rawson tuvo su correlato judicial. En una de las tomas, los militantes sociales aparecen pidiendo la libertad de tres sospechosos del ataque a EL CHUBUT, en la primera de las audiencias de control. La otra cara de la moneda: en la Legislatura ya empezaron los arreglos, luego de los destrozos tras la sanción de la ley de zonificación. Y finalmente, una noticia que se repite cada verano de costa a cordillera, el fuego que tiene a mal traer ahora a los habitantes de la península. El socorro de los turistas por la Ruta 2 fue complicado. Las tres imágenes, a criterio de nuestros editores, componen las «Fotos de la Semana».
 

 

La semana en siete frases

 

1. «Me preocupa la demagogia 
    de un sector de la política que avale la delincuencia, los destrozos al patrimonio público, incendiar un diario en plena democracia; eso es peligroso...» (Ignacio «Nacho» Torres, senador nacional por Chubut, Juntos por el Cambio).

 

2. «Cuando nos damos cuenta 
    que el año llegó a su final y no podemos evitar pensar en todas las cosas que nos han sucedido, hayan sido buenas o malas y de esta manera, decidamos que este nuevo año sea mejor y distinto, con mucha paz, trabajo y salud...» (Diputada madernista Leila Lloyd Jones, en Twitter, pidiendo paz y trabajo en 2022. Horas antes, pidió liberar a los sospechosos de participar en el ataque incendiario a EL CHUBUT, con sus trabajadores dentro del edificio... ¿en qué quedamos?).

 

3. «Chubut vive cíclicamente 
    una crisis tras otra...» (Diputados de la UCR Manuel Pagliaroni y Andrea Aguilera, en el informe anual del bloque).

 

4. «Puerto Madryn ha tenido la 
     paz social que todos necesitamos» (Intendente Gustavo Sastre).

 

5. «No perdimos ninguna vida, 
    la prioridad que hemos tenido llevó a que no perdiéramos la vida ni de un policía ni de un civil» (Justificación del ministro de Seguridad Leonardo Das Neves, luego de la destrucción, destrozos, incendios y roturas en 18 edificios públicos en Rawson y Trelew, incluyendo la Casa de Gobierno y Diario EL CHUBUT).

 

6. «Hemos atravesado un fin de 
    año difícil, que una vez más nos puso a prueba como sociedad y nos dio fuerzas para seguir proyectándonos. Los chubutenses sabemos de levantarnos muchas veces, reinventarnos y superar las dificultades» (Gobernador Mariano Arcioni, en su saludo de fin de año).

 

7. «Finalizamos el 2021 en Co
    modoro inaugurando obras y duplicando el presupuesto de infraestructura para el 2022» (Intendente Juan Pablo Luque, buscando una agenda positiva).

 


 

Un pobre inicio de año

 

Los chubutenses llevamos varios comienzos de año sin demasiada expectativa y con razón. Pero quizá esta llegada del 2022 sea la más agorera de la historia reciente. Y también en este caso los motivos sobran. Incluso hay grados de desesperanza según la zona de la provincia donde se viva: el panorama de un comodorense con una actividad petrolera plena, o del cordillerano que aún intenta reponerse de las pérdidas que acarreó la cuarentena agravada con los incendios pero con un turismo en plena recomposición, no se parecen al desánimo de un trelewense que ve cómo el tobogán va cada vez más abajo, ni tampoco al poblador de la meseta que sigue esperando por alternativas en serio.
No será año de elecciones, aunque ya comenzarán los distintos sectores políticos a andar el camino para posicionarse a la gobernación en 2023. Sería muy bueno saber para qué y por qué, más aún en este contexto. Necesariamente será tiempo de debates reales, de definiciones estratégicas y de asumir el compromiso de torcer el destino sombrío al que parecemos encaminarnos. 
Así como a la zona de la Meseta, ahora más que nunca, se le deberá dar certeza de un cambio (ya sin proyecto minero), Trelew amerita el compromiso de todos porque a la vista está que quienes fueron votados para conducir la ciudad no han conseguido parar la caída.
Una ciudad hundida en el clientelismo, en la profundización del pobrismo militante conveniente a intereses de algunos, sin proyecto industrial y con emigración en crecimiento, no es viable. Desde otros puntos de la provincia señalan como principal responsable a la gestión municipal y es probable, pero también acompañaron, según las circunstancias, políticamente. Incluso aunaron fuerzas aunque haya implicado hacer de tripas corazón, pero en definitiva caminaron juntos ante el electorado. No se puede ser a medias, Trelew necesita un compromiso en serio, marcando posiciones y abriéndose a las posibilidades reales. No es con planes de empleo y fondos para huertas que baje Nación la forma en que se resolverá la caída en el embudo, que ya lleva años. Y el oportunismo político atenta contra la posibilidad de empezar a subir.
No son demasiadas las expectativas que genera Chubut en este inicio de 2022. Pero en algunos puntos de la provincia, son menos todavía.

 

 

Se dice que...

 

...a tal punto ha sido desinformada la población respecto del proyecto de ley de zonificación que terminó derogado, que en las redes sociales se sigue debatiendo si «oro» o si «el agua del río Chubut». El uso de este curso, y de todos los cursos permanentes, estaba prohibido en la ley. Aunque fue derogada, conviene recordarlo, para ordenar la discusión.

 

...es cierto que falta un siglo para 2023. Pero en aquellas ciudades en las que no hay reelección del intendente, la carrera es más intensa. El caso es Trelew. Maderna no tiene un «sucesor natural» y ninguno de sus posibles reemplazos genera expectativas en la comunidad, ahora. Y han decidido quedarse de un lado de la grieta que divide a la sociedad. Ello alienta a posibles contendientes. El flamante ganador de las elecciones, «Nacho» Torres, por ahora apoya a Gerardo Merino, el presidente del Comité Trelew de la UCR. Y el peronismo «no madernista» insistiría con Florencia Papaianni. ¿Se colará el madernismo por el medio?

 

...la primera semana de enero arranca con la política «planchada» luego de los sucesos de Rawson y Trelew, y con algunas de las figuras centrales ocupadas en los incendios en la Península. Al cierre de este despacho, ya se habían consumido 65.000 hectáreas e intentaban que el fuego no pasase el Istmo Ameghino, porque en ese caso la desgracia sería mucho peor. Ricardo y Gustavo Sastre volvieron a estar ayer en el lugar. El municipio de Puerto Madryn ha puesto todos los recursos posibles en la lucha contra este incendio.

 

...el Gobernador pasó el fin de año en Buenos Aires, y el martes ya estará en la provincia. Le espera una agenda muy cargada, con reemplazos en el gabinete.

 

...cuentan en los pasillos (imaginarios, porque los que había los bajaron a pedradas y molotov), que José «Pepe» Grazzini, quien ya formalizó su renuncia al ministerio de Gobierno de la provincia, no habría recibido de buen grado una propuesta que le habría hecho el gobernador Arcioni, lo que habría motivado justamente su salida del gabinete.

 

...el Gobernador, habría «tentado» a Grazzini para ocupar la Secretaría de Trabajo, o el ministerio de Educación. Pero Grazzini habría optado por irse. «Para eso, pedime que me vaya...» habría sido -palabras más, o menos- la respuesta del ministro saliente a la «invitación».

 

...todo lo que ocurrió alrededor de la zonificación minera y su posterior derogación, sumado al mal resultado electoral del peronismo y del Gobierno provincial, habrían «asfaltado» el camino entre Madryn, Rawson y Comodoro, de manera que hoy los contactos entre Juan Pablo Luque, Ricardo Sastre y Mariano Arcioni, son muy fluidos.

 

...ante el avance de los casos de Covid en su variante Omicron, mucho más contagiosa pero menos grave que la original, o que Manaos y Delta, algunos municipios de Chubut estudiarían profundizar el «pase sanitario» (esquema completo de vacunación) que ya rige en todo el país y al que la provincia adhirió, según confirmó el último fin de semana el ministro de Salud Fabián Puratich. En Comodoro, por ejemplo, las autoridades locales evalúan aplicar el «pase» en el ingreso de restaurantes, discos, pubs y boliches, independientemente de la cantidad de personas.

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?