elchubut.com.ar
Malvinas,  un dolor que no cede
MENÚ
Cargando...

Malvinas,  un dolor que no cede

Sr. Director
En ocasión de cumplirse el 37º aniversario del desembarco de las tropas argentinas para recuperar las Islas Malvinas y en referencia a los diversos cuestionamientos al reclamo de reconocimiento y pensiones de soldados continentales, siento que tengo la obligación moral de aclarar y exponer que dicho reclamo está muy alejado de las frases que siempre esgrimen los veteranos reconocidos como «falta de respeto y honor» o el «casi fueron» ninguneando una acción que no se concretó (ir a Malvinas) por cuestiones de estrategia del Ejército Argentino.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Falta de respeto y honor es hacer diferencias con los camaradas, porque algunos fueron y otros no, ¿dónde está la fraternidad que caracteriza a todo Ejército con estos conceptos?
Si el veterano es aquél que «estuvo en combate, zona de fuego, entre bombas y proyectiles», entonces tendrán que reconocerlos, porque en el continente también hubo combates y soldados caídos en su deber cumpliendo tareas de logística y de defensa, acciones que fueron ocultadas por el Ejército pero que, en el transcurso de estos años han salido a la luz finalmente. Inclusive con testimonios de soldados británicos respaldados por libros o testimonios como el de Edward Denmark, quien sostuvo que «los veteranos argentinos en el continente tendrían que ser reconocidos como «veteranos de guerra» porque sus vidas corrían peligro. Las bases de Trelew, Comodoro Rivadavia, San Julián, Río Gallegos y Río Grande, entre los blancos de ataque bélico».
Sólo basta con leer e interesarse por los acontecimientos de aquella guerra que forma parte de nuestra historia, la misma que no será acallada ni olvidada; no se discute que cientos de jóvenes con 18 años dieron sus vidas por nuestras hermanitas perdidas, pero también creo que nadie en este país y mucho menos los jóvenes soldados que estuvieron en continente, bajo la misma bandera, la misma causa y el mismo honor de defender nuestra patria, merezcan ser ignorados.

Mary Pereyra
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Malvinas,  un dolor que no cede

Sr. Director
En ocasión de cumplirse el 37º aniversario del desembarco de las tropas argentinas para recuperar las Islas Malvinas y en referencia a los diversos cuestionamientos al reclamo de reconocimiento y pensiones de soldados continentales, siento que tengo la obligación moral de aclarar y exponer que dicho reclamo está muy alejado de las frases que siempre esgrimen los veteranos reconocidos como «falta de respeto y honor» o el «casi fueron» ninguneando una acción que no se concretó (ir a Malvinas) por cuestiones de estrategia del Ejército Argentino.

Falta de respeto y honor es hacer diferencias con los camaradas, porque algunos fueron y otros no, ¿dónde está la fraternidad que caracteriza a todo Ejército con estos conceptos?
Si el veterano es aquél que «estuvo en combate, zona de fuego, entre bombas y proyectiles», entonces tendrán que reconocerlos, porque en el continente también hubo combates y soldados caídos en su deber cumpliendo tareas de logística y de defensa, acciones que fueron ocultadas por el Ejército pero que, en el transcurso de estos años han salido a la luz finalmente. Inclusive con testimonios de soldados británicos respaldados por libros o testimonios como el de Edward Denmark, quien sostuvo que «los veteranos argentinos en el continente tendrían que ser reconocidos como «veteranos de guerra» porque sus vidas corrían peligro. Las bases de Trelew, Comodoro Rivadavia, San Julián, Río Gallegos y Río Grande, entre los blancos de ataque bélico».
Sólo basta con leer e interesarse por los acontecimientos de aquella guerra que forma parte de nuestra historia, la misma que no será acallada ni olvidada; no se discute que cientos de jóvenes con 18 años dieron sus vidas por nuestras hermanitas perdidas, pero también creo que nadie en este país y mucho menos los jóvenes soldados que estuvieron en continente, bajo la misma bandera, la misma causa y el mismo honor de defender nuestra patria, merezcan ser ignorados.

Mary Pereyra
 

Conectar
Crear cuenta