MENÚ
Cargando...

Cartas de Lectores

Señor Director:
¿Se acuerda cuando se iba a construir un cementerio nuclear en Gastre? Nunca se aclaró cuál era su verdadero objetivo. Los chubutenses nos dimos cuenta que no era para albergar los desechos producidos en nuestro reactor de Atucha, sino para recibir los de otros países.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Señor Director:
¿Se acuerda cuando se iba a construir un cementerio nuclear en Gastre? Nunca se aclaró cuál era su verdadero objetivo. Los chubutenses nos dimos cuenta que no era para albergar los desechos producidos en nuestro reactor de Atucha, sino para recibir los de otros países.
¿Cuántos años han pasado? Todavía hoy no existe en el mundo ningún Almacén Geológico Profundo que reciba los combustibles gastados de las Centrales Nucleares, a pesar que hay 442 activas en 29 países, y cada una de ellas genera toneladas de desechos al año. Los científicos dicen que el mejor tratamiento que puede dársele a los residuos nucleares de alta radiactividad, es el Almacén Geológico Profundo, aunque no se ha conseguido demostrar que no habrá fugas radiactivas durante los miles de años que será necesario mantener. El único AGP que existe en operación, es el de Carlsbad, Nueva México, EE.UU. y no recibe residuos de centrales nucleares, porque emiten calor y no está preparado para ello. Además este AGP sufrió en junio de 2015, el inexplicable estallido de un tambor y fue necesario interrumpir su actividad, debido a la contaminación radiactiva generalizada que se produjo, incluso con escape al exterior por un conducto de ventilación.
Como es sabido, estos residuos no desaparecen jamás y como hasta ahora no se ha inventado ningún procedimiento, químico ni mecánico para neutralizarlos o destruirlos, se concluye que, por ahora, no hay solución.
Este tema se ha actualizado porque en la reciente visita de Marcos Peña a China, se volvió a hablar de un nuevo reactor para Argentina.
Esto huele a arcaico. Australia ha superado ya los 9.000 MW de generación fotovoltaica en las azoteas de los edificios. Prácticamente 8 veces la potencia del reactor que los chinos quiere vendernos y nuestros gobiernos quieren comprar. Ha llegado la hora de la generación distribuida y del autoconsumo. Nuestro país ya tiene la legislación nacional que regula el sistema, y ha iniciado la operación de la primera (humilde) conexión.
Mejor sería que deriváramos los esfuerzos a esta solución que evita las monumentales inversiones, en reactores atómicos, presas hidroeléctricas, centrales térmicas, líneas de Alta Tensión, etc. ¿No le parece?.

Juan Vernieri
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Cartas de Lectores

Señor Director:
¿Se acuerda cuando se iba a construir un cementerio nuclear en Gastre? Nunca se aclaró cuál era su verdadero objetivo. Los chubutenses nos dimos cuenta que no era para albergar los desechos producidos en nuestro reactor de Atucha, sino para recibir los de otros países.

Señor Director:
¿Se acuerda cuando se iba a construir un cementerio nuclear en Gastre? Nunca se aclaró cuál era su verdadero objetivo. Los chubutenses nos dimos cuenta que no era para albergar los desechos producidos en nuestro reactor de Atucha, sino para recibir los de otros países.
¿Cuántos años han pasado? Todavía hoy no existe en el mundo ningún Almacén Geológico Profundo que reciba los combustibles gastados de las Centrales Nucleares, a pesar que hay 442 activas en 29 países, y cada una de ellas genera toneladas de desechos al año. Los científicos dicen que el mejor tratamiento que puede dársele a los residuos nucleares de alta radiactividad, es el Almacén Geológico Profundo, aunque no se ha conseguido demostrar que no habrá fugas radiactivas durante los miles de años que será necesario mantener. El único AGP que existe en operación, es el de Carlsbad, Nueva México, EE.UU. y no recibe residuos de centrales nucleares, porque emiten calor y no está preparado para ello. Además este AGP sufrió en junio de 2015, el inexplicable estallido de un tambor y fue necesario interrumpir su actividad, debido a la contaminación radiactiva generalizada que se produjo, incluso con escape al exterior por un conducto de ventilación.
Como es sabido, estos residuos no desaparecen jamás y como hasta ahora no se ha inventado ningún procedimiento, químico ni mecánico para neutralizarlos o destruirlos, se concluye que, por ahora, no hay solución.
Este tema se ha actualizado porque en la reciente visita de Marcos Peña a China, se volvió a hablar de un nuevo reactor para Argentina.
Esto huele a arcaico. Australia ha superado ya los 9.000 MW de generación fotovoltaica en las azoteas de los edificios. Prácticamente 8 veces la potencia del reactor que los chinos quiere vendernos y nuestros gobiernos quieren comprar. Ha llegado la hora de la generación distribuida y del autoconsumo. Nuestro país ya tiene la legislación nacional que regula el sistema, y ha iniciado la operación de la primera (humilde) conexión.
Mejor sería que deriváramos los esfuerzos a esta solución que evita las monumentales inversiones, en reactores atómicos, presas hidroeléctricas, centrales térmicas, líneas de Alta Tensión, etc. ¿No le parece?.

Juan Vernieri
 

Conectar
Crear cuenta