MENÚ
Cargando...

De puño y letra | Ahora sí, empieza el debate minero en serio

Esta semana ingresaría a la legislatura el marco minero que permitirá la explotación en la meseta. Cómo viene la discusión. Los puntos de acuerdo y los de desacuerdo. ¿Le alcanzan los votos al oficialismo? Cómo la interna del mundo peronista influye en el debate.

Mariano Arcioni.
Por REDACCIÓN CHUBUT

A lo largo de 35 hojas...

... y 86 artículos, el gobierno de Chubut plasmará esta semana el proyecto de zonificación minera, que en realidad excede el simple propósito de indicar dónde sí y dónde no se puede explotar la minería metalífera. La iniciativa, que en la mañana de este lunes aún estará en manos de no más de cinco personas en la provincia, es en realidad un marco regulatorio para ejercer la actividad en una zona en particular, nuestra meseta, donde entre muchos otros proyectos sobresale el riquísimo yacimiento Navidad. Un filón metálico de plata y otros minerales que podría empujar el Producto Bruto Geográfico de la Provincia a un crecimiento de por lo menos un 11 %, o tal vez más.
Bien poco es lo que se sabe del proyecto en sí, que se ha mantenido celosamente guardado para tratar de mantener el debate en el ámbito de la Legislatura. Aunque, se sabe, los secretos nunca son muy útiles. En esta tierra, el viento los desparrama rápido.
El envío del proyecto a la Legislatura, con la firma del gobernador Mariano Arcioni, es probablemente la movida más progresista para hacer minería que se haya intentado en los últimos años en la provincia. Sin cianuro, vale aclararlo, pero con métodos de separación que deberán ser auditados. No hay nada más «progre» que dar trabajo, pese al pensamiento retrógrado de muchas organizaciones que se han quedado en la época de los contaminantes. O que utilizan un duro discurso antiminero para hacer política, o negocios.
¿Por qué Arcioni juega esta carta? Porque está convencido, en primer término, que el desarrollo minero es indispensable en una provincia que ya recurre a la recuperación terciaria de pozos petroleros para obtener las últimas gotas de hidrocarburos, es decir de ingresos, para la Provincia. Y porque sabe el gobernador, que la minería no sólo dará trabajo en la meseta. También generará un polo de servicios y logística desde aquella región malquerida de Chubut, pasando por Madryn, el Valle y hasta Comodoro.
Por eso, una de las principales discusiones que habrá para conseguir los 14 votos que se necesitan, es si la renta es suficiente para todos. Puede que sea ese debate mucho más arduo que el ambiental, que en el proyecto estaría zanjado por los controles que plantearía, más la prohibición expresa de uso de cianuro.

Por eso, para entender los puntos...

...centrales de discusión, conviene ver la renta minera que plantea el proyecto del Gobierno. El artículo 45 indica que las regalías serán del 3% del valor del metal en «boca de mina», tal como lo indica le ley minera nacional 24.196 a la que Chubut adhirió. Este porcentaje será el primer punto de disputa. «Si dice 
3 %, ni lo abro para leerlo...», confesó a esta columna uno de los hombres del peronismo llamado a votar porque ocupa una banca. ¿Y cómo se reparte ese dinero? El 80% irá a rentas generales de la Provincia. Un 15% será repartido en forma proporcional a la población, en los municipios, comunas y comisiones de fomento que adhieran a la ley. Claramente, se queda afuera toda la cordillera. El otro 5% se reparte en partes iguales entre la autoridad de aplicación (Ministerio de Ambiente), y el organismo de control que establecería la misma ley.
Sin embargo, los propietarios de las mineras deberán poner «en dinero» otro 2% del valor en «boca de mina» del metal, en concepto de «bono de compensación» por los eventuales daños sociales o ambientales que la actividad minera pudiese generar.
No sólo los empresarios mineros tienen que «poner» el 5% en total del valor del metal. En el proyecto, el artículo 68 indica que los proveedores de servicios, inmuebles, logística o insumos a los proyectos mineros, deben hacer un aporte extraordinario del 4 por mil de su facturación, para el «desarrollo de la minería». Esto es, en definitiva, lo que se plantea en materia de renta minera. No está claro si el proyecto incluye además impuestos de sellos, ingresos brutos, tasas municipales en cada ciudad, y de todos modos todo ello será materia de negociación.
Se supone que el yacimiento Navidad daría durante los primeros cinco años, unos 20 millones de onzas anuales de plata al año. Al valor de hoy, promedio en 23,50 dólares por onza, significaría que las rentas generales de la provincia mejorarían entre 1.700 y 2.200 millones de pesos al mes. Más el trabajo, más el desarrollo, más la cadena de valor, más las exportaciones. 
Sobre estas cuentas se empezará a debatir desde este martes, cuando el proyecto sería finalmente ingresado para su debate legislativo.

En el oficialismo son optimistas...

...y en esto habría que decir que el gobernador Arcioni contará con el apoyo de Ricardo Sastre, para sacar el proyecto lo más pronto posible. Estiman que sería en la sesión del diez de diciembre. Ya se sabe que no se cuenta con el voto de los legisladores de la cordillera (repartidos entre el Frente de Todos y Chubut al Frente), que los dos radicales de Cambiemos Chubut no lo apoyarían, salvo que la convención del partido los autorizase, y que hay cierta reticencia de legisladores comodorenses que reportan a Juan Pablo Luque, justamente por la renta petrolera. ¿Qué quiere Luque? Una buena renta petrolera para la provincia, y justicia en el reparto. Plantea que si la logística de la minería se moverá en las exportaciones a través de la terminal portuaria de Puerto Madryn, entonces debería «compensarse» a Comodoro a través de la cesión de permisos de pesca, por ejemplo. Los peronistas petroleros tienen disposición a aprobar la minería, pero no será a cambio de espejitos de colores, o de nada. De hecho, se sabe que Luque mantuvo un encuentro con representantes empresarios del sector a los que informó de las condiciones. Si se cumplen, muy probablemente habrá cuatro legisladores más para apoyar la minería. Además tiene que haber gestos políticos. Luque y sus legisladores no creen mucho en la capacidad de «Juani» Pais, el presidente de bloque de Chubut al Frente, para sacar adelante una ley tan compleja. Creen que el legislador «arcionista» patinará en los consensos, y querrán hablar directamente con el gobernador.

Las mayorias a favor y en contra...

...del proyecto minero que ingrese mañana serán cambiantes en función de los intereses y de la renta regional que deje la minería, admitiendo que la discusión «sí o no» estaría superada al menos en las capas razonablemente maduras de la sociedad, lo que incluye a los legisladores. O debería incluirlos, al menos. Lo mismo que a intendentes, cámaras, empresa, industria y comercio que han sido ilustrados en estos meses en los rasgos generales del proyecto, aunque no conozcan aún la letra fina. Por lo que cabría esperar novedades en estos días.
Lo que en el oficialismo resulta aún difícil de digerir, es la terca negativa de legisladores del madernismo en aprobar la zonificación minera, recurriendo a palabras extremas que hoy no ayudan a un debate maduro. De paso, es de muy mal gusto, y de pésimo sentido de la oportunidad, utilizar una frase de legitimidad probada en casos de abuso o de violación, como el «No es no...», aplicado a una actividad que es lícita en muchos países del mundo, y en casi todas las provincias argentinas, salvo Mendoza y Chubut, que han sido rehenes por años de leyes restrictivas que salieron producto del «apriete» antiminero.
Sin embargo y a pesar de las manifestaciones públicas, quienes impulsan la ley creen que contarán con el voto de Tirso Chiquichano. ¿Y Maderna? Nunca se conocen con claridad el juego del intendente de Trelew. Ha ido y venido con la minería. Conoce el tema en profundidad. Estaría a favor en determinadas condiciones pero teme por los reclamos y la licencia social. Pesa además, la «interna» panperonista. El gobierno nacional está decididamente jugado a la minería. Y Trelew pasa por momentos de pobreza, desempleo, y abandono de expectativas. ¿Es responsable decir ‘no’ a la minería? «Vamos a ver qué pasa cuando Nación deje de bajarle plata a la Municipalidad, o cuando Mariano recorte planes sociales que se ve que no los necesitan...», razonó con aspereza un dirigente peronista de los que apoyaría el proyecto minero del gobierno.
Menuda tarea le toca ahora al nuevo coordinador de gabinete de Trelew, Norberto Yauhar. La de explicarles a los legisladores del madernismo que deberían formar parte de un proyecto, que tienen un jefe político, y que no son libre pensadores colocados en una banca de la Legislatura provincial para bombardear al gobernador, algo que no hacen ni siquiera los radicales, ni el peronismo del Frente de Todos.

Lo importante, ahora...

...es que la discusión sea seria, madura, científica, y económica. Y que la política demuestre madurez y no se ponga permeable al mensaje plagado de mentiras sobre la «minería contaminante», latiguillo que ha sido usado durante casi dos décadas para asustar a pueblos enteros, en detrimento del desarrollo. A ver... bastaría cruzar la cordillera, para ver cómo tratan los chilenos las «colas» de cobre, que caben en la misma foto que las plantaciones de paltas sobre la montaña. Lo que hace falta ahora es racionalidad y perspectiva de futuro. Estará bien que el debate sea áspero, que la renta minera se ponga en debate, y que se piense en que los yacimientos funcionan de 15 a 30 años, los más longevos, por lo que habrá que sembrar proyectos para después y crear una política anticíclica. No sea que se apruebe la minería, y la renta se vaya por la alcantarilla de los «ñoquis», el Estado ineficiente, aumentos desorbitados, paritarias incumplibles, y miles de planes para seguir fomentando el pobrismo. 

No se puede pasar por alto...

...la llegada del ex ministro de Agricultura de la Nación, y es jefe de gabinete de Mario Das Neves, Norberto Yauhar, al gabinete de Trelew. Experto como pocos, aunque con muchos costos encima, Yauhar será un apoyo muy importante en la resolución de los conflictos permanentes que aparecen en una ciudad que se ha ido conurbanizando. Nos duele, pero Trelew se ha convertido en «La Matanza» de la Patagonia. El comercio y la industria se fueron empobreciendo, los jóvenes tratan de emigrar, los que vuelven no tienen horizonte más que trabajar en el Estado, con suerte, y hoy las «buenas noticias» pasan por la generación de empleo de baja calidad, o la entrega de tierras a organizaciones sociales para que produzcan algo que se pueda vender. Los pobres y los desempleados son cada vez más. Y así fueron creciendo el delito, la inseguridad en general, y el narcomenudeo. En unos años, la ciudad progresista y cuna cultura y política de la provincia, se transformó en un polirubro de todo por dos pesos. Basta ver cómo crecieron Madryn y Comodoro. La comparación es muy desventajosa.
Es cierto que el intendente Maderna ha hecho una convocatoria amplia a debatir el futuro y en eso Yauhar será útil. Hay que generar mesas de debate. De qué vamos a vivir. Cómo se hará para devolverle al Valle el perfil productivo. Le tocó a Yauhar años atrás ser uno de los promotores del Mercado Concentrador, devenido en feria de productos que se traen de afuera. Ahora tendrá que entrenar a funcionarios a que se debe trabajar con objetivos, y a que los «del centro» y los «del sur» de la ciudad no son un enemigo electoral, sino ciudadanos que producen buena parte de la poca riqueza que genera la ciudad.
Será Yauhar el que debe suturar las muchas grietas que existen en Trelew, para generar planes y proyectos junto a sindicatos, empresa, comerciantes, industriales, ONG y organizaciones sociales, y tender puentes con Nación para financiar el crecimiento. Porque no habrá otro dinero disponible. El trabajo es enorme, y a contramano de bastante de lo que se ha hecho hasta aquí. Pero si no se encara, Trelew seguirá cuesta abajo.
No están en el oficialismo local los únicos preocupados por el destino de la ciudad. Radicales, PRO, peronistas que no comulgan con Maderna, empiezan a rumiar un acuerdo para 2023. Con las mismas preocupaciones de Yauhar y Maderna. Lo que sería un buen punto de partida, para ir avanzando en acuerdos que no pueden esperar a las próximas elecciones.

 

La foto de la semana

  

La foto impresiona por sus múltiples significados. Es cierto que los ánimos están sensibles luego de la ola de usurpaciones y tomas en diversas provincias. Las tomas exacerban la grieta. En la semana que pasó, Maderna entregó lotes para cultivos a organizaciones sociales y grupos feministas. En el Valle, lo que sobra es tierra, y faltan planes productivos y créditos. ¿Pero cuánta gente hay que trabajó toda su vida y no pudo conseguir tierra más que para sus macetas? Es un tema de debate muy caliente. Por lo pronto, lo de Trelew resultó novedoso como forma de organizar la tierra, la producción y el trabajo. En el acto estuvieron Norberto Yauhar, que acababa de asumir y aparece en la otra imagen, y el comodorense Carlos Linares. Un acto con mucho contenido peronista. Por eso, ambas fotos componen nuestra sección de lo destacado de la semana.

 

Memoria selectiva... y peronista

La memoria selectiva aplicada por el peronismo de la provincia, muchas veces le permitió a algún candidato cautivar acompañamiento electoral de quien pudiera no estar muy al tanto de su historia. Pero en otras ocasiones, ha puesto a dirigentes en ridículo. Pretender no haber sido lo que se fue es una alquimia que pretenden ensayar a menudo en la clase política, pero muchas veces se queda en evidencia. 
En la oleada -en algunos casos oportunista- por ubicarse en el extremo opositor a cualquier posibilidad de un desarrollo minero, el Partido Justicialista de Esquel emitió un comunicado. Allí plantean sus miembros su sincera y respetable posición de rechazo al proyecto de zonificación que permita desarrollar la actividad minera en la Meseta chubutense. Y también desconocen, o quizás reniegan, de su propia historia reciente. 
«Estamos convencidos que la Meseta si no se desarrolla, no es por su topografía, sino que porque el poder político ha tomado la decisión hace muchos años de abandonarla para instalar la minería como única salida», señala el comunicado del Consejo de Localidad Justicialista de Esquel, obligándonos a hacer un repaso de ese «poder político» que señaló el peronismo esquelense. 
¿No gobierna el peronismo desde el 2003 la provincia del Chubut? Aunque puedan decir que no ha sido siempre el PJ, está claro que ha sido el peronismo con distintos sellos el que ha ido conduciendo los sucesivos gobiernos. Y si de dirigentes de Esquel se trata, ni más ni menos que Rafael Williams, ex presidente del partido, fue ministro de Gobierno; Ricardo Bestene estuvo al frente del Ministerio de Economía en la gestión de Martín Buzzi; también Alejandro Garzonio ocupó esa cartera. Por sumar algunos casos más, Juan Garitano y Carlos Mantegna, de Trevelin, también ocuparon cargos de decisión. Es solo un puñado de nombres, pero suficiente para evidenciar que también fueron parte del «poder político» que su mismo partido señala como responsables de «abandonar a la Meseta». 
Qué decir de los gobiernos nacionales de Néstor Carlos Kirchner, Cristina Fernández de Kirchner, y ahora de Alberto Fernández. Si han sido y son, en el caso del actual gobierno, impulsores enérgicos y convencidos de la necesidad de activar el desarrollo minero en Chubut. Por carácter transitivo, para el PJ de Esquel todos ellos son parte de la «clase política» que «abandonó la meseta» para «instalar la minería como única alternativa». También integraría ese eje del mal (siempre en base a lo comunicado por el peronismo de Esquel), el secretario de Minería de la Nación, Guillermo Hensel, un sanjuanino ferviente impulsor del proyecto de zonificación. 
«... el poder político ha tomado hace muchos años la decisión de abandonarla (a la meseta)», planteó aquel comunicado. Es decir que podríamos englobar a muchos más dentro del siniestro plan ingeniado con fines promineros. 
Cambiar de opinión muchas veces puede implicar la maduración de un pensamiento; desconocer lo que se fue y de lo que se formó parte, suele esconder oportunismo.

 

El sinsentido de prohibir el turismo 

Por estas horas, Chubut se acomoda como puede al «turismo comarcal» y de burbujas mientras llega el verano, otra de las fuentes de ingresos del comercio, la gastronomía, la hotelería, de las empresas de servicios y también de la provincia. Sin embargo, intendentes de distintas ciudades de Chubut que no han tenido ni un caso de coronavirus, se dan el lujo asiático de cerrar sus «fronteras» internas «prohibiendo» el turismo. Peor aún, hay lugares de Chubut donde no hubo ni un caso, pero tampoco ni un día de clases este año.
La Argentina ha sido un papelón, con gobernadores e intendentes que han abusado «manu militari» de las políticas sanitarias. El aislamiento de San Luis, Formosa, Santiago del Estero y el terrible caso de la nena Abigail, dan fe de ello. En Formosa hubo muertos cruzando el río Bermejo, de ciudadanos que trataban de volver a su provincia. Miles de varados hicieron intervenir a la Justicia. Sin embargo, pese a todas las previsiones medievales que se toman incluso en algunos lugares de Chubut, la Argentina tiene más muertos y más casos por millón de habitantes que Brasil, que mantiene todo abierto y funcionando respecto del turismo, como un país normal.

 

... Se dice que

...sigue sin entenderse el manejo de la cuarentena y la circulación en Chubut. Todas las limitaciones y la presentación de las tres burbujas para la circulación comarcal parecen «para la gilada», dijo un atento observador de la realidad provincial. Y su argumento principal fue la nueva visita del comodorense Carlos Linares a nuestra zona. 

...cómo es posible que muchas familias no pueden visitarse desde marzo y Linares visita el Valle como en aquellos tiempos de campaña electoral, y por supuesto acompañado de otras personas. Es sabido que un decreto presidencial permite la circulación a funcionarios públicos para desarrollar su actividad. ¿Estará Linares ocupando algún cargo que lo habilite?

...pero no sólo Linares estuvo en el Valle, donde participó de la asunción de Norberto Yauhar en la Municipalidad de Trelew. También el aún presidente del PJ provincial, Ricardo Mutio, hizo recorridas por Madryn y Puerto Pirámides. ¿La rosca política inmuniza? ¿Mutio también tendrá un cargo público que lo habilita a circular como no lo puede hacer el resto de los chubutenses?

...siguen los cabildeos para saber quién será el próximo presidente del peronismo. Llamó la atención una dura advertencia de la senadora nacional Nancy González. Se quejó y con razón del «peronismo machirulo». Muchachos... la foto... ¿Era necesaria?

...hubo buena cosecha de los radicales chubutenses de gira en Buenos Aires, donde Manuel Pagliaroni, Damián Biss, y Gustavo Menna estuvieron reunidos con Mario Negri, presidente del Interbloque de Juntos por el Cambio y del bloque de la UCR en la Cámara de Diputados de la Nación, y luego con Alfredo Cornejo, diputado nacional y presidente del Comité Nacional de la UCR.

...a su regreso los radicales se trajeron definiciones importantes. La UCR va a seguir en Juntos Por el Cambio, aún teniendo en cuenta que hoy el PRO tiene candidatos más «taquilleros». Los radicales tienen oferta presidencial, ya sea el propio Cornejo, el jujeño Gerardo Morales, o el cordobés Mario Negri. 

...saben que como en Chubut, habrá muchos radicales que no querrán aliarse de nuevo al PRO y a la Coalición Cívica (por ejemplo, el sector conducido por el ex senador Mario Cimadevilla), pero en el grueso del partido entienden que aquellos correligionarios «terminarán siendo funcionales al kirchnerismo».

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

De puño y letra | Ahora sí, empieza el debate minero en serio

Esta semana ingresaría a la legislatura el marco minero que permitirá la explotación en la meseta. Cómo viene la discusión. Los puntos de acuerdo y los de desacuerdo. ¿Le alcanzan los votos al oficialismo? Cómo la interna del mundo peronista influye en el debate.

A lo largo de 35 hojas...

... y 86 artículos, el gobierno de Chubut plasmará esta semana el proyecto de zonificación minera, que en realidad excede el simple propósito de indicar dónde sí y dónde no se puede explotar la minería metalífera. La iniciativa, que en la mañana de este lunes aún estará en manos de no más de cinco personas en la provincia, es en realidad un marco regulatorio para ejercer la actividad en una zona en particular, nuestra meseta, donde entre muchos otros proyectos sobresale el riquísimo yacimiento Navidad. Un filón metálico de plata y otros minerales que podría empujar el Producto Bruto Geográfico de la Provincia a un crecimiento de por lo menos un 11 %, o tal vez más.
Bien poco es lo que se sabe del proyecto en sí, que se ha mantenido celosamente guardado para tratar de mantener el debate en el ámbito de la Legislatura. Aunque, se sabe, los secretos nunca son muy útiles. En esta tierra, el viento los desparrama rápido.
El envío del proyecto a la Legislatura, con la firma del gobernador Mariano Arcioni, es probablemente la movida más progresista para hacer minería que se haya intentado en los últimos años en la provincia. Sin cianuro, vale aclararlo, pero con métodos de separación que deberán ser auditados. No hay nada más «progre» que dar trabajo, pese al pensamiento retrógrado de muchas organizaciones que se han quedado en la época de los contaminantes. O que utilizan un duro discurso antiminero para hacer política, o negocios.
¿Por qué Arcioni juega esta carta? Porque está convencido, en primer término, que el desarrollo minero es indispensable en una provincia que ya recurre a la recuperación terciaria de pozos petroleros para obtener las últimas gotas de hidrocarburos, es decir de ingresos, para la Provincia. Y porque sabe el gobernador, que la minería no sólo dará trabajo en la meseta. También generará un polo de servicios y logística desde aquella región malquerida de Chubut, pasando por Madryn, el Valle y hasta Comodoro.
Por eso, una de las principales discusiones que habrá para conseguir los 14 votos que se necesitan, es si la renta es suficiente para todos. Puede que sea ese debate mucho más arduo que el ambiental, que en el proyecto estaría zanjado por los controles que plantearía, más la prohibición expresa de uso de cianuro.

Por eso, para entender los puntos...

...centrales de discusión, conviene ver la renta minera que plantea el proyecto del Gobierno. El artículo 45 indica que las regalías serán del 3% del valor del metal en «boca de mina», tal como lo indica le ley minera nacional 24.196 a la que Chubut adhirió. Este porcentaje será el primer punto de disputa. «Si dice 
3 %, ni lo abro para leerlo...», confesó a esta columna uno de los hombres del peronismo llamado a votar porque ocupa una banca. ¿Y cómo se reparte ese dinero? El 80% irá a rentas generales de la Provincia. Un 15% será repartido en forma proporcional a la población, en los municipios, comunas y comisiones de fomento que adhieran a la ley. Claramente, se queda afuera toda la cordillera. El otro 5% se reparte en partes iguales entre la autoridad de aplicación (Ministerio de Ambiente), y el organismo de control que establecería la misma ley.
Sin embargo, los propietarios de las mineras deberán poner «en dinero» otro 2% del valor en «boca de mina» del metal, en concepto de «bono de compensación» por los eventuales daños sociales o ambientales que la actividad minera pudiese generar.
No sólo los empresarios mineros tienen que «poner» el 5% en total del valor del metal. En el proyecto, el artículo 68 indica que los proveedores de servicios, inmuebles, logística o insumos a los proyectos mineros, deben hacer un aporte extraordinario del 4 por mil de su facturación, para el «desarrollo de la minería». Esto es, en definitiva, lo que se plantea en materia de renta minera. No está claro si el proyecto incluye además impuestos de sellos, ingresos brutos, tasas municipales en cada ciudad, y de todos modos todo ello será materia de negociación.
Se supone que el yacimiento Navidad daría durante los primeros cinco años, unos 20 millones de onzas anuales de plata al año. Al valor de hoy, promedio en 23,50 dólares por onza, significaría que las rentas generales de la provincia mejorarían entre 1.700 y 2.200 millones de pesos al mes. Más el trabajo, más el desarrollo, más la cadena de valor, más las exportaciones. 
Sobre estas cuentas se empezará a debatir desde este martes, cuando el proyecto sería finalmente ingresado para su debate legislativo.

En el oficialismo son optimistas...

...y en esto habría que decir que el gobernador Arcioni contará con el apoyo de Ricardo Sastre, para sacar el proyecto lo más pronto posible. Estiman que sería en la sesión del diez de diciembre. Ya se sabe que no se cuenta con el voto de los legisladores de la cordillera (repartidos entre el Frente de Todos y Chubut al Frente), que los dos radicales de Cambiemos Chubut no lo apoyarían, salvo que la convención del partido los autorizase, y que hay cierta reticencia de legisladores comodorenses que reportan a Juan Pablo Luque, justamente por la renta petrolera. ¿Qué quiere Luque? Una buena renta petrolera para la provincia, y justicia en el reparto. Plantea que si la logística de la minería se moverá en las exportaciones a través de la terminal portuaria de Puerto Madryn, entonces debería «compensarse» a Comodoro a través de la cesión de permisos de pesca, por ejemplo. Los peronistas petroleros tienen disposición a aprobar la minería, pero no será a cambio de espejitos de colores, o de nada. De hecho, se sabe que Luque mantuvo un encuentro con representantes empresarios del sector a los que informó de las condiciones. Si se cumplen, muy probablemente habrá cuatro legisladores más para apoyar la minería. Además tiene que haber gestos políticos. Luque y sus legisladores no creen mucho en la capacidad de «Juani» Pais, el presidente de bloque de Chubut al Frente, para sacar adelante una ley tan compleja. Creen que el legislador «arcionista» patinará en los consensos, y querrán hablar directamente con el gobernador.

Las mayorias a favor y en contra...

...del proyecto minero que ingrese mañana serán cambiantes en función de los intereses y de la renta regional que deje la minería, admitiendo que la discusión «sí o no» estaría superada al menos en las capas razonablemente maduras de la sociedad, lo que incluye a los legisladores. O debería incluirlos, al menos. Lo mismo que a intendentes, cámaras, empresa, industria y comercio que han sido ilustrados en estos meses en los rasgos generales del proyecto, aunque no conozcan aún la letra fina. Por lo que cabría esperar novedades en estos días.
Lo que en el oficialismo resulta aún difícil de digerir, es la terca negativa de legisladores del madernismo en aprobar la zonificación minera, recurriendo a palabras extremas que hoy no ayudan a un debate maduro. De paso, es de muy mal gusto, y de pésimo sentido de la oportunidad, utilizar una frase de legitimidad probada en casos de abuso o de violación, como el «No es no...», aplicado a una actividad que es lícita en muchos países del mundo, y en casi todas las provincias argentinas, salvo Mendoza y Chubut, que han sido rehenes por años de leyes restrictivas que salieron producto del «apriete» antiminero.
Sin embargo y a pesar de las manifestaciones públicas, quienes impulsan la ley creen que contarán con el voto de Tirso Chiquichano. ¿Y Maderna? Nunca se conocen con claridad el juego del intendente de Trelew. Ha ido y venido con la minería. Conoce el tema en profundidad. Estaría a favor en determinadas condiciones pero teme por los reclamos y la licencia social. Pesa además, la «interna» panperonista. El gobierno nacional está decididamente jugado a la minería. Y Trelew pasa por momentos de pobreza, desempleo, y abandono de expectativas. ¿Es responsable decir ‘no’ a la minería? «Vamos a ver qué pasa cuando Nación deje de bajarle plata a la Municipalidad, o cuando Mariano recorte planes sociales que se ve que no los necesitan...», razonó con aspereza un dirigente peronista de los que apoyaría el proyecto minero del gobierno.
Menuda tarea le toca ahora al nuevo coordinador de gabinete de Trelew, Norberto Yauhar. La de explicarles a los legisladores del madernismo que deberían formar parte de un proyecto, que tienen un jefe político, y que no son libre pensadores colocados en una banca de la Legislatura provincial para bombardear al gobernador, algo que no hacen ni siquiera los radicales, ni el peronismo del Frente de Todos.

Lo importante, ahora...

...es que la discusión sea seria, madura, científica, y económica. Y que la política demuestre madurez y no se ponga permeable al mensaje plagado de mentiras sobre la «minería contaminante», latiguillo que ha sido usado durante casi dos décadas para asustar a pueblos enteros, en detrimento del desarrollo. A ver... bastaría cruzar la cordillera, para ver cómo tratan los chilenos las «colas» de cobre, que caben en la misma foto que las plantaciones de paltas sobre la montaña. Lo que hace falta ahora es racionalidad y perspectiva de futuro. Estará bien que el debate sea áspero, que la renta minera se ponga en debate, y que se piense en que los yacimientos funcionan de 15 a 30 años, los más longevos, por lo que habrá que sembrar proyectos para después y crear una política anticíclica. No sea que se apruebe la minería, y la renta se vaya por la alcantarilla de los «ñoquis», el Estado ineficiente, aumentos desorbitados, paritarias incumplibles, y miles de planes para seguir fomentando el pobrismo. 

No se puede pasar por alto...

...la llegada del ex ministro de Agricultura de la Nación, y es jefe de gabinete de Mario Das Neves, Norberto Yauhar, al gabinete de Trelew. Experto como pocos, aunque con muchos costos encima, Yauhar será un apoyo muy importante en la resolución de los conflictos permanentes que aparecen en una ciudad que se ha ido conurbanizando. Nos duele, pero Trelew se ha convertido en «La Matanza» de la Patagonia. El comercio y la industria se fueron empobreciendo, los jóvenes tratan de emigrar, los que vuelven no tienen horizonte más que trabajar en el Estado, con suerte, y hoy las «buenas noticias» pasan por la generación de empleo de baja calidad, o la entrega de tierras a organizaciones sociales para que produzcan algo que se pueda vender. Los pobres y los desempleados son cada vez más. Y así fueron creciendo el delito, la inseguridad en general, y el narcomenudeo. En unos años, la ciudad progresista y cuna cultura y política de la provincia, se transformó en un polirubro de todo por dos pesos. Basta ver cómo crecieron Madryn y Comodoro. La comparación es muy desventajosa.
Es cierto que el intendente Maderna ha hecho una convocatoria amplia a debatir el futuro y en eso Yauhar será útil. Hay que generar mesas de debate. De qué vamos a vivir. Cómo se hará para devolverle al Valle el perfil productivo. Le tocó a Yauhar años atrás ser uno de los promotores del Mercado Concentrador, devenido en feria de productos que se traen de afuera. Ahora tendrá que entrenar a funcionarios a que se debe trabajar con objetivos, y a que los «del centro» y los «del sur» de la ciudad no son un enemigo electoral, sino ciudadanos que producen buena parte de la poca riqueza que genera la ciudad.
Será Yauhar el que debe suturar las muchas grietas que existen en Trelew, para generar planes y proyectos junto a sindicatos, empresa, comerciantes, industriales, ONG y organizaciones sociales, y tender puentes con Nación para financiar el crecimiento. Porque no habrá otro dinero disponible. El trabajo es enorme, y a contramano de bastante de lo que se ha hecho hasta aquí. Pero si no se encara, Trelew seguirá cuesta abajo.
No están en el oficialismo local los únicos preocupados por el destino de la ciudad. Radicales, PRO, peronistas que no comulgan con Maderna, empiezan a rumiar un acuerdo para 2023. Con las mismas preocupaciones de Yauhar y Maderna. Lo que sería un buen punto de partida, para ir avanzando en acuerdos que no pueden esperar a las próximas elecciones.

 

La foto de la semana

  

La foto impresiona por sus múltiples significados. Es cierto que los ánimos están sensibles luego de la ola de usurpaciones y tomas en diversas provincias. Las tomas exacerban la grieta. En la semana que pasó, Maderna entregó lotes para cultivos a organizaciones sociales y grupos feministas. En el Valle, lo que sobra es tierra, y faltan planes productivos y créditos. ¿Pero cuánta gente hay que trabajó toda su vida y no pudo conseguir tierra más que para sus macetas? Es un tema de debate muy caliente. Por lo pronto, lo de Trelew resultó novedoso como forma de organizar la tierra, la producción y el trabajo. En el acto estuvieron Norberto Yauhar, que acababa de asumir y aparece en la otra imagen, y el comodorense Carlos Linares. Un acto con mucho contenido peronista. Por eso, ambas fotos componen nuestra sección de lo destacado de la semana.

 

Memoria selectiva... y peronista

La memoria selectiva aplicada por el peronismo de la provincia, muchas veces le permitió a algún candidato cautivar acompañamiento electoral de quien pudiera no estar muy al tanto de su historia. Pero en otras ocasiones, ha puesto a dirigentes en ridículo. Pretender no haber sido lo que se fue es una alquimia que pretenden ensayar a menudo en la clase política, pero muchas veces se queda en evidencia. 
En la oleada -en algunos casos oportunista- por ubicarse en el extremo opositor a cualquier posibilidad de un desarrollo minero, el Partido Justicialista de Esquel emitió un comunicado. Allí plantean sus miembros su sincera y respetable posición de rechazo al proyecto de zonificación que permita desarrollar la actividad minera en la Meseta chubutense. Y también desconocen, o quizás reniegan, de su propia historia reciente. 
«Estamos convencidos que la Meseta si no se desarrolla, no es por su topografía, sino que porque el poder político ha tomado la decisión hace muchos años de abandonarla para instalar la minería como única salida», señala el comunicado del Consejo de Localidad Justicialista de Esquel, obligándonos a hacer un repaso de ese «poder político» que señaló el peronismo esquelense. 
¿No gobierna el peronismo desde el 2003 la provincia del Chubut? Aunque puedan decir que no ha sido siempre el PJ, está claro que ha sido el peronismo con distintos sellos el que ha ido conduciendo los sucesivos gobiernos. Y si de dirigentes de Esquel se trata, ni más ni menos que Rafael Williams, ex presidente del partido, fue ministro de Gobierno; Ricardo Bestene estuvo al frente del Ministerio de Economía en la gestión de Martín Buzzi; también Alejandro Garzonio ocupó esa cartera. Por sumar algunos casos más, Juan Garitano y Carlos Mantegna, de Trevelin, también ocuparon cargos de decisión. Es solo un puñado de nombres, pero suficiente para evidenciar que también fueron parte del «poder político» que su mismo partido señala como responsables de «abandonar a la Meseta». 
Qué decir de los gobiernos nacionales de Néstor Carlos Kirchner, Cristina Fernández de Kirchner, y ahora de Alberto Fernández. Si han sido y son, en el caso del actual gobierno, impulsores enérgicos y convencidos de la necesidad de activar el desarrollo minero en Chubut. Por carácter transitivo, para el PJ de Esquel todos ellos son parte de la «clase política» que «abandonó la meseta» para «instalar la minería como única alternativa». También integraría ese eje del mal (siempre en base a lo comunicado por el peronismo de Esquel), el secretario de Minería de la Nación, Guillermo Hensel, un sanjuanino ferviente impulsor del proyecto de zonificación. 
«... el poder político ha tomado hace muchos años la decisión de abandonarla (a la meseta)», planteó aquel comunicado. Es decir que podríamos englobar a muchos más dentro del siniestro plan ingeniado con fines promineros. 
Cambiar de opinión muchas veces puede implicar la maduración de un pensamiento; desconocer lo que se fue y de lo que se formó parte, suele esconder oportunismo.

 

El sinsentido de prohibir el turismo 

Por estas horas, Chubut se acomoda como puede al «turismo comarcal» y de burbujas mientras llega el verano, otra de las fuentes de ingresos del comercio, la gastronomía, la hotelería, de las empresas de servicios y también de la provincia. Sin embargo, intendentes de distintas ciudades de Chubut que no han tenido ni un caso de coronavirus, se dan el lujo asiático de cerrar sus «fronteras» internas «prohibiendo» el turismo. Peor aún, hay lugares de Chubut donde no hubo ni un caso, pero tampoco ni un día de clases este año.
La Argentina ha sido un papelón, con gobernadores e intendentes que han abusado «manu militari» de las políticas sanitarias. El aislamiento de San Luis, Formosa, Santiago del Estero y el terrible caso de la nena Abigail, dan fe de ello. En Formosa hubo muertos cruzando el río Bermejo, de ciudadanos que trataban de volver a su provincia. Miles de varados hicieron intervenir a la Justicia. Sin embargo, pese a todas las previsiones medievales que se toman incluso en algunos lugares de Chubut, la Argentina tiene más muertos y más casos por millón de habitantes que Brasil, que mantiene todo abierto y funcionando respecto del turismo, como un país normal.

 

... Se dice que

...sigue sin entenderse el manejo de la cuarentena y la circulación en Chubut. Todas las limitaciones y la presentación de las tres burbujas para la circulación comarcal parecen «para la gilada», dijo un atento observador de la realidad provincial. Y su argumento principal fue la nueva visita del comodorense Carlos Linares a nuestra zona. 

...cómo es posible que muchas familias no pueden visitarse desde marzo y Linares visita el Valle como en aquellos tiempos de campaña electoral, y por supuesto acompañado de otras personas. Es sabido que un decreto presidencial permite la circulación a funcionarios públicos para desarrollar su actividad. ¿Estará Linares ocupando algún cargo que lo habilite?

...pero no sólo Linares estuvo en el Valle, donde participó de la asunción de Norberto Yauhar en la Municipalidad de Trelew. También el aún presidente del PJ provincial, Ricardo Mutio, hizo recorridas por Madryn y Puerto Pirámides. ¿La rosca política inmuniza? ¿Mutio también tendrá un cargo público que lo habilita a circular como no lo puede hacer el resto de los chubutenses?

...siguen los cabildeos para saber quién será el próximo presidente del peronismo. Llamó la atención una dura advertencia de la senadora nacional Nancy González. Se quejó y con razón del «peronismo machirulo». Muchachos... la foto... ¿Era necesaria?

...hubo buena cosecha de los radicales chubutenses de gira en Buenos Aires, donde Manuel Pagliaroni, Damián Biss, y Gustavo Menna estuvieron reunidos con Mario Negri, presidente del Interbloque de Juntos por el Cambio y del bloque de la UCR en la Cámara de Diputados de la Nación, y luego con Alfredo Cornejo, diputado nacional y presidente del Comité Nacional de la UCR.

...a su regreso los radicales se trajeron definiciones importantes. La UCR va a seguir en Juntos Por el Cambio, aún teniendo en cuenta que hoy el PRO tiene candidatos más «taquilleros». Los radicales tienen oferta presidencial, ya sea el propio Cornejo, el jujeño Gerardo Morales, o el cordobés Mario Negri. 

...saben que como en Chubut, habrá muchos radicales que no querrán aliarse de nuevo al PRO y a la Coalición Cívica (por ejemplo, el sector conducido por el ex senador Mario Cimadevilla), pero en el grueso del partido entienden que aquellos correligionarios «terminarán siendo funcionales al kirchnerismo».

Conectar
Crear cuenta