MENÚ
Cargando...

El Caleuche, una leyenda que cruzó la Cordillera

El Caleuche es un barco fantasma que navega solo de noche por los canales y fiordos del sur de Chile. Es una leyenda que tiene su origen en la Isla de Chiloé y que sus habitantes han transmitido de generación en generación y que muchos aseguran haber sido testigos de la presencia de este barco parecido a un velero del siglo XVIII que navega errante por el mar del sur de Chile.

La leyenda que es parte de la mitología chilota  ha cruzado la cordillera y en algunos libros o escritos sobre este barco, señalan que la presencia de El Caleuche, se ha hecho sentir también en la Patagonia argentina y hasta aseguran que los han visto surcar el atlántico sur en medio de la niebla que el mismo barco origina en forma misteriosa para que su presencia pase inadvertida.

Es muy probable que la fuerte emigración trasandina de los último 50 años haya sido la causante de tan pintoresca visión fantasmagórica. Chilenos residentes han traído a esta parte de la Patagonia argentina un trozo de la mitología de Chiloé, que sigue atrayendo la atención de las nuevas generaciones cuando las abuelas, por las noches cuentan con detalle la presencia del barco fantasma, cuyos tripulantes son marinos y pescadores que perdieron la vida en el mar y cuyos cuerpos que nunca encontraron, fueron llevados a bordo de El Caleuche, por otro ser mitológico, llamado La Pincoya, una mujer, especie de sirena, que también atrapa a los hombres desprevenidos que caminan por las orillas del mar.

Decíamos que El Caleuche es un barco fantasma, cuyo nombre mapuche proviene del mapuzungum que significa “transformar gente” debido a que los tripulantes de este barco son transformados en seres con una sola pierna, mientras que la otra pierna la llevan completamente doblada y pegada a la espalda. Hay una versión de quienes dicen que el barco mientras navega, hace sentir música como que se desarrollara una fiesta en cubierta y otros han escuchado hasta ruidos de cadenas. En todo caso, los marineros que aseguran haberlo visto, recomiendan quedarse quieto, sin hacer ruido, ni cantar porque al parecer la música que llevan, invitan a sumarse a la fiesta.

El capitán del barco es Millalobo, un brujo de mucho poder y a veces bondadoso con su tripulación, porque una vez al año, permite a los marineros, visitar a sus mujeres que dejaron viudas, para consolarlas y decirles que dejen de llorar porque se encuentran muy bien en El Caleuche. En esas visitas, le llevan regalos y dinero para un mejor pasar. Sin embargo, se cuenta que mas de algun marinero de El Caleuche se ha llevado la peor sorpresa de su vida cuando al visitar a su mujer, la encuentran en los brazos de otro amor...

El Caleuche está condenado a navegar eternamente y siempre aparece en distintos puntos del litoral chileno, aunque como dijimos en principio esta leyenda también aparece en las costas patagónicas, donde hay gente que tiene pacto con Millalobo, al facilitarle sus casas para fiestas que cada tres años realizan a cambio de proporcionarles riquezas y prosperidad en sus negocios.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

adopem49@gmail.com

El Caleuche, una leyenda que cruzó la Cordillera

El Caleuche es un barco fantasma que navega solo de noche por los canales y fiordos del sur de Chile. Es una leyenda que tiene su origen en la Isla de Chiloé y que sus habitantes han transmitido de generación en generación y que muchos aseguran haber sido testigos de la presencia de este barco parecido a un velero del siglo XVIII que navega errante por el mar del sur de Chile.

La leyenda que es parte de la mitología chilota  ha cruzado la cordillera y en algunos libros o escritos sobre este barco, señalan que la presencia de El Caleuche, se ha hecho sentir también en la Patagonia argentina y hasta aseguran que los han visto surcar el atlántico sur en medio de la niebla que el mismo barco origina en forma misteriosa para que su presencia pase inadvertida.

Es muy probable que la fuerte emigración trasandina de los último 50 años haya sido la causante de tan pintoresca visión fantasmagórica. Chilenos residentes han traído a esta parte de la Patagonia argentina un trozo de la mitología de Chiloé, que sigue atrayendo la atención de las nuevas generaciones cuando las abuelas, por las noches cuentan con detalle la presencia del barco fantasma, cuyos tripulantes son marinos y pescadores que perdieron la vida en el mar y cuyos cuerpos que nunca encontraron, fueron llevados a bordo de El Caleuche, por otro ser mitológico, llamado La Pincoya, una mujer, especie de sirena, que también atrapa a los hombres desprevenidos que caminan por las orillas del mar.

Decíamos que El Caleuche es un barco fantasma, cuyo nombre mapuche proviene del mapuzungum que significa “transformar gente” debido a que los tripulantes de este barco son transformados en seres con una sola pierna, mientras que la otra pierna la llevan completamente doblada y pegada a la espalda. Hay una versión de quienes dicen que el barco mientras navega, hace sentir música como que se desarrollara una fiesta en cubierta y otros han escuchado hasta ruidos de cadenas. En todo caso, los marineros que aseguran haberlo visto, recomiendan quedarse quieto, sin hacer ruido, ni cantar porque al parecer la música que llevan, invitan a sumarse a la fiesta.

El capitán del barco es Millalobo, un brujo de mucho poder y a veces bondadoso con su tripulación, porque una vez al año, permite a los marineros, visitar a sus mujeres que dejaron viudas, para consolarlas y decirles que dejen de llorar porque se encuentran muy bien en El Caleuche. En esas visitas, le llevan regalos y dinero para un mejor pasar. Sin embargo, se cuenta que mas de algun marinero de El Caleuche se ha llevado la peor sorpresa de su vida cuando al visitar a su mujer, la encuentran en los brazos de otro amor...

El Caleuche está condenado a navegar eternamente y siempre aparece en distintos puntos del litoral chileno, aunque como dijimos en principio esta leyenda también aparece en las costas patagónicas, donde hay gente que tiene pacto con Millalobo, al facilitarle sus casas para fiestas que cada tres años realizan a cambio de proporcionarles riquezas y prosperidad en sus negocios.

Conectar
Crear cuenta