MENÚ
Cargando...

De puño y letra: El PJ estalló y desparramó esquirlas a todos lados

El proyecto minero, y las diferencias de intereses atomizaron la legislatura. Hay un nuevo mapa, complejo de comprender. El problema mayor está en el peronismo, que obligará a Arcioni a gobernar con minoría legislativa.

Por REDACCIÓN CHUBUT

El peronismo de Chubut...

...se remueve en sus propias internas y va cambiando la piel, dejando jirones de vidas pasadas hace cinco minutos tras de sí. No lo hace en silencio. Las bombas estallan por todas partes, levantando muros internos difíciles de flanquear y que colocan varios interrogantes en el futuro inmediato, respecto de la minería, tanto como de las iniciativas del gobernador Arcioni que necesiten de la aprobación legislativa. Es raro, pero aunque el gobierno ha perdido a cuatro diputados que actuaban más bien como opositores, la atomización del peronismo le permitiría llegar a los 14 votos que necesita para determinadas leyes, excepto la zonificación minera.
Lo que ocurre en la Legislatura es el reflejo fiel de las divisiones del peronismo, que hoy está virtualmente explotado y soltando esquirlas por todos lados.
Para comprender lo que pasa hay que poner nombre y apellido a las situaciones.
Como se sabe, la ley minera tiene la oposición cada vez más clara de amplios sectores del peronismo, encabezado por Carlos Linares, presidente del PJ cuya misión más importante este año es llegar al Senado de la Nación a como dé lugar, incluso llevando a la madernista de Trelew Lorena Alcalá como compañera de fórmula. A la postura antiminera «flexible» de Linares -enseguida explicaremos por qué- se suman Juan Pablo Luque y Gustavo Mac Karthy, que dicen no ser anti mineros, sino sólo estar en contra del actual proyecto de zonificación porque a su criterio no deja suficiente renta a la provincia. La irrupción del empresario comodorense Cristóbal López con una solicitada de tenor similar el día en que se votaba el proyecto, contribuyó a la confusión general de un peronismo que no es esencialmente antiminero, sino que lo es en función de los intereses electorales, sectoriales, o incluso personales de los distintos grupos o sectores que lo componen.

La postura de Linares...

...ex intendente de Comodoro, merece un párrafo. El presidente del PJ, lejos de aportar serenidad desde la conducción del peronismo, o de buscar unificar posiciones, ha decidido en tres meses explotar todo, en sus embates ciegos contra Mariano Arcioni, Ricardo Sastre y Carlos Eliceche. Al punto de sugerir en un posteo muy desafortunado que en Rawson corrían coimas en dólares para aprobar la minería. Es interpretativo, no es textual. Pero habría alcanzado para que un fiscal lo llamase a declarar y pedirle a Linares las precisiones que su publicación en Twitter indicaría tener. 
En política, hay lugares de los que no se puede volver. Uno de ellos es acusar a sus propios compañeros de sobornos. En esta contienda, Linares se ha restado para siempre cualquier eventual apoyo del peronismo madrynense en una carrera de senador. 
El resultado de todo esto es que el voto de la minería partió a todos los bloques legislativos, tal como están concebidos los partidos políticos y frentes hoy en Chubut.
Las noticias más frescas son el éxodo de Carlos Eliceche -ahora vice segundo de la Legislatura- del bloque peronista, y el de los tres madernistas y de Rossana Artero rumbo al peronismo. El destrato de la conducción del PJ, especialmente de Linares, a Eliceche ha sido de tal magnitud, que el ex intendente de Madryn decidió partir a un bloque unipersonal. Ello no implica que dejará de ser peronista «De Néstor, Cristina y Alberto», ni que se va a ir a su casa. Los que conocen el peronismo chubutense saben que cada vez que alguien intentó mandar a cuarteles de invierno a Eliceche, le ha ido mal. El legislador se va a poner a armar y rearmar todo cuanto tenga suelto en el peronismo provincial, y saldrá con la ambulancia a recoger heridos. No será difícil. Linares está dejando un verdadero desastre y en pocos meses el peronismo será Kosovo. De hecho, tanto en el gobierno como en la UCR creen que sería un «gran negocio político» que Linares sea el candidato a senador del PJ y que «siga hablando». 

El mayor silencio...

...respecto del pase de legisladores viene del lado del siempre difícil de descifrar Adrián Maderna. El intendente, cuando le preguntan, asegura que «siempre» se habló del regreso al peronismo, y de trabajar en conjunto con el PJ, y que el corrimiento de los legisladores que llegaron con Arcioni y con él mismo en la boleta, a la Legislatura, obedecería a ese «regreso a las fuentes». De hecho, Maderna habría comentado que no se reunió con los legisladores, ni hubo cartas comunicando la nueva situación -advertida por Linares- ni -mucho menos- se registró una ruptura con el gobernador Mariano Arcioni, uno de los que está preguntando «qué va a hacer Adrián».
Como sea, entre Linares y Luque, con la participación del asesor de la Casa Rosada Julián Leunda, el ex diputado Alfredo Di Filippo y el propio Maderna, habrían logrado la conscripción de Tirso Chiquichano, Leila Lloyd Jones (malherida tras haber sido corrida de la conducción parlamentaria), José «Chico Espina» Giménez, y la ex intendenta de Rawson Rossana Artero. Ahora, nadie tiene los dos tercios de los votos (mayoría especial para casi todo), y los 14 votos para cualquier ley -menos la minera, está claro- serán más fáciles de conseguir, con el bloque radical de dos legisladores como árbitros de casi todo.
Quedan incógnitas por despejar, como en las ecuaciones matemáticas. Mac Karthy y el Frente Peronista actúan de aliados de Juan Pablo Luque y de Nancy González. Linares se mueve con Luque en algunas cosas, y en otras no. Luque no lo reconocería a Linares ni a Maderna como de «su palo», pero hilvanó el pase del año de cuatro legisladores, justamente con ellos. Ahora bien, los madernistas y los de Mac Karthy son como el agua y el aceite. ¿Apoyará el FP a Linares, si como dicen intentaría llevar de candidata a la senadora madernista Lorena Alcalá? Difícil.

Finalmente, el asunto es que...

...la oposición a la minería no resulta dogmática salvo para el grupito de anarquistas que «alimentados» y fogoneados por sectores del peronismo boicotearon la sesión que estaba destinada a aprobar la zonificación minera, y que a último momento registró la deserción de un par de legisladoras y un legislador del supuesto oficialismo.
La ultra izquierda, el terrorismo ambiental, el anarquismo, se van a oponer siempre a la minería. Y para el peronismo es una cuestión de oportunidad. Es «no» así, «no» para Arcioni, y «no» para el esquema de regalías propuesto que afectará al yacimiento Navidad, propiedad de la firma Pan American Silver. Entonces, lo que hay, es un «tira y afloje» que tiene que ver con intereses personales y sectoriales de cada quien. Muchos apuestan a convertir a la minería en un tema electoral. Otros, piensan en el reparto de la renta minera.
Las esquirlas de la implosión peronista llegaron a Fontana 50. No les molesta tanto la deserción de los madernistas, que -de última- blanquearon una situación que ya ocurría de hecho y que fue muy evidente a la hora de refinanciar la deuda de la provincia meses atrás, como el «aporte» a grupos antimineros que pusieron en riesgo a legisladores, más los cortes de ruta, más las amenazas a legisladores, que ocurrieron con complicidad de parte del peronismo. «Se ha visto una miseria humana como nunca antes hemos registrado en la política» dicen en el gobierno, muy probablemente reflejando el pensamiento íntimo de Arcioni.
¿Cómo se sigue?

Antes de intentar adivinar...

...la próxima jugada, hay que hacer control de daños de la fallida sesión y de los cruces de legisladores de un lado a otro, más las fuertes acusaciones que se han estado cruzando dirigentes, sindicalistas, y hasta empresarios. En todo este berenjenal, Arcioni sólo puede ganar. Empezó las clases, puso más de 9.000 millones de pesos en la calle en diez días moviendo el consumo, y empieza a pensar en que su frente podrá tener candidatos competitivos ante un peronismo que aleja a la clase media chubutense, tanto como a los gremios que viven del trabajo real y de la producción.
Tal vez, todos estos enfrentamientos resulten más lesivos y trabajosos para Ricardo Sastre. Está recién regresado al peronismo, y se proyecta con la perspectiva de encabezar una fórmula a la gobernación en 2023. Pero Linares no ha parado de fustigarlo incluso en tono francamente grosero, acusando al «mellizo» y a Arcioni de todo tipo de chicanas para aprobar la minería. El peronismo de Comodoro no está decidido a tenderle un camino de rosas a Sastre ni para este año, ni para 2023.
Puede que el principal interrogante ahora sea si este peronismo fraccionado, loteado por intereses que van de lo personal a lo económico, pero cuyas diferencias no pasan por un proyecto de provincia, o de país, resulta útil a los chubutenses. Seguro que si el peronismo decide abrazarse nuevamente a modos de hacer política vetustos, clientelares, e interesados muy probablemente les irá mal en las urnas como ya ocurrió en 2017. Mal harían dirigentes menos contaminados pero con mucho poder, por ejemplo el propio Luque, en «pegarse» a un peronismo jurásico cuya explosión está dejando secuelas por todos lados, al punto de transformarse en un crucigrama político de difícil comprensión.
No hay caso. La muerte de Das Neves dejó un liderazgo sin ocupar -aun cuando el fallecido gobernador enfrentó al peronismo-. Y la silla vacante pesa más que la camiseta número 10 de la selección. Por eso, los que la están probando no pueden acertar ni un pase, ni un gol. La crisis del peronismo es la que alimenta esperanzas impensadas meses atrás, tanto de Arcioni como de la UCR, de lograr este año un triunfo electoral resonante, ante un peronismo que como tal, cumplirá diez años sin ganar elecciones: Perdieron con Buzzi en 2011, con Das Neves en 2013, 2015 y 2017, y con Arcioni en 2019.

 

Foto de la semana

Otra vez, la violencia irracional, la intolerancia de sectores minoritarios acicateados por algunos dirigentes con poder y con intereses diversos, lograron generar un clima de inseguridad alrededor de la Legislatura. Hubo amenazas a diputados, a algunos los fueron a «apretar» a sus domicilios, incluso. Fue la imagen de un modo de hacer política que atrasa cien años, o más, y que nos perfila como una comunidad con poca civilidad política. Por supuesto, no hubo sesión. Un papelón. El corte de ruta derivado de este modo de apriete a los representantes votados por los chubutenses, es nuestra foto de la semana.

 

La receta electoral que se cocina lejos

«Esta atomización legislativa es debido a la falta de objetivos claros», esgrimió un protagonista de la política en la provincia -desde hace varios años- y que conoce desde adentro del peronismo chubutense y sus vaivenes. Le atribuyó la ruptura formal de los diputados madernistas y la ex intendenta Artero con el Gobierno, a un supuesto incumplimiento de todos los acuerdos previos (un argumento similar se escucha desde Casa de Gobierno en Rawson). Pero dejó en claro que, aunque existe una intención de unir fuerzas desde el parlamento provincial con el bloque justicialista, todavía es parte de la transición para el regreso a las filas partidarias de aquellos que eligieron la lista de Mariano Arcioni para llegar a sus bancas. 
Apenas publicada por EL CHUBUT la ruptura de los diputados madernistas con el oficialismo, empezaron a sonar los teléfonos requiriendo explicaciones a los protagonistas. Y aunque desde el palacio municipal de Trelew ensayaron excusas de desentendimiento, en otros oídos confesaban que todo estuvo consensuado con Carlos Linares y otros referentes que buscan consolidar un peronismo con posibilidades electorales en 2023 (en las legislativas 2021, antes). Además, el propio Linares no dejó espacio para especulaciones al sostener al día siguiente, también por éste diario, que «tenemos una alianza estratégica con el bloque que se va a conformar de los diputados madernistas». Hay quienes sugieren mirar con atención en Trelew a una posible compañera de lista del comodorense para la senaduría. 
En breve se espera una reunión de la Mesa de Conducción del PJ Chubut. Allí hay nombres con peso como el de Nancy González, también está el intendente de Dolavon, Dante Bowen, y el madernismo no pasa por alto que una de las vicepresidentas es Florencia Papaiani. Y es que el Frente Peronista ha dado muestras de que no regalará espacios a los que volvieron después de haber sido candidatos en alianza con el Chusoto o el posterior Chubut al Frente. 
El madernismo quiere garantizar institucionalidad en la ciudad para llegar al 2023 con paz social en un contexto a sabiendas difícil. Por eso «hay que armar en el pueblo sin que el resto se enoje», sintetizó uno de los estrategas que habla a diario con el Intendente de Trelew. 
Y el peronismo con sello partidario no digiere que el Gobierno digite la agenda legislativa con temas como el proyecto minero o el envío de pliegos para cubrir vacantes en el Superior Tribunal de Justicia. Son temas de alto voltaje político en un año electoral y expone posicionamientos inevitables de distintos sectores, analizan. «La unidad del peronismo no puede ser en el marco de dos temas, hay que abstraerse de eso», planteó un armador de mil batallas en el PJ vernáculo. 
A todo esto, los cruces públicos y con munición gruesa entre Ricardo Sastre y Carlos Linares obligan a posicionamientos de distintos actores. El vicegobernador se reafilió recientemente al partido justicialista y es un «candidateable» con grandes posibilidades. Pero los puristas interpretan como inconductas cualquier discrepancia y propician sanciones, mientras que otros son más laxos aunque reconocen que «no se pueden firmar indultos cada 24 horas». 
También a Linares le pasan factura desde adentro, sobre todo haciéndole saber que no puede plantear en público opiniones personales en nombre del partido. 
En el peronismo de Chubut hay mucho ruido, mientras desde el Instituto Patria ya tienen preferencias para el armado de listas. Ya pasó antes y no debería sorprender que las disputas hacia dentro de la provincia, no tengan ninguna importancia al momento de definir candidatos al Congreso. Mientras acá discuten, a 1.500 kilómetros les cocinan la receta. 

 

Se dice que...

...de acuerdo a testigos, hubo una fuerte conversación telefónica entre el vicegobernador Ricardo Sastre y alguno de los que operó duro contra la zonificación minera. Mal clima en la política.

...el diputado Angel Tirso Chiquichano estaba listo para votar la zonificación minera la semana pasada. Pero hubo una gestión para frenar ese voto del único diputado leal que le habría quedado a Adrián Maderna. Igual, para no quedar mal, el legislador habría enviado un mensaje a un despacho clave de Fontana 50. «Me piden que retire el voto...»

...fue muy entretenida la «rosca» para resolver las autoridades de cámara en la Legislatura. El PJ encabezado por el intendente de Comodoro Juan Pablo Luque y el de Trelew Adrián Maderna, se puso al frente de una operación que buscaba quedarse con el manejo de la Legislatura, colocando a Leila Lloyd Jones y Carlos Mantegna en las vicepresidencias de la cámara.

...ambos dirigentes habrían hablado con sectores sindicales que tienen diputados, con legisladores y referentes de distintos espacios del oficialismo y la oposición. Pero perdieron 17 a 9 con un «armado» del oficialismo con Juani Pais, Ricardo Sastre, el gremio de petroleros, comercio y el radicalismo. Así, quedó como vicepresidente primero Roddy Ingram en lugar de la ¿ex? madernista Leila Lloyd Jones, y Carlos Eliceche como vice segundo a pesar de la oposición del PJ.

...igual Luque tuvo su «revancha» al manotear cuatro diputados del madernismo más Rossana Artero, en arduas conversaciones en las que intervinieron los legisladores, el asesor nacional Julián Leunda, y el experimentado Alfredo «Peludo» Di Filippo, quien la habría arrimado Artero a este nuevo bloque de cuatro peronistas. Ahora, el peronismo «de Comodoro», por ponerle un nombre, maneja dos bloques justicialistas. Uno de seis, y otro de cuatro diputados.

...el intendente Adrián Maderna habría «facturado» muy bien el «pase» de Tirso Chiquichano a este nuevo bloque que trabajará para el peronismo. Vienen para la ciudad viviendas del Plan Hábitat. Todo suma. «Si Adrián hace buena letra, le van a ir ‘bajando’ este tipo de cosas», dicen en el PJ.

...cerrando el capítulo «post sesión fallida» hay que decir que el gobernador Arcioni tiene esperanzas aún de conseguir la zonificación minera. ¿Modificará el proyecto para conseguir el apoyo por lo menos de Luque?

...los radicales calientan motores para hacer su convención provincial, pero dependen del ministerio de Salud de la Provincia. Han pedido reunir a unas 150 personas con distancia social, tapabocas y protocolo, pero el que decide ahora es el ministro Fabián Puratich.

...estaría muy caliente una creciente interna entre el coordinador del gabinete de Trelew, Norberto Yauhar, y el secretario de Gobierno, Federico Ruffa. Independientemente de quien podría tener razón o no, tal vez Ruffa debería ingerir unos cuantos hectolitros de sopa al año, antes de enfrentar a un experimentado como Yauhar en una «rosca». No sabe dónde se ha metido.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

De puño y letra: El PJ estalló y desparramó esquirlas a todos lados

El proyecto minero, y las diferencias de intereses atomizaron la legislatura. Hay un nuevo mapa, complejo de comprender. El problema mayor está en el peronismo, que obligará a Arcioni a gobernar con minoría legislativa.

Foto de la semana

El peronismo de Chubut...

...se remueve en sus propias internas y va cambiando la piel, dejando jirones de vidas pasadas hace cinco minutos tras de sí. No lo hace en silencio. Las bombas estallan por todas partes, levantando muros internos difíciles de flanquear y que colocan varios interrogantes en el futuro inmediato, respecto de la minería, tanto como de las iniciativas del gobernador Arcioni que necesiten de la aprobación legislativa. Es raro, pero aunque el gobierno ha perdido a cuatro diputados que actuaban más bien como opositores, la atomización del peronismo le permitiría llegar a los 14 votos que necesita para determinadas leyes, excepto la zonificación minera.
Lo que ocurre en la Legislatura es el reflejo fiel de las divisiones del peronismo, que hoy está virtualmente explotado y soltando esquirlas por todos lados.
Para comprender lo que pasa hay que poner nombre y apellido a las situaciones.
Como se sabe, la ley minera tiene la oposición cada vez más clara de amplios sectores del peronismo, encabezado por Carlos Linares, presidente del PJ cuya misión más importante este año es llegar al Senado de la Nación a como dé lugar, incluso llevando a la madernista de Trelew Lorena Alcalá como compañera de fórmula. A la postura antiminera «flexible» de Linares -enseguida explicaremos por qué- se suman Juan Pablo Luque y Gustavo Mac Karthy, que dicen no ser anti mineros, sino sólo estar en contra del actual proyecto de zonificación porque a su criterio no deja suficiente renta a la provincia. La irrupción del empresario comodorense Cristóbal López con una solicitada de tenor similar el día en que se votaba el proyecto, contribuyó a la confusión general de un peronismo que no es esencialmente antiminero, sino que lo es en función de los intereses electorales, sectoriales, o incluso personales de los distintos grupos o sectores que lo componen.

La postura de Linares...

...ex intendente de Comodoro, merece un párrafo. El presidente del PJ, lejos de aportar serenidad desde la conducción del peronismo, o de buscar unificar posiciones, ha decidido en tres meses explotar todo, en sus embates ciegos contra Mariano Arcioni, Ricardo Sastre y Carlos Eliceche. Al punto de sugerir en un posteo muy desafortunado que en Rawson corrían coimas en dólares para aprobar la minería. Es interpretativo, no es textual. Pero habría alcanzado para que un fiscal lo llamase a declarar y pedirle a Linares las precisiones que su publicación en Twitter indicaría tener. 
En política, hay lugares de los que no se puede volver. Uno de ellos es acusar a sus propios compañeros de sobornos. En esta contienda, Linares se ha restado para siempre cualquier eventual apoyo del peronismo madrynense en una carrera de senador. 
El resultado de todo esto es que el voto de la minería partió a todos los bloques legislativos, tal como están concebidos los partidos políticos y frentes hoy en Chubut.
Las noticias más frescas son el éxodo de Carlos Eliceche -ahora vice segundo de la Legislatura- del bloque peronista, y el de los tres madernistas y de Rossana Artero rumbo al peronismo. El destrato de la conducción del PJ, especialmente de Linares, a Eliceche ha sido de tal magnitud, que el ex intendente de Madryn decidió partir a un bloque unipersonal. Ello no implica que dejará de ser peronista «De Néstor, Cristina y Alberto», ni que se va a ir a su casa. Los que conocen el peronismo chubutense saben que cada vez que alguien intentó mandar a cuarteles de invierno a Eliceche, le ha ido mal. El legislador se va a poner a armar y rearmar todo cuanto tenga suelto en el peronismo provincial, y saldrá con la ambulancia a recoger heridos. No será difícil. Linares está dejando un verdadero desastre y en pocos meses el peronismo será Kosovo. De hecho, tanto en el gobierno como en la UCR creen que sería un «gran negocio político» que Linares sea el candidato a senador del PJ y que «siga hablando». 

El mayor silencio...

...respecto del pase de legisladores viene del lado del siempre difícil de descifrar Adrián Maderna. El intendente, cuando le preguntan, asegura que «siempre» se habló del regreso al peronismo, y de trabajar en conjunto con el PJ, y que el corrimiento de los legisladores que llegaron con Arcioni y con él mismo en la boleta, a la Legislatura, obedecería a ese «regreso a las fuentes». De hecho, Maderna habría comentado que no se reunió con los legisladores, ni hubo cartas comunicando la nueva situación -advertida por Linares- ni -mucho menos- se registró una ruptura con el gobernador Mariano Arcioni, uno de los que está preguntando «qué va a hacer Adrián».
Como sea, entre Linares y Luque, con la participación del asesor de la Casa Rosada Julián Leunda, el ex diputado Alfredo Di Filippo y el propio Maderna, habrían logrado la conscripción de Tirso Chiquichano, Leila Lloyd Jones (malherida tras haber sido corrida de la conducción parlamentaria), José «Chico Espina» Giménez, y la ex intendenta de Rawson Rossana Artero. Ahora, nadie tiene los dos tercios de los votos (mayoría especial para casi todo), y los 14 votos para cualquier ley -menos la minera, está claro- serán más fáciles de conseguir, con el bloque radical de dos legisladores como árbitros de casi todo.
Quedan incógnitas por despejar, como en las ecuaciones matemáticas. Mac Karthy y el Frente Peronista actúan de aliados de Juan Pablo Luque y de Nancy González. Linares se mueve con Luque en algunas cosas, y en otras no. Luque no lo reconocería a Linares ni a Maderna como de «su palo», pero hilvanó el pase del año de cuatro legisladores, justamente con ellos. Ahora bien, los madernistas y los de Mac Karthy son como el agua y el aceite. ¿Apoyará el FP a Linares, si como dicen intentaría llevar de candidata a la senadora madernista Lorena Alcalá? Difícil.

Finalmente, el asunto es que...

...la oposición a la minería no resulta dogmática salvo para el grupito de anarquistas que «alimentados» y fogoneados por sectores del peronismo boicotearon la sesión que estaba destinada a aprobar la zonificación minera, y que a último momento registró la deserción de un par de legisladoras y un legislador del supuesto oficialismo.
La ultra izquierda, el terrorismo ambiental, el anarquismo, se van a oponer siempre a la minería. Y para el peronismo es una cuestión de oportunidad. Es «no» así, «no» para Arcioni, y «no» para el esquema de regalías propuesto que afectará al yacimiento Navidad, propiedad de la firma Pan American Silver. Entonces, lo que hay, es un «tira y afloje» que tiene que ver con intereses personales y sectoriales de cada quien. Muchos apuestan a convertir a la minería en un tema electoral. Otros, piensan en el reparto de la renta minera.
Las esquirlas de la implosión peronista llegaron a Fontana 50. No les molesta tanto la deserción de los madernistas, que -de última- blanquearon una situación que ya ocurría de hecho y que fue muy evidente a la hora de refinanciar la deuda de la provincia meses atrás, como el «aporte» a grupos antimineros que pusieron en riesgo a legisladores, más los cortes de ruta, más las amenazas a legisladores, que ocurrieron con complicidad de parte del peronismo. «Se ha visto una miseria humana como nunca antes hemos registrado en la política» dicen en el gobierno, muy probablemente reflejando el pensamiento íntimo de Arcioni.
¿Cómo se sigue?

Antes de intentar adivinar...

...la próxima jugada, hay que hacer control de daños de la fallida sesión y de los cruces de legisladores de un lado a otro, más las fuertes acusaciones que se han estado cruzando dirigentes, sindicalistas, y hasta empresarios. En todo este berenjenal, Arcioni sólo puede ganar. Empezó las clases, puso más de 9.000 millones de pesos en la calle en diez días moviendo el consumo, y empieza a pensar en que su frente podrá tener candidatos competitivos ante un peronismo que aleja a la clase media chubutense, tanto como a los gremios que viven del trabajo real y de la producción.
Tal vez, todos estos enfrentamientos resulten más lesivos y trabajosos para Ricardo Sastre. Está recién regresado al peronismo, y se proyecta con la perspectiva de encabezar una fórmula a la gobernación en 2023. Pero Linares no ha parado de fustigarlo incluso en tono francamente grosero, acusando al «mellizo» y a Arcioni de todo tipo de chicanas para aprobar la minería. El peronismo de Comodoro no está decidido a tenderle un camino de rosas a Sastre ni para este año, ni para 2023.
Puede que el principal interrogante ahora sea si este peronismo fraccionado, loteado por intereses que van de lo personal a lo económico, pero cuyas diferencias no pasan por un proyecto de provincia, o de país, resulta útil a los chubutenses. Seguro que si el peronismo decide abrazarse nuevamente a modos de hacer política vetustos, clientelares, e interesados muy probablemente les irá mal en las urnas como ya ocurrió en 2017. Mal harían dirigentes menos contaminados pero con mucho poder, por ejemplo el propio Luque, en «pegarse» a un peronismo jurásico cuya explosión está dejando secuelas por todos lados, al punto de transformarse en un crucigrama político de difícil comprensión.
No hay caso. La muerte de Das Neves dejó un liderazgo sin ocupar -aun cuando el fallecido gobernador enfrentó al peronismo-. Y la silla vacante pesa más que la camiseta número 10 de la selección. Por eso, los que la están probando no pueden acertar ni un pase, ni un gol. La crisis del peronismo es la que alimenta esperanzas impensadas meses atrás, tanto de Arcioni como de la UCR, de lograr este año un triunfo electoral resonante, ante un peronismo que como tal, cumplirá diez años sin ganar elecciones: Perdieron con Buzzi en 2011, con Das Neves en 2013, 2015 y 2017, y con Arcioni en 2019.

 

Foto de la semana

Otra vez, la violencia irracional, la intolerancia de sectores minoritarios acicateados por algunos dirigentes con poder y con intereses diversos, lograron generar un clima de inseguridad alrededor de la Legislatura. Hubo amenazas a diputados, a algunos los fueron a «apretar» a sus domicilios, incluso. Fue la imagen de un modo de hacer política que atrasa cien años, o más, y que nos perfila como una comunidad con poca civilidad política. Por supuesto, no hubo sesión. Un papelón. El corte de ruta derivado de este modo de apriete a los representantes votados por los chubutenses, es nuestra foto de la semana.

 

La receta electoral que se cocina lejos

«Esta atomización legislativa es debido a la falta de objetivos claros», esgrimió un protagonista de la política en la provincia -desde hace varios años- y que conoce desde adentro del peronismo chubutense y sus vaivenes. Le atribuyó la ruptura formal de los diputados madernistas y la ex intendenta Artero con el Gobierno, a un supuesto incumplimiento de todos los acuerdos previos (un argumento similar se escucha desde Casa de Gobierno en Rawson). Pero dejó en claro que, aunque existe una intención de unir fuerzas desde el parlamento provincial con el bloque justicialista, todavía es parte de la transición para el regreso a las filas partidarias de aquellos que eligieron la lista de Mariano Arcioni para llegar a sus bancas. 
Apenas publicada por EL CHUBUT la ruptura de los diputados madernistas con el oficialismo, empezaron a sonar los teléfonos requiriendo explicaciones a los protagonistas. Y aunque desde el palacio municipal de Trelew ensayaron excusas de desentendimiento, en otros oídos confesaban que todo estuvo consensuado con Carlos Linares y otros referentes que buscan consolidar un peronismo con posibilidades electorales en 2023 (en las legislativas 2021, antes). Además, el propio Linares no dejó espacio para especulaciones al sostener al día siguiente, también por éste diario, que «tenemos una alianza estratégica con el bloque que se va a conformar de los diputados madernistas». Hay quienes sugieren mirar con atención en Trelew a una posible compañera de lista del comodorense para la senaduría. 
En breve se espera una reunión de la Mesa de Conducción del PJ Chubut. Allí hay nombres con peso como el de Nancy González, también está el intendente de Dolavon, Dante Bowen, y el madernismo no pasa por alto que una de las vicepresidentas es Florencia Papaiani. Y es que el Frente Peronista ha dado muestras de que no regalará espacios a los que volvieron después de haber sido candidatos en alianza con el Chusoto o el posterior Chubut al Frente. 
El madernismo quiere garantizar institucionalidad en la ciudad para llegar al 2023 con paz social en un contexto a sabiendas difícil. Por eso «hay que armar en el pueblo sin que el resto se enoje», sintetizó uno de los estrategas que habla a diario con el Intendente de Trelew. 
Y el peronismo con sello partidario no digiere que el Gobierno digite la agenda legislativa con temas como el proyecto minero o el envío de pliegos para cubrir vacantes en el Superior Tribunal de Justicia. Son temas de alto voltaje político en un año electoral y expone posicionamientos inevitables de distintos sectores, analizan. «La unidad del peronismo no puede ser en el marco de dos temas, hay que abstraerse de eso», planteó un armador de mil batallas en el PJ vernáculo. 
A todo esto, los cruces públicos y con munición gruesa entre Ricardo Sastre y Carlos Linares obligan a posicionamientos de distintos actores. El vicegobernador se reafilió recientemente al partido justicialista y es un «candidateable» con grandes posibilidades. Pero los puristas interpretan como inconductas cualquier discrepancia y propician sanciones, mientras que otros son más laxos aunque reconocen que «no se pueden firmar indultos cada 24 horas». 
También a Linares le pasan factura desde adentro, sobre todo haciéndole saber que no puede plantear en público opiniones personales en nombre del partido. 
En el peronismo de Chubut hay mucho ruido, mientras desde el Instituto Patria ya tienen preferencias para el armado de listas. Ya pasó antes y no debería sorprender que las disputas hacia dentro de la provincia, no tengan ninguna importancia al momento de definir candidatos al Congreso. Mientras acá discuten, a 1.500 kilómetros les cocinan la receta. 

 

Se dice que...

...de acuerdo a testigos, hubo una fuerte conversación telefónica entre el vicegobernador Ricardo Sastre y alguno de los que operó duro contra la zonificación minera. Mal clima en la política.

...el diputado Angel Tirso Chiquichano estaba listo para votar la zonificación minera la semana pasada. Pero hubo una gestión para frenar ese voto del único diputado leal que le habría quedado a Adrián Maderna. Igual, para no quedar mal, el legislador habría enviado un mensaje a un despacho clave de Fontana 50. «Me piden que retire el voto...»

...fue muy entretenida la «rosca» para resolver las autoridades de cámara en la Legislatura. El PJ encabezado por el intendente de Comodoro Juan Pablo Luque y el de Trelew Adrián Maderna, se puso al frente de una operación que buscaba quedarse con el manejo de la Legislatura, colocando a Leila Lloyd Jones y Carlos Mantegna en las vicepresidencias de la cámara.

...ambos dirigentes habrían hablado con sectores sindicales que tienen diputados, con legisladores y referentes de distintos espacios del oficialismo y la oposición. Pero perdieron 17 a 9 con un «armado» del oficialismo con Juani Pais, Ricardo Sastre, el gremio de petroleros, comercio y el radicalismo. Así, quedó como vicepresidente primero Roddy Ingram en lugar de la ¿ex? madernista Leila Lloyd Jones, y Carlos Eliceche como vice segundo a pesar de la oposición del PJ.

...igual Luque tuvo su «revancha» al manotear cuatro diputados del madernismo más Rossana Artero, en arduas conversaciones en las que intervinieron los legisladores, el asesor nacional Julián Leunda, y el experimentado Alfredo «Peludo» Di Filippo, quien la habría arrimado Artero a este nuevo bloque de cuatro peronistas. Ahora, el peronismo «de Comodoro», por ponerle un nombre, maneja dos bloques justicialistas. Uno de seis, y otro de cuatro diputados.

...el intendente Adrián Maderna habría «facturado» muy bien el «pase» de Tirso Chiquichano a este nuevo bloque que trabajará para el peronismo. Vienen para la ciudad viviendas del Plan Hábitat. Todo suma. «Si Adrián hace buena letra, le van a ir ‘bajando’ este tipo de cosas», dicen en el PJ.

...cerrando el capítulo «post sesión fallida» hay que decir que el gobernador Arcioni tiene esperanzas aún de conseguir la zonificación minera. ¿Modificará el proyecto para conseguir el apoyo por lo menos de Luque?

...los radicales calientan motores para hacer su convención provincial, pero dependen del ministerio de Salud de la Provincia. Han pedido reunir a unas 150 personas con distancia social, tapabocas y protocolo, pero el que decide ahora es el ministro Fabián Puratich.

...estaría muy caliente una creciente interna entre el coordinador del gabinete de Trelew, Norberto Yauhar, y el secretario de Gobierno, Federico Ruffa. Independientemente de quien podría tener razón o no, tal vez Ruffa debería ingerir unos cuantos hectolitros de sopa al año, antes de enfrentar a un experimentado como Yauhar en una «rosca». No sabe dónde se ha metido.

Conectar
Crear cuenta