MENÚ
Cargando...

Las damas rosadas y su trabajo solidario

El voluntariado Damas Rosadas se replican en distintas partes del país y Puerto Madryn no es la excepción ya que, en la ciudad, también existe este grupo de vecinas solidarias comprometidas en el acompañamiento a la comunidad hospitalaria.

En 1959, a pedido del joven médico e intendente de San Isidro, Melchor Posse, quien junto a Monseñor Aguirre, obispo de la zona, juntaron en su parroquia a un grupo de señoras con la finalidad de acompañar a la gente que llegaba a la puerta del Hospital Central de San Isidro. Una de ellas, Eloisa Casal, que tenía una visión de trabajo e ideas a largo plazo, propone como lugar de encuentro su casa y empieza a invitar a sus amigas y conocidas.

 

El objetivo de esta organización es mejorar y ampliar la tarea que se desarrollan en el ámbito de salud, cubriendo mayores necesidades asistenciales, como así también formar y capacitar a las voluntarias para optimizar su trabajo.

 

Madryn también cuenta con un grupo de Damas Rosadas que colaboran con las distintas necesidades del nosocomio.

 

A pesar del difícil año que se vivió en el 2020 con la pandemia del Covid 19, el voluntariado Damas Rosadas del Hospital Isola de Madryn, continuó trabajando para las diferentes áreas del Hospital Isola.

 

La nueva comisión directiva asumió el 3 de enero del año pasado y debieron reinventarse con motivo de la grave situación sanitaria que transcurre en el mundo, motivo por el cual las campañas comenzaron a prueba y error porque al asumir las nuevas autoridades no sabían bien cómo funcionaba todo.

 

En ese sentido, la coordinadora de las Damas Rosadas, Nora Barbini, explicó que como ella tenía los contactos de los jefes de los sectores del hospital, comenzaron a preguntar qué es lo que más se necesitaba y así poder hacerles llegar los insumos.

 

CAMPAÑAS

Cabe resaltar que el voluntariado realiza todos los meses diversas campañas de donaciones con elementos que se van necesitando en el nosocomio y las cuales, los vecinos de Madryn participan activamente.

 

Por ejemplo, este año se realizó una campaña de recolección de insumos de higiene personal como enjuague bucal, baño fácil, maquinitas de afeitar descartables y óleo calcáreo; como así también han llevado a cabo una campaña de donación de pintura para el quirófano del hospital, entre otros.

 

“En abril del año pasado hicimos una rifa de un huevo de pascua en la que juntamos un montón de dinero y con eso, más las donaciones, armamos la sala de kinesiología de niños. Además, logramos confeccionar 27 sábanas con donaciones de dinero de los vecinos y de un comercio de telas madrynense”, destacó Barbini.

Según algunas definiciones, el voluntariado es un modo de ser, una opción libremente elegida, una visión de la responsabilidad social desde el compromiso con un grupo organizado cuya finalidad es ayudar a los demás y que se establezca unos objetivos a cubrir en una organización sin ánimo de lucro, las cuales no podrían seguir adelante con la carga de trabajo que tienen si no fuera por estas personas voluntarias.

 

Para muchas mujeres de este grupo, esta tarea significa una elección libre de trabajar por el otro desinteresadamente, una tarea no remunerada por lo tanto, es una elección personal a destinar su tiempo en una actividad que seguramente les reporta muchos beneficios desde lo espiritual.

 

Por lo tanto, sería interesante que la comunidad continúe involucrándose en la tarea que realiza este grupo dado que el hospital y más aún en estos momentos es el lugar de la sanidad que nos convoca a todos.

  

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

sofiaelchubut@gmail.com

Las damas rosadas y su trabajo solidario

El voluntariado Damas Rosadas se replican en distintas partes del país y Puerto Madryn no es la excepción ya que, en la ciudad, también existe este grupo de vecinas solidarias comprometidas en el acompañamiento a la comunidad hospitalaria.

En 1959, a pedido del joven médico e intendente de San Isidro, Melchor Posse, quien junto a Monseñor Aguirre, obispo de la zona, juntaron en su parroquia a un grupo de señoras con la finalidad de acompañar a la gente que llegaba a la puerta del Hospital Central de San Isidro. Una de ellas, Eloisa Casal, que tenía una visión de trabajo e ideas a largo plazo, propone como lugar de encuentro su casa y empieza a invitar a sus amigas y conocidas.

 

El objetivo de esta organización es mejorar y ampliar la tarea que se desarrollan en el ámbito de salud, cubriendo mayores necesidades asistenciales, como así también formar y capacitar a las voluntarias para optimizar su trabajo.

 

Madryn también cuenta con un grupo de Damas Rosadas que colaboran con las distintas necesidades del nosocomio.

 

A pesar del difícil año que se vivió en el 2020 con la pandemia del Covid 19, el voluntariado Damas Rosadas del Hospital Isola de Madryn, continuó trabajando para las diferentes áreas del Hospital Isola.

 

La nueva comisión directiva asumió el 3 de enero del año pasado y debieron reinventarse con motivo de la grave situación sanitaria que transcurre en el mundo, motivo por el cual las campañas comenzaron a prueba y error porque al asumir las nuevas autoridades no sabían bien cómo funcionaba todo.

 

En ese sentido, la coordinadora de las Damas Rosadas, Nora Barbini, explicó que como ella tenía los contactos de los jefes de los sectores del hospital, comenzaron a preguntar qué es lo que más se necesitaba y así poder hacerles llegar los insumos.

 

CAMPAÑAS

Cabe resaltar que el voluntariado realiza todos los meses diversas campañas de donaciones con elementos que se van necesitando en el nosocomio y las cuales, los vecinos de Madryn participan activamente.

 

Por ejemplo, este año se realizó una campaña de recolección de insumos de higiene personal como enjuague bucal, baño fácil, maquinitas de afeitar descartables y óleo calcáreo; como así también han llevado a cabo una campaña de donación de pintura para el quirófano del hospital, entre otros.

 

“En abril del año pasado hicimos una rifa de un huevo de pascua en la que juntamos un montón de dinero y con eso, más las donaciones, armamos la sala de kinesiología de niños. Además, logramos confeccionar 27 sábanas con donaciones de dinero de los vecinos y de un comercio de telas madrynense”, destacó Barbini.

Según algunas definiciones, el voluntariado es un modo de ser, una opción libremente elegida, una visión de la responsabilidad social desde el compromiso con un grupo organizado cuya finalidad es ayudar a los demás y que se establezca unos objetivos a cubrir en una organización sin ánimo de lucro, las cuales no podrían seguir adelante con la carga de trabajo que tienen si no fuera por estas personas voluntarias.

 

Para muchas mujeres de este grupo, esta tarea significa una elección libre de trabajar por el otro desinteresadamente, una tarea no remunerada por lo tanto, es una elección personal a destinar su tiempo en una actividad que seguramente les reporta muchos beneficios desde lo espiritual.

 

Por lo tanto, sería interesante que la comunidad continúe involucrándose en la tarea que realiza este grupo dado que el hospital y más aún en estos momentos es el lugar de la sanidad que nos convoca a todos.

  

Conectar
Crear cuenta