Miércoles 20 de octubre 2021
32°

TRELEW

TV

Regionales

De puño y letra: Trama íntima: los cierres, el PJ, Cristina, y cómo se decidieron las listas

Las últimas maniobras en el peronismo. Cómo se decidió la lista. Radicales y PRO. Cuatro listas, mucha interna. El desvelo del oficialismo por Massoni, y la sombra de la urna 303.

por REDACCIÓN CHUBUT 26/07/2021 - 00.00.hs

6

Un interlocutor entre el peronismo de Chubut...

 

...y Cristina Fernández de Kirchner debió insistir ante la vicepresidenta y ante el ministro del Interior Wado De Pedro dos veces para que la candidata a diputada nacional en primer término fuese la concejal de Puerto Madryn Eugenia Alianello, casi una desconocida para la política grande de Chubut. El interlocutor con Cristina y los Sastre fue el intendente de Comodoro Juan Pablo Luque. 
En el Instituto Patria y en el resto de la dirigencia provincial les parecía mejor la viceintendenta de Puerto Madryn, Noelia Corvalán, para ese cargo. Pero los mellizos Ricardo y Gustavo Sastre y el ex intendente Carlos Eliceche, preferían a Alianello. Dieron sus razones, les aceptaron el cuidado de su territorio, y Cristina admitió a la candidata luego de una negativa inicial. Fue la última puntada a la lista del peronismo después de largas semanas de operaciones, peleas, cruces, cumbres y desencuentros para cerrar una nómina de «unidad» del peronismo, en alianza con partidos menores. Es cierto que además de esta lista del «oficialismo» partidario, de esta unidad, ingresaron varias más. Pero se cayeron por vicios formales. La Junta Electoral sólo habilitaría una integrada por mujeres, luego de que «salven» el orden en que colocaron a los candidatos, ya que no respetaron la paridad de género.

 

La lista única del peronismo...

 

...terminó conformando a la mayoría de los protagonistas de esta historia, por su calidad de «posible». Dentro de todo y repasando las semanas previas, arribaron a un cierre relativamente tranquilo y con casi todos adentro. Salvo las excepciones del vicejefe de asesores de la jefatura de gabinete de ministros de la nación Julián Leunda, y de la actual senadora Nancy González. Leunda corrió hasta último momento con la intención de ser senador o diputado nacional e incluso de ir a una PASO. Tuvo el apoyo de los Sastre y de Adrián Maderna en las semanas previas de negociación. Pero sólo lo acompañaron hasta la puerta. González, por otro lado, no era reelegible. Luego de muchos años en la política y en el Congreso, no registraba conocimiento ni intención de voto.
Claro que en el cierre peronista algunos ganaron más que otros. El ex intendente de Comodoro Carlos Linares perseveró. Desde el principio mostró la vocación de ser el principal candidato y se mostró como un leal a Cristina y al proyecto kirchnerista sobre todas las cosas. La ex diputada y ex candidata a intendenta de Trelew es otra gran ganadora. Florencia Papaiani no estaba en los planes de nadie hasta hace semanas, cuando la empezaron a impulsar. Fue el empresario Cristóbal López, quien operó fuerte en la interna peronista, y quien convenció a Cristina de que Papaiani debía estar en la lista del Frente de Todos. Incluso, en algún momento, sonó como posible cabeza de la lista. El menos convencido era Gustavo Mac Karthy, el líder del Frente Peronista y esposo a la vez de la ahora precandidata a senadora nacional. Prefería preservarla para jugar fuerte por la intendencia de Trelew en 2023. Es Papaiani quien le da equilibrio a la cabeza de la lista del PJ. Linares captará sin problemas el voto leal al kirchnerismo. Pero en un momento de «baja» del gobierno nacional por la pandemia, y la economía, la que podría captar el voto de electores que estén afuera de la grieta.

 

EL ULTIMO DATO DEL «CIERRE» PERONISTA...

 

...fue el regreso al redil, de momento, de Ricardo y Gustavo Sastre. Los mellizos están felices. Hace apenas meses que volvieron al peronismo y lograron colocar a una de sus preferidas como cabeza de lista de los diputados nacionales. Ese lugar que primero era para Noelia Corvalán y que terminó para Eugenia Alianello. En el peronismo de Madryn ven a la edil con un ADN más «de Sastre», que de la agenda kirchnerista más afín a Corvalán. Pero fue Ricardo Sastre el que le dio a Wado de Pedro y por transición a Cristina, la tranquilidad de pertenencia de su sector al proyecto nacional.
El resto de la lista está «loteado». Rafael De Bernardi, el segundo de Alianello en diputados, es del peronismo camporista de la Cordillera. Lo puso Santiago Igón. El kirchnerismo también colocó al delegado del ministerio del Interior Emanuel Coliñir como suplente, y el madernismo cerró a la funcionaria Mónica Montes Roberts como segunda suplente. Hay quienes dicen que Adrián Maderna consiguió poco en el reparto. Pero si Florencia Papaiani se presenta y consigue ganar las elecciones por la intendencia de Trelew en dos años, será la funcionaria madernista la que deberá completar el mandato en el Senado de la Nación. Ello, siempre que el PJ gane las generales del 14 de noviembre, algo que está por verse.
No hay que ser inocentes. La unidad peronista es «química» y por lo tanto inestable. La pelea de poder entre los polos Comodoro y Puerto Madryn apenas si ha quedado suspendida hasta que comience a hablarse de las elecciones de gobernador, desde fines del año que viene.

 

FUE SORPRESIVO EL CIERRE...

 

...y presentación de listas en Juntos por el Cambio, con cuatro nóminas que competirán. La primera en presentarse fue la del oficialismo partidario que propone a Sergio Ongarato y Jacqueline Caminoa al Senado, y a Gustavo Menna y Cecilia Basualdo a diputados. En esta lista, las alianzas son importantes. Oscar Petersen, del Polo Social, es el primer suplente al Senado. Y Luis López Salaberry, un histórico del MID, en Diputados. La lista del oficialismo partidario fue la primera en llegar a la Junta Electoral del frente, integrada por seis miembros, dos de cada partido de la alianza. Luego la hizo la de Ignacio «Nacho» Torres, más tarde la que lleva a Mario Cimadevilla como senador, y finalmente, la del dirigente trelewense Orlando Vera. En el oficialismo partidario se comentaron este domingo todo tipo de suspicacias sobre esta última presentación. Porque agrega más división del voto radical, probablemente en beneficio de la lista del PRO.
Hay que decir que la elección más interesante de las PASO de septiembre será justamente la de la oposición. Tres de las cuatro listas -las que impulsan a Ongarato, Torres y Cimadevilla al Senado- tienen chances de ganar. Será una interna «abierta» muy reñida. 
Todos están optimistas respecto de sus posibilidades en esta elección, aunque hubo algún intento de unificar la oferta radical para enfrentar al PRO. La semana pasada, el miércoles, hubo una reunión entre el intendente de Rawson Damián Biss, el diputado nacional Gustavo Menna, y el dirigente de Comodoro César «Oso» Herrera, ex presidente del partido. Habían convocado a Mario Cimadevilla. Pero no hubo ningún acuerdo, y por eso todo terminó primero en dos y luego tres listas a la hora de competir.
A Cimadevilla se lo ve realmente optimista. Hay que reconocer que su pre-campaña es la única que por el momento plantea temas de debate. Fuentes del sector dijeron que más de 300.000 personas vieron sus videos en Comodoro Rivadavia y en Puerto Madryn, y que tres cuartas partes de los mensajes, fueron positivos. A la vez, los cimadevillistas dicen que su lista es la que mayor cantidad de avales consiguió en Juntos por el Cambio, por encima del oficialismo partidario.
En verdad, el riesgo que corre la UCR en esta PASO es enorme. En caso de perder contra la lista del PRO (con aliados radicales) de Ignacio «Nacho» Torres, está claro que les será muy difícil acceder a una candidatura a la gobernación en 2023, contra una lista en la que además el muy probable candidato a presidente será Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de gobierno porteño. Para los radicales, estas PASO que suelen ser inocuas, son un asunto de estricta supervivencia. 
Igual, hay que decir que las tres listas principales son muy competitivas. Nombre por nombre, son de mayor peso específico que la lista del Frente de Todos, excepto Linares y Papaiani. Hay otro valor agregado, y el que lo ha puesto de relieve es Mario Cimadevilla. Los gobiernos radicales de Atilio Viglione, Carlos Maestro y José Luis Lizurume, no han dejado cuentas en la justicia, mientras que las administraciones del PJ, han dejado procesados, y hasta presos, y aún no terminan los juicios. La transparencia es un bien ganancial importante. 

 

ES INCREIBLE LO QUE OCURRE...

 

...en el oficialista Chubut al Frente, que en estas elecciones no correrá como frente sino como partido político sin aliados. Y será Chusoto, aquella «marca» y partido político exitoso creado por Mario Das Neves cuando se fue del peronismo allá por 2008, peleado con el kirchnerismo. Como se sabe, el juez federal Hugo Sastre objetó el reglamento electoral de Chusoto, y les hizo saber a sus dirigentes -que habían presentado una corrección al reglamento electoral interno- que no podían llevar en sus listas a candidatos extrapartidarios. Como se sabe, el principal candidato del gobierno es el ministro de Seguridad Federico Massoni, que mide bien y representa una candidatura muy competitiva. Pero no está afiliado al Chusoto. Tampoco lo está Vanesa Abril, la secretaria de medios de la provincia que acompaña al ministro de Salud Fabián Puratich como postulante a diputada nacional.
Máximo Pérez Catán, que es el presidente del partido, apeló, y se espera ahora una resolución de la Cámara Nacional Electoral. En verdad, la disputa es alrededor de dos artículos de la carta orgánica, el 86 y el 86 bis, que son de una redacción más bien confusa y que según el gobierno estaba apelada a la Justicia con una antigua carta del propio Das Neves. El asunto es que las postulaciones de Massoni y Abril penden de una decisión judicial. No está claro si el partido hizo salvedades para corregir la lista en caso de un fallo adverso.
Más importante es analizar lo político. Mariano Arcioni y el propio Massoni están a cinco minutos de creer que hubo «manos negras» impidiendo la formación del frente electoral, que habría resuelto todos estos problemas de afiliados y no afiliados. Por ahora, ambos se mantienen en silencio esperando el fallo, con un grado razonable de esperanza. «No nos pueden proscribir» dicen en Fontana 50. Porque ese sería el caso si el fallo es adverso y dejan a Massoni y Abril fuera de las listas.
En general, los fallos electorales son para favorecer la participación salvo que haya errores flagrantes. Ahora hay que esperar.
Hace muchos años, hubo un caso, el de la urna 303, en el que existieron sospechas de cambio de votos en una interna radical, determinando el triunfo de José Lizurume sobre Carlos Maestro. Luego, los radicales perdieron el gobierno y no regresaron nunca más a la administración de la provincia. En aquel momento, Federico Massoni apoyaba a Maestro. Algunos de los protagonistas de entonces, se repiten ahora, pero en otro partido.
De todos modos, en el gobierno son optimistas respecto del fallo. No creen que entre la justicia y la política lo transformen a Massoni en un «mártir proscripto» que solo convendría al gobierno, pensando ya en un escenario de 2023. Entretanto, el oficialismo ya diseña la campana, basada en valores «bien chubutenses» y en un «no a la obediencia a Buenos Aires».

 

 

Las fotos de la semana

 

 

En una semana donde todos cerraron sus listas para competir en las PASO de septiembre y las generales de noviembre, podría parecer injusto seleccionar de modo parcial. Pero hubo dos que salieron del molde, por representar novedades en sí mismas. Una de ellas, la unidad de la mayoría peronista detrás de la fórmula Linares-Papaiani para el Senado de la Nación. La otra imagen es el cierre y presentación de Juntos por el Cambio, donde habrá una interna nada menos que de cuatro listas. Tres radicales, y una más del PRO. Ambas, resumen nuestra sección de Foto de la Semana.

 

 

Por qué los tres senadores por Chubut son clave

 

El resultado de las elecciones del 14 de noviembre en Chubut, cuando los votantes de la provincia deben elegir tres senadores nacionales y dos diputados nacionales, es el más importante de los últimos años para un gobierno nacional. En cómo queden ordenadas las bancas chubutenses al Senado de la Nación estará la diferencia, para Cristina Fernández de Kirchner, entre ir por todo, o quedarse con poco y nada. Veamos:

 

El Senado cuenta con 72 senadores, de los que 41 pertenecen hoy al Frente de Todos. Otros 26 son de Juntos por el Cambio. El salteño Juan Carlos Romero preside un bloque de tres senadores, Parlamentario Federal, y hay dos senadores independientes, uno por Misiones y otro por Río Negro. El bloque de Romero es peronista disidente, y se opone al kirchnerismo sobre todo en reformas estructurales. La senadora misionera es massista, y el rionegrino es el ex gobernador Alberto Weretilneck. Suele votar con Juntos por el Cambio.

 

El oficialismo renueva 15 senadores en noviembre, y la oposición sólo 7. El riesgo es alto, y el FdT no puede darse el lujo de perder más que 4 senadores, para poder sesionar, en principio. Y luego, avanzar en reformas que el cristinismo considera claves, especialmente en materia de impuestos al campo y la producción, la justicia, selección de jueces, corrupción, y medios. Es la agenda permanente del cristinismo puro.

 

Son ocho las provincias que eligen senadores nacionales en este turno. Se trata de Catamarca, Córdoba, Corrientes, Chubut, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán. De esos 24 senadores, el kirchnerismo y sus aliados retendrían sin problemas al menos 6 con sus mayorías en Catamarca, La Pampa y Tucumán. Córdoba, Mendoza y probablemente Santa Fe votarán a la oposición. Lo mismo ocurrirá con Corrientes. En las provincias opositoras, salvo en nuestra provincia, el FdT tiene un solo senador. Debería salir tercero para perderlo.

 

Pero en Chubut se da una situación especial. Tras la muerte de Mario Das Neves, el senador Alfredo Luenzo, que deja este año y no tendrá reelección, saltó al Frente de Todos, por lo que los tres integrantes chubutenses de la cámara alta pertenecen al oficialismo. Ello viola incluso el espíritu de la Constitución Nacional reformada de 1994 que asigna dos senadores al ganador de las elecciones en cada provincia, y uno a la minoría.

 

Por eso, por la agenda «permanente» de Cristina, y porque Chubut «juega» tres senadores oficialistas, las elecciones en esta provincia son centrales. De entrada, se va a perder un senador aún ganando, porque uno será para la minoría. Perder implicaría ceder dos bancas, y salir terceros, sería una catástrofe.

 

Tal vez esta situación geopolítica haga que el Frente de Todos preste especial atención a la asignación de recursos electorales al peronismo chubutense. Perder las elecciones no es una opción. Para el oficialismo nacional, una derrota en Chubut costaría más cara que perder las elecciones a la gobernación como ocurrió en 2011, 2015 y 2019, cuando ganaron Martín Buzzi (por entonces dasnevista), Mario Das Neves, y luego su sucesor Mariano Arcioni.

 

 

Se dice que...

 

...es tal el nivel de enfrentamiento entre Sergio Ongarato, ahora precandidato a senador nacional por Juntos por el Cambio, y su secretario de hacienda Matías Taccetta que va en la lista de Nacho Torres, que la Municipalidad de Esquel se ha transformado en un culebrón. Cuentan que hubo en este caso unos «buenos oficios» del diputado radical Manuel Pagliaroni, para sacar a Taccetta de Esquel y llevarlo a la Contaduría General de la Provincia ¿Será cierto que hasta intervino Mariano Arcioni? Hay que recordar además que Taccetta fue suplente de Torres en 2019 en la lista de diputados, por lo que será diputado nacional si «Nacho» llega al Senado de la Nación. 

 

...la aparición de Mónica Montes Roberts en la lista del Frente de Todos, fue luego de que se abriese una herida de sal en el madernismo. La dirigencia del PJ le pedía a Maderna que colocara allí a Leila Lloyd Jones o a Lorena Alcalá, que además son rivales entre sí. Pero el intendente de Trelew «salió por el medio» sumando a Montes Roberts a la lista del Frente de Todos.

 

...la presidenta de la UCR Jacqueline Caminoa fue hasta último momento «candidata» en la lista de Nacho Torres. Pero entre Damián Biss, Gustavo Menna y Sergio Ongarato la sumaron como acompañante del esquelense como postulante a senadora nacional.

 

...habrá que ver qué camino toma en el futuro el asesor Julián Leunda. Fue un importante gestor de obras y de fondos nacionales, también de las visitas de ministros, a dirigentes e intendentes de la zona. Especialmente a Maderna y Sastre, que lo han exprimido. Trelew, por ejemplo, tiene en este momento nueve obras nacionales en marcha. No todas las gestionó Leunda, pero varias. Hizo el joven asesor, que aspiraba a ser parte de una renovación generacional en el peronismo, de «Papá Noel» de los intendentes, que al final se terminaron alineando con la mayoría partidaria. La relación entre el asesor y el intendente de Comodoro, Juan Pablo Luque, quedó muy lesionada.

 

...muy activos se los vio a algunos dasnevistas de paladar negro, especialmente a Marivi Das Neves, por el lío legal en que está la fórmula del Chusoto. Mariví expresó su repudio a la nómina, y le mandó filosos mensajes a Máximo Pérez Catán y a los que «se quedaron con el partido». Del otro lado, en el gobierno se quedaron con las ganas de que sus rivales internos armasen una lista. Un intento de un sector del Chusoto de entronizar al senador Alfredo Luenzo y al ex intendente de Pirámides Alejandro Albaini como candidatos, fracasó.

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?