MENÚ
Cargando...

Juicio a Oscar Romero: mañana se realizan los alegatos

Concluyó este jueves la etapa de declaraciones testimoniales en el marco del juicio oral y público que se sigue a un abogado imputado por un hecho de tentativa de homicidio y tras la incorporación de la prueba documental, se conocerán este viernes los alegatos de las partes.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Se trata de un hecho ocurrido a mediados de abril del año 2019 y en el cual está como único imputado el abogado Edgardo Oscar Romero Bruno, a quien se imputa por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa y tenencia de arma de fuego de uso civil condicionado en carácter de autor.

En el final de la audiencia de hoy el propio acusado cerró la rueda de testimonios, en los cuales brindó su versión de los hechos y descartó la acusación realizada por la fiscalía respecto a que concurrió armado a una tapicería ubicada en Yrigoyen y Rondeau de Trelew, donde tras ingresar al lugar, amenazó y efectuó al menos dos disparos contra el propietario.

El tribunal del juicio está constituido por las juezas Mirta Moreno, Marcela Pérez y Patricia Reyes, en tanto que la acusación en juicio es formulada por la fiscal Carolina Marín, mientras que el propio Romero ejerce su defensa con la asesoría letrada de los abogados particulares Abdon Manyauik y Laura Fernández.

Pericia balística y dinámica

Gran parte de la tercera y última jornada de testimoniales se consumió con el testimonio de dos peritos –uno oficial y otro de partes- quienes informaron sobre la pericia balística efectuada al arma secuestrada en el lugar del hecho y también el informe criminalístico confeccionado en base al testimonio de la víctima y el brindado por el imputado en una audiencia realizada durante la etapa de investigación de la causa.

Tras escuchar el tribunal la grabación de esa audiencia, el licenciado Martín Costa explicó las características de la pistola semiautomática calibre 11.25 de fabricación nacional, la cual tenía su numeración limada y se encuentra apta para disparo. En su exposición mostró videos sobre las diferencias de disparar el arma mediante la utilización de un supresor de sonido o silenciador y los sistemas de seguridad que posee el arma para evitar un disparo accidental.

También dio datos sobre la presencia de material genético de Romero en varias partes de arma y también en un maletín secuestrado en la causa. En ese punto el imputado consultó en reiteradas oportunidades respecto a porque no se había hallado material genético del tapicero Pavés o de uno de los carniceros que intervino en poner fin a la pelea, siendo que ambos reconocieron haber tocado el arma o en el primero de los casos un destornillador plano.

Romero consultó a Costa sobre la posibilidad de que el disparo que dio en la espalda de Pavés hubiera sido realizado en medio de un forcejeo entre víctima y victimario, para lo cual intentaron recrear el hecho y utilizaron el arma en cuestión.

A su turno, el comisario mayor retirado Jorge Clavel, quien actuó como perito de parte, brindó su informe y consideró poco probable que una persona dispuesta a matar a otro con un arma de ese calibre y con un silenciador errara uno o más disparos contra la humanidad de Pavés, vinculando las circunstancias del hecho a un posible disparo en circunstancias de pelea, ya que según mencionó, tampoco se pudo precisar con exactitud la ubicación del tirador.

Otros testigos

Una integrante de la policía científica, un comisario que al momento del hecho estaba vinculado a la división drogas en Trelew y un abogado que ha compartido causas con Romero tanto en el fuero penal como civil aportaron su testimonio sobre el caso. En el caso del Dr. Pablo Pugh, explicó que durante muchos años compartieron actividad profesional con el imputado, pero que no compartían todas las causas.

En ese contexto explicó que aquella tarde vio a Romero y le dijo que se iba a tratar de llegar a un acuerdo con una persona a la cual un cliente suyo quería demandar por el incendio de una camioneta. Esta versión fue confirmada por otros dos testigos de la defensa, uno de los cuales era justamente el que pretendía accionar legalmente contra el tapicero.

“Me quieren hacer quedar como un psicópata”

El abogado, cuyo testimonio se había escuchado en el video al iniciarse la jornada, volvió a declarar en el cierre de los testimoniales. “La teoría de la fiscalía me quiere hacer quedar como un psicópata, como un asesino serial” dijo Romero y aseguró que en un principio pensó que nadie iba a creer la versión de Pavés, sin embargo hace más de un año y medio que se encuentra detenido por el caso.

El abogado imputado por tentativa de homicidio explicó que a lo largo del juicio ha quedado demostrado que no conocía a la víctima y la fiscalía “no ha podido demostrar cuál sería la intención que tenía yo para ir y dispararle”.

En su declaración, dijo que concurrió a la tapicería la víctima a los fines de intentar llegar a un acuerdo extrajudicial con el tapicero respecto a la demanda que le hacía un cliente suyo por el incendio de una camioneta y que tras presentarse y plantearle la situación al hombre, el mismo le entregó una bolsita con un polvillo blanco que sería cocaína. “Yo puse esa bolsita en mi billetera” reconoció el abogado y aseguró que Pavés le entregó dos más, a modo de compensación para su cliente.

“Le dije que eso no alcanzaba para compensar el daño y se ofuscó……en eso veo que saca algo de un bolso y cuando me doy cuenta que es un arma me abalanzo sobre él” recordó Romero, quien aseguró que tomó el arma pero quedó aturdido por dos golpes que Pavés le habría propinado con una regla o compás de tapicería. En esas circunstancias y viendo que la otra persona tomaba un elemento metálico que el interpretó como una cuchilla, fue que realizó los disparos.

Tras ese primer incidente, recordó haberse trabado en lucha con Pavés, intentando que el mismo no tomara el arma de fuego y al mismo tiempo defendiéndose del ataque de la otra persona con un destornillador, situación que se trasladó fuera de la tapicería hasta la llegada de los empleados de una carnicería que separaron a ambos y luego llamaron a la policía.

El juicio continuará este viernes con los alegatos de las partes, a partir de las 9 horas

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Juicio a Oscar Romero: mañana se realizan los alegatos

Concluyó este jueves la etapa de declaraciones testimoniales en el marco del juicio oral y público que se sigue a un abogado imputado por un hecho de tentativa de homicidio y tras la incorporación de la prueba documental, se conocerán este viernes los alegatos de las partes.

Se trata de un hecho ocurrido a mediados de abril del año 2019 y en el cual está como único imputado el abogado Edgardo Oscar Romero Bruno, a quien se imputa por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa y tenencia de arma de fuego de uso civil condicionado en carácter de autor.

En el final de la audiencia de hoy el propio acusado cerró la rueda de testimonios, en los cuales brindó su versión de los hechos y descartó la acusación realizada por la fiscalía respecto a que concurrió armado a una tapicería ubicada en Yrigoyen y Rondeau de Trelew, donde tras ingresar al lugar, amenazó y efectuó al menos dos disparos contra el propietario.

El tribunal del juicio está constituido por las juezas Mirta Moreno, Marcela Pérez y Patricia Reyes, en tanto que la acusación en juicio es formulada por la fiscal Carolina Marín, mientras que el propio Romero ejerce su defensa con la asesoría letrada de los abogados particulares Abdon Manyauik y Laura Fernández.

Pericia balística y dinámica

Gran parte de la tercera y última jornada de testimoniales se consumió con el testimonio de dos peritos –uno oficial y otro de partes- quienes informaron sobre la pericia balística efectuada al arma secuestrada en el lugar del hecho y también el informe criminalístico confeccionado en base al testimonio de la víctima y el brindado por el imputado en una audiencia realizada durante la etapa de investigación de la causa.

Tras escuchar el tribunal la grabación de esa audiencia, el licenciado Martín Costa explicó las características de la pistola semiautomática calibre 11.25 de fabricación nacional, la cual tenía su numeración limada y se encuentra apta para disparo. En su exposición mostró videos sobre las diferencias de disparar el arma mediante la utilización de un supresor de sonido o silenciador y los sistemas de seguridad que posee el arma para evitar un disparo accidental.

También dio datos sobre la presencia de material genético de Romero en varias partes de arma y también en un maletín secuestrado en la causa. En ese punto el imputado consultó en reiteradas oportunidades respecto a porque no se había hallado material genético del tapicero Pavés o de uno de los carniceros que intervino en poner fin a la pelea, siendo que ambos reconocieron haber tocado el arma o en el primero de los casos un destornillador plano.

Romero consultó a Costa sobre la posibilidad de que el disparo que dio en la espalda de Pavés hubiera sido realizado en medio de un forcejeo entre víctima y victimario, para lo cual intentaron recrear el hecho y utilizaron el arma en cuestión.

A su turno, el comisario mayor retirado Jorge Clavel, quien actuó como perito de parte, brindó su informe y consideró poco probable que una persona dispuesta a matar a otro con un arma de ese calibre y con un silenciador errara uno o más disparos contra la humanidad de Pavés, vinculando las circunstancias del hecho a un posible disparo en circunstancias de pelea, ya que según mencionó, tampoco se pudo precisar con exactitud la ubicación del tirador.

Otros testigos

Una integrante de la policía científica, un comisario que al momento del hecho estaba vinculado a la división drogas en Trelew y un abogado que ha compartido causas con Romero tanto en el fuero penal como civil aportaron su testimonio sobre el caso. En el caso del Dr. Pablo Pugh, explicó que durante muchos años compartieron actividad profesional con el imputado, pero que no compartían todas las causas.

En ese contexto explicó que aquella tarde vio a Romero y le dijo que se iba a tratar de llegar a un acuerdo con una persona a la cual un cliente suyo quería demandar por el incendio de una camioneta. Esta versión fue confirmada por otros dos testigos de la defensa, uno de los cuales era justamente el que pretendía accionar legalmente contra el tapicero.

“Me quieren hacer quedar como un psicópata”

El abogado, cuyo testimonio se había escuchado en el video al iniciarse la jornada, volvió a declarar en el cierre de los testimoniales. “La teoría de la fiscalía me quiere hacer quedar como un psicópata, como un asesino serial” dijo Romero y aseguró que en un principio pensó que nadie iba a creer la versión de Pavés, sin embargo hace más de un año y medio que se encuentra detenido por el caso.

El abogado imputado por tentativa de homicidio explicó que a lo largo del juicio ha quedado demostrado que no conocía a la víctima y la fiscalía “no ha podido demostrar cuál sería la intención que tenía yo para ir y dispararle”.

En su declaración, dijo que concurrió a la tapicería la víctima a los fines de intentar llegar a un acuerdo extrajudicial con el tapicero respecto a la demanda que le hacía un cliente suyo por el incendio de una camioneta y que tras presentarse y plantearle la situación al hombre, el mismo le entregó una bolsita con un polvillo blanco que sería cocaína. “Yo puse esa bolsita en mi billetera” reconoció el abogado y aseguró que Pavés le entregó dos más, a modo de compensación para su cliente.

“Le dije que eso no alcanzaba para compensar el daño y se ofuscó……en eso veo que saca algo de un bolso y cuando me doy cuenta que es un arma me abalanzo sobre él” recordó Romero, quien aseguró que tomó el arma pero quedó aturdido por dos golpes que Pavés le habría propinado con una regla o compás de tapicería. En esas circunstancias y viendo que la otra persona tomaba un elemento metálico que el interpretó como una cuchilla, fue que realizó los disparos.

Tras ese primer incidente, recordó haberse trabado en lucha con Pavés, intentando que el mismo no tomara el arma de fuego y al mismo tiempo defendiéndose del ataque de la otra persona con un destornillador, situación que se trasladó fuera de la tapicería hasta la llegada de los empleados de una carnicería que separaron a ambos y luego llamaron a la policía.

El juicio continuará este viernes con los alegatos de las partes, a partir de las 9 horas

Conectar
Crear cuenta