MENÚ
Cargando...

Pedidos por la minería

Sr. Director:
En los últimos días hemos visto una sucesión de pedidos de apertura de la actividad minera en el territorio provincial mediante un comunicado de la Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros, de los vecinos de la meseta, del titular de la Unión Industrial, del exministro Mammarelli, del presidente de la Sociedad Rural y del titular de AOMA.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Pero, por el otro lado y sin ánimo de generar una polémica, dicen los antimineros que habrá un supuesto daño ecológico, ambiental y sanitario además de hacer una serie de acusaciones en contra de la actividad mediante suposiciones, la mayoría sin asidero técnico comprobable. También dicen que la mayoría del pueblo chubutense está en contra de la megaminería, arrogándose los pobladores de las grandes ciudades el derecho de imponer su voluntad a los pobladores de la meseta, negándoles así su derecho a tomar decisiones propias que indudablemente, contribuirían a su desarrollo.
Está claro que la absoluta mayoría de los citadinos que se oponen a la minería con argumentos tan disímiles como difusos, desconoce absolutamente el interior chubutense y no ha transitado jamás sus huellas ganaderas para llegar al interior profundo de la meseta. Desconoce por lo tanto las condiciones precarias de la existencia en esos parajes, de la falta de oportunidades de trabajo y la consiguiente expulsión de jóvenes hacia las urbes más grandes para acceder a mejores oportunidades, así como de las carencias que en general sufren.
En esos páramos no hay demasiadas oportunidades de trabajo. Por eso la minería ejercida en forma responsable y sustentable puede ser la respuesta que ayude a paliar sus necesidades y que promueva el desarrollo de la región. Tengamos presente que la actividad aporta a los fiscos nacionales, provinciales y municipales una serie enorme de impuestos, tasas y contribuciones, entre ellos regalías de al menos 3% del valor del material extraído, IVA, ganancias, retenciones a la exportación, impuesto al cheque, a los combustibles, aportes patronales, etc., tal como cualquier otra actividad. Además, la minería tiene a todos sus empleados en blanco y es una de las actividades que tiene los sueldos más altos del país. Por caso, una mina como Navidad demandaría al menos unos 4 mil puestos de trabajo entre empleos directos e indirectos los que, por su parte, también pagarían impuestos y tasas, ampliando de gran manera el circuito económico local, regional y provincial. El recurso minero provincial cuenta con proyectos muy avanzados en otros puntos de la Provincia que podrían significar la apertura de nuevas minas, multiplicando así en algunos miles la creación de nuevos empleos y el nacimiento de nuevas actividades, hoy ausentes.
En cuanto al control ambiental de la actividad y tal como lo propuse en su momento, bien puede ser llevado a cabo tanto por los organismos provinciales, que están técnica y profesionalmente capacitados, como por universidades y ONG’s vinculadas al control ambiental usando laboratorios que podrían ser provistos por las empresas, de modo de asegurar que la actividad se desarrolle en forma sustentable y amigable con el medio.
Por último, Trelew necesita ocupar las naves vacías del Parque Industrial. La apertura de la minería indefectiblemente necesitará del apoyo de un enorme caudal de actividades subsidiarias que le provean de asistencia metalmecánica y suministros de todo tipo, lo que llevaría a que muchas de las empresas de apoyo se instalen en este Parque dándole un nuevo impulso y creando nuevos puestos de trabajo. De la misma forma, con la puesta en marcha de las minas de Cordón Esquel y Huemules se podría dar a Esquel, que actualmente depende del turismo, un nuevo perfil que genere la ampliación de su actual circuito económico.
Por ello es absolutamente necesario que los políticos, nuestros representantes, presten atención a aquellas voces de los que pregonamos la apertura de la minería no como la solución a todos los males provinciales sino como un valioso aporte a la comunidad en la creación de nuevos empleos y en el desarrollo de nuevos circuitos económicos, comerciales y sociales. Creo firmemente en que ya es hora de dejar de lado dudas, resquemores y falsos preconceptos, y buscar en la racional y sustentable explotación de nuestros recursos naturales nuevas vías de desarrollo hasta hoy desconocidas.

Lic. Ricardo Manuel Bagalciaga.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Pedidos por la minería

Sr. Director:
En los últimos días hemos visto una sucesión de pedidos de apertura de la actividad minera en el territorio provincial mediante un comunicado de la Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros, de los vecinos de la meseta, del titular de la Unión Industrial, del exministro Mammarelli, del presidente de la Sociedad Rural y del titular de AOMA.

Pero, por el otro lado y sin ánimo de generar una polémica, dicen los antimineros que habrá un supuesto daño ecológico, ambiental y sanitario además de hacer una serie de acusaciones en contra de la actividad mediante suposiciones, la mayoría sin asidero técnico comprobable. También dicen que la mayoría del pueblo chubutense está en contra de la megaminería, arrogándose los pobladores de las grandes ciudades el derecho de imponer su voluntad a los pobladores de la meseta, negándoles así su derecho a tomar decisiones propias que indudablemente, contribuirían a su desarrollo.
Está claro que la absoluta mayoría de los citadinos que se oponen a la minería con argumentos tan disímiles como difusos, desconoce absolutamente el interior chubutense y no ha transitado jamás sus huellas ganaderas para llegar al interior profundo de la meseta. Desconoce por lo tanto las condiciones precarias de la existencia en esos parajes, de la falta de oportunidades de trabajo y la consiguiente expulsión de jóvenes hacia las urbes más grandes para acceder a mejores oportunidades, así como de las carencias que en general sufren.
En esos páramos no hay demasiadas oportunidades de trabajo. Por eso la minería ejercida en forma responsable y sustentable puede ser la respuesta que ayude a paliar sus necesidades y que promueva el desarrollo de la región. Tengamos presente que la actividad aporta a los fiscos nacionales, provinciales y municipales una serie enorme de impuestos, tasas y contribuciones, entre ellos regalías de al menos 3% del valor del material extraído, IVA, ganancias, retenciones a la exportación, impuesto al cheque, a los combustibles, aportes patronales, etc., tal como cualquier otra actividad. Además, la minería tiene a todos sus empleados en blanco y es una de las actividades que tiene los sueldos más altos del país. Por caso, una mina como Navidad demandaría al menos unos 4 mil puestos de trabajo entre empleos directos e indirectos los que, por su parte, también pagarían impuestos y tasas, ampliando de gran manera el circuito económico local, regional y provincial. El recurso minero provincial cuenta con proyectos muy avanzados en otros puntos de la Provincia que podrían significar la apertura de nuevas minas, multiplicando así en algunos miles la creación de nuevos empleos y el nacimiento de nuevas actividades, hoy ausentes.
En cuanto al control ambiental de la actividad y tal como lo propuse en su momento, bien puede ser llevado a cabo tanto por los organismos provinciales, que están técnica y profesionalmente capacitados, como por universidades y ONG’s vinculadas al control ambiental usando laboratorios que podrían ser provistos por las empresas, de modo de asegurar que la actividad se desarrolle en forma sustentable y amigable con el medio.
Por último, Trelew necesita ocupar las naves vacías del Parque Industrial. La apertura de la minería indefectiblemente necesitará del apoyo de un enorme caudal de actividades subsidiarias que le provean de asistencia metalmecánica y suministros de todo tipo, lo que llevaría a que muchas de las empresas de apoyo se instalen en este Parque dándole un nuevo impulso y creando nuevos puestos de trabajo. De la misma forma, con la puesta en marcha de las minas de Cordón Esquel y Huemules se podría dar a Esquel, que actualmente depende del turismo, un nuevo perfil que genere la ampliación de su actual circuito económico.
Por ello es absolutamente necesario que los políticos, nuestros representantes, presten atención a aquellas voces de los que pregonamos la apertura de la minería no como la solución a todos los males provinciales sino como un valioso aporte a la comunidad en la creación de nuevos empleos y en el desarrollo de nuevos circuitos económicos, comerciales y sociales. Creo firmemente en que ya es hora de dejar de lado dudas, resquemores y falsos preconceptos, y buscar en la racional y sustentable explotación de nuestros recursos naturales nuevas vías de desarrollo hasta hoy desconocidas.

Lic. Ricardo Manuel Bagalciaga.
 

Conectar
Crear cuenta