MENÚ
Cargando...

"Mario Abel Amaya. Entre Tosco y Alfonsín", de Interés para la Comunicación Social y la Cultura

ESPECIALES DE FM EL CHUBUTE
n octubre pasado el periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación y escritor Jaime Rosemberg, presentó el libro "Mario Abel Amaya.

Entre Tosco y Alfonsín" que esta semana fue declarado de Interés para la Comunicación Social y la Cultura por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, por iniciativa del diputado Sergio Abrevaya. La obra es un compendio de la vida y trayectoria de Amaya, una cronología desde su nacimiento, la etapa de su comprometida defensa de los derechos humanos, hasta su secuestro y asesinado a manos de la sangrienta dictadura militar de nuestro país.

El autor de la obra cuenta en una entrevista con FM EL CHUBUT los pormenores del libro, del que sostuvo “fue muy placentero y muy lindo poder evocar la figura de Mario Abel Amaya, el ejemplo que nos deja no solo a las nuevas generaciones de radicales sino a todos aquellos que sienten la defensa de los derechos humanos como propia. Es muy justo y significativo recordarlo, no solo los días 24 de marzo”.

A continuación, la entrevista completa con el periodista que realizó una labor significativa con “Mario Abel Amaya. Entre Tosco y Alfonsín", que seguramente tendrá una edición ampliada teniendo en cuenta la gran cantidad de material que aún resta recopilar.

 

 

-¿Cómo comenzó este interés por plasmar la vida de Mario Abel Amaya?

-Surgió por un homenaje que se le hizo en la Asociación del Personal Legislativo hace ya dos años y medio, en uno de los aniversarios de su nacimiento. Estuvieron Hipólito Solari Yrigoyen y dirigentes radicales. La verdad que me impresionó mucho, debo reconocer que yo desconocía algunos detalles y su trágico final.

Te diría que esa reunión me dio el puntapié y comencé a recopilar información, material, entrevistar gente, hablar con editoriales que quisieran publicar el libro, y por suerte la Editorial Universitaria de Buenos Aires Udeba medio la posibilidad de publicarlo. Fue un proceso largo y trabajoso.

 

-Y en el medio del proceso estuviste visitando Trelew…

-Sí, estuvimos en Trelew, recorriendo un poco los lugares donde Amaya transitó, el Colegio Nacional, la plaza, frente al teatro donde pedían su liberación en el año ’72. También estuve en el Diario El Chubut, donde el director me enseñó ese espectacular archivo que tiene el diario, donde también saqué valiosa información.

Sentí sobre todo, que el espíritu de Amaya está muy vivo en muchos chubutenses, que lo recuerdan con mucho afecto, como un hombre de convicciones, de valores, temerario casi podría decirse de tan entregado que estaba a sus convicciones de justicia y defensa de derechos humanos.

 

-¿Qué reseña se puede hacer del libro?

-Repasa su vida, empieza por su entierro en el Cementerio de Trelew, tremendo, con militares rodeando el cementerio y Raúl Alfonsín dando un discurso para muy pocos de los que se atrevieron a ir ese octubre de 1976 a despedirlo.

Después va recopilando de manera cronológica las etapas de su vida, su nacimiento, su infancia en 28 de Julio, su escuela primaria, su secundaria, su ingreso al radicalismo, su etapa de universitario en Córdoba y Tucumán, sus primeros trabajos de abogado con “el oso” Romero defendiendo presos políticos, y la última etapa de los años ’70, su participación en lo que surgió como La masacre de Trelew, sus sucesivas prisiones, su accionar como diputado nacional, hasta los últimos meses tristes, de detención, torturas, y el final trágico en la enfermería de la cárcel de Devoto.

Un poco al final intenté hacer una retrospectiva, hablar un poco de cómo se ha instalado en la Argentina el debate de los años ’70, con víctimas que tal vez son más apreciadas que otras, donde en el peronismo hace un culto a las víctimas peronistas de la dictadura y se deja de lado algunas figuras de otros partidos, como el radicalismo, el socialismo, el desarrollismo, que también tuvieron sus víctimas. El libro está pensado como una larga nota periodística, con lo cual es un poco menos extenso que los libros comunes, la idea fue hacer un libro de fácil lectura. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

osmataperiodismo@gmail.com
 

"Mario Abel Amaya. Entre Tosco y Alfonsín", de Interés para la Comunicación Social y la Cultura

ESPECIALES DE FM EL CHUBUTE
n octubre pasado el periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación y escritor Jaime Rosemberg, presentó el libro "Mario Abel Amaya.

Entre Tosco y Alfonsín" que esta semana fue declarado de Interés para la Comunicación Social y la Cultura por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, por iniciativa del diputado Sergio Abrevaya. La obra es un compendio de la vida y trayectoria de Amaya, una cronología desde su nacimiento, la etapa de su comprometida defensa de los derechos humanos, hasta su secuestro y asesinado a manos de la sangrienta dictadura militar de nuestro país.

El autor de la obra cuenta en una entrevista con FM EL CHUBUT los pormenores del libro, del que sostuvo “fue muy placentero y muy lindo poder evocar la figura de Mario Abel Amaya, el ejemplo que nos deja no solo a las nuevas generaciones de radicales sino a todos aquellos que sienten la defensa de los derechos humanos como propia. Es muy justo y significativo recordarlo, no solo los días 24 de marzo”.

A continuación, la entrevista completa con el periodista que realizó una labor significativa con “Mario Abel Amaya. Entre Tosco y Alfonsín", que seguramente tendrá una edición ampliada teniendo en cuenta la gran cantidad de material que aún resta recopilar.

 

 

-¿Cómo comenzó este interés por plasmar la vida de Mario Abel Amaya?

-Surgió por un homenaje que se le hizo en la Asociación del Personal Legislativo hace ya dos años y medio, en uno de los aniversarios de su nacimiento. Estuvieron Hipólito Solari Yrigoyen y dirigentes radicales. La verdad que me impresionó mucho, debo reconocer que yo desconocía algunos detalles y su trágico final.

Te diría que esa reunión me dio el puntapié y comencé a recopilar información, material, entrevistar gente, hablar con editoriales que quisieran publicar el libro, y por suerte la Editorial Universitaria de Buenos Aires Udeba medio la posibilidad de publicarlo. Fue un proceso largo y trabajoso.

 

-Y en el medio del proceso estuviste visitando Trelew…

-Sí, estuvimos en Trelew, recorriendo un poco los lugares donde Amaya transitó, el Colegio Nacional, la plaza, frente al teatro donde pedían su liberación en el año ’72. También estuve en el Diario El Chubut, donde el director me enseñó ese espectacular archivo que tiene el diario, donde también saqué valiosa información.

Sentí sobre todo, que el espíritu de Amaya está muy vivo en muchos chubutenses, que lo recuerdan con mucho afecto, como un hombre de convicciones, de valores, temerario casi podría decirse de tan entregado que estaba a sus convicciones de justicia y defensa de derechos humanos.

 

-¿Qué reseña se puede hacer del libro?

-Repasa su vida, empieza por su entierro en el Cementerio de Trelew, tremendo, con militares rodeando el cementerio y Raúl Alfonsín dando un discurso para muy pocos de los que se atrevieron a ir ese octubre de 1976 a despedirlo.

Después va recopilando de manera cronológica las etapas de su vida, su nacimiento, su infancia en 28 de Julio, su escuela primaria, su secundaria, su ingreso al radicalismo, su etapa de universitario en Córdoba y Tucumán, sus primeros trabajos de abogado con “el oso” Romero defendiendo presos políticos, y la última etapa de los años ’70, su participación en lo que surgió como La masacre de Trelew, sus sucesivas prisiones, su accionar como diputado nacional, hasta los últimos meses tristes, de detención, torturas, y el final trágico en la enfermería de la cárcel de Devoto.

Un poco al final intenté hacer una retrospectiva, hablar un poco de cómo se ha instalado en la Argentina el debate de los años ’70, con víctimas que tal vez son más apreciadas que otras, donde en el peronismo hace un culto a las víctimas peronistas de la dictadura y se deja de lado algunas figuras de otros partidos, como el radicalismo, el socialismo, el desarrollismo, que también tuvieron sus víctimas. El libro está pensado como una larga nota periodística, con lo cual es un poco menos extenso que los libros comunes, la idea fue hacer un libro de fácil lectura. 

Conectar
Crear cuenta