MENÚ
Cargando...

Del idioma se trata

El idioma español que -entre otros países- ha adoptado la Argentina, es uno de los más ricos del mundo y el que cubre a la mayor parte del planeta, aunque se piense que el inglés lo es, pero sin lugar a dudas este último tomó la delantera en haberse convocado e imitado por las reglas internacionales de uso, y es así que la carátula comercial internacional, lo ha adoptado como suyo y de allí que muchas de las cosas cotidianas están denominadas en ese idioma.

Emilio Balado

De tal manera que hasta las tradicionales lenguas como pueden ser de Africa u Oriente, las palabras en inglés se han ganado la preferencia del ciudadano. Este tema del idioma va acompañado en muchos casos con las costumbres que se adoptan de países de habla inglesa, es así que se ha popularizado el vaquero, las bebidas colas, la goma de mascar y tantos otros elementos que sin querer se nos han impuesto, y esto me recueda cierta manifestación ante la embajada estadounidense, portando pancartas de «Yanquies, go home» acompañado de las costumbres descriptas. Parecía que no se pensaba mucho en la argentinidad y en nuestro idioma.
 Una de las premisas que deberíamos conservar como patrimonio cultural, sería la de las tradición que nos legaron nuestros mayores y sino haber dejado que las invasiones inglesas se concretaran. Desde ya que eran otros los tiempos, pero a la falta de colonización física, resulta en el tiempo el avance sobre la cultura, de tal manera que la cantidad de palabras de idioma inglés que hoy nos imponen es abrumadora.
 Hoy no te podés manejar si no tenés el facebook y el internet o la play station o el pendrive o tal vez la wagon o el look que te acompañará sobre la cabeza. Pero no hay problema porque te enviaré messenger o un whatsapp para que estés anoticiado de que un whisky es mejor que un vino. Que le vamos a hacer si el mundo ha evolucionado y nosotros, aún como en los viejos tiempos, compramos espejitos de colores. Que diría Martín Fierro si se enterara; él que galopó la pampa para dejarnos algo de identidad. Como dice la canción: «Usá las pilchas gauchas». Aunque hoy sería difícil andar con el chiripá, mucho mejor es un vaquero, aunque no arrees vacas. 
 Pero, en fin, volviendo al principio, no hay duda que lo extranjerizante nos ha ganado y hoy por hoy es difícil acomodarnos a la pulseada de aprender y adoptar un idioma extranjero o por lo menos a la cantidad de palabras que incorporamos a nuestro léxico. Pero no debemos ser tan patrioteros porque si otro idioma se va imponiendo en el mundo, nosotros no podemos quedar afuera de esa modalidad, al fin y al cabo será cuestión de adaptarse como ya está ocurriendo. Aunque si recordamos a Sarmiento: él también hablaba inglés.
 Pero no todo termina allí porque también ahora quieren los iluminados imponernos el lenguaje inclusivo, donde el hermoso idioma castellano o español, llora ante tal impertinencia. Seguramente el Quijote se quedaría sin La Mancha. Veremos que nos depara el futuro.

Comentarios

Del idioma se trata

El idioma español que -entre otros países- ha adoptado la Argentina, es uno de los más ricos del mundo y el que cubre a la mayor parte del planeta, aunque se piense que el inglés lo es, pero sin lugar a dudas este último tomó la delantera en haberse convocado e imitado por las reglas internacionales de uso, y es así que la carátula comercial internacional, lo ha adoptado como suyo y de allí que muchas de las cosas cotidianas están denominadas en ese idioma.

De tal manera que hasta las tradicionales lenguas como pueden ser de Africa u Oriente, las palabras en inglés se han ganado la preferencia del ciudadano. Este tema del idioma va acompañado en muchos casos con las costumbres que se adoptan de países de habla inglesa, es así que se ha popularizado el vaquero, las bebidas colas, la goma de mascar y tantos otros elementos que sin querer se nos han impuesto, y esto me recueda cierta manifestación ante la embajada estadounidense, portando pancartas de «Yanquies, go home» acompañado de las costumbres descriptas. Parecía que no se pensaba mucho en la argentinidad y en nuestro idioma.
 Una de las premisas que deberíamos conservar como patrimonio cultural, sería la de las tradición que nos legaron nuestros mayores y sino haber dejado que las invasiones inglesas se concretaran. Desde ya que eran otros los tiempos, pero a la falta de colonización física, resulta en el tiempo el avance sobre la cultura, de tal manera que la cantidad de palabras de idioma inglés que hoy nos imponen es abrumadora.
 Hoy no te podés manejar si no tenés el facebook y el internet o la play station o el pendrive o tal vez la wagon o el look que te acompañará sobre la cabeza. Pero no hay problema porque te enviaré messenger o un whatsapp para que estés anoticiado de que un whisky es mejor que un vino. Que le vamos a hacer si el mundo ha evolucionado y nosotros, aún como en los viejos tiempos, compramos espejitos de colores. Que diría Martín Fierro si se enterara; él que galopó la pampa para dejarnos algo de identidad. Como dice la canción: «Usá las pilchas gauchas». Aunque hoy sería difícil andar con el chiripá, mucho mejor es un vaquero, aunque no arrees vacas. 
 Pero, en fin, volviendo al principio, no hay duda que lo extranjerizante nos ha ganado y hoy por hoy es difícil acomodarnos a la pulseada de aprender y adoptar un idioma extranjero o por lo menos a la cantidad de palabras que incorporamos a nuestro léxico. Pero no debemos ser tan patrioteros porque si otro idioma se va imponiendo en el mundo, nosotros no podemos quedar afuera de esa modalidad, al fin y al cabo será cuestión de adaptarse como ya está ocurriendo. Aunque si recordamos a Sarmiento: él también hablaba inglés.
 Pero no todo termina allí porque también ahora quieren los iluminados imponernos el lenguaje inclusivo, donde el hermoso idioma castellano o español, llora ante tal impertinencia. Seguramente el Quijote se quedaría sin La Mancha. Veremos que nos depara el futuro.

Conectar
Crear cuenta