MENÚ
Cargando...

PROPAGANDA ELECTORAL

Sr. Director:
                   Con la mayor naturalidad, desvergüenza y desparpajo, el señor gobernador Mariano Arcioni sonríe desde el enorme y costoso cartel publicitario en el que se ensalzan y promocionan las virtudes de su gestión al frente del gobierno de la Provincia del Chubut.

Por REDACCIÓN CHUBUT

Todo esto pagado alegremente con fondos públicos. Esta práctica descarada y desleal se vuelve moneda corriente en tiempos de campaña electoral, lo mismo hacía el señor Pérez Catán en su momento y ahora el señor Bowen con los carnavales de Dolavon y el señor Maderna en la parte posterior de los colectivos de transporte público, y podríamos seguir... Todos con la pueril excusa de publicitar la gestión de gobierno, usan el dinero del erario público para autopromocionarse.
 

Este modo de hacer política, que pone de manifiesto la ausencia de verdaderos valores republicanos y la falta de escrúpulos de algunos políticos, debería ser declarada ilegal y erradicada definitivamente. Ante tanta ignominia y abuso, la indignación que inicialmente me producían estos actos rayanos en la corrupción y el dolo, más tarde es sustituida por una sensación de vergüenza ajena y/o bien de tristeza por la indiferencia y naturalidad con que tomamos acciones de nuestros políticos que deberían ser dignas de condena y castigo por parte de nosotros, los votantes, a la hora de elegir.

Mario A. Basile
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

PROPAGANDA ELECTORAL

Sr. Director:
                   Con la mayor naturalidad, desvergüenza y desparpajo, el señor gobernador Mariano Arcioni sonríe desde el enorme y costoso cartel publicitario en el que se ensalzan y promocionan las virtudes de su gestión al frente del gobierno de la Provincia del Chubut.

Todo esto pagado alegremente con fondos públicos. Esta práctica descarada y desleal se vuelve moneda corriente en tiempos de campaña electoral, lo mismo hacía el señor Pérez Catán en su momento y ahora el señor Bowen con los carnavales de Dolavon y el señor Maderna en la parte posterior de los colectivos de transporte público, y podríamos seguir... Todos con la pueril excusa de publicitar la gestión de gobierno, usan el dinero del erario público para autopromocionarse.
 

Este modo de hacer política, que pone de manifiesto la ausencia de verdaderos valores republicanos y la falta de escrúpulos de algunos políticos, debería ser declarada ilegal y erradicada definitivamente. Ante tanta ignominia y abuso, la indignación que inicialmente me producían estos actos rayanos en la corrupción y el dolo, más tarde es sustituida por una sensación de vergüenza ajena y/o bien de tristeza por la indiferencia y naturalidad con que tomamos acciones de nuestros políticos que deberían ser dignas de condena y castigo por parte de nosotros, los votantes, a la hora de elegir.

Mario A. Basile
 

Conectar
Crear cuenta