MENÚ
Cargando...

Por un sistema político que respete la participación democrática

Hace unos días, en este mismo diario, el abogado y dirigente político David Patricio Romero opinó sobre el sistema de composición y reparto de bancas del Concejo  Deliberante de Trelew.

Por Redacción Chubut

Comparto con Romero que actualmente la Carta Orgánica da lugar al quiebre de la voluntad popular ya que permite que como ocurrió en esta última votación, un partido que consiguió menos del 30% de los votos, se quede con el seis de los diez representantes, nada menos que cuórum y mayoría propios. 
Si bien los directamente perjudicados con este sistema somos quienes pretendemos desde la oposición que haya más voces en el Concejo, en realidad se trata de un problema de sistema, que concentra poder en el Ejecutivo, y empobrece las discusiones en el órgano legislativo, restándole valor al acuerdo democrático que da sentido a todo cuerpo colegiado. 
Con el sistema actual, se frustra el tan mentado «mensaje» de la ciudadanía al Gobierno. El escaso margen con el que asumirá Adrián Maderna a su segundo mandato, debiera tener como contrapartida la exigencia de lograr mayores consensos con el resto de la fuerza, permitiendo enriquecer las propuestas de gobierno con ideas de las otras fuerzas políticas que han sido respaldadas con el voto ciudadano. 
En Democracia empleamos la regla de mayoría, que es el sistema que garantiza poder tomar decisiones con el mayor consenso posible, pero sin reconocerle a nadie poder de bloquear las discusiones. 
Pero cuando no resulta necesario lograr en cada proyecto o iniciativa el consenso, porque este sólo se pide cada cuatro años, entonces las voces minoritarias pierden sentido y la vocación de diálogo por parte del Ejecutivo, también.
Agregamos a lo señalado por Romero un par de datos más. Según dice la Carta Orgánica de Trelew, la cantidad de legisladores es de diez (número bastante ridículo para tomar decisiones, sería recomendable un número impar) y al superar en el censo los 100.000 se deberían incrementar en dos y así cada veintemil habitantes.  
Esto quiere decir que muy probablemente en el 2023 debamos votar doce concejales, lo que implica que para mantener el sistema de lista incompleta, habría que conferirle a quien gane la categoría, siete escaños.
Desde el Partido Municipal POR TRELEW proponemos revisar tanto la conformación como la integración de Concejo Deliberante, para que se respete la voluntad popular, cerrando la cantidad de cargos en el número impar, por ejemplo 11, de manera de disminuir la chance de empates. Este sistema podría completarse con la elección de un/a Viceintendente de distinto género, que presida el Organo y reemplace al intendente en caso de ausencia o vacancia.
Esta conformación además de ser más democrática, por correspondencia entre los votos y los cargos proporcionalmente logrados por cada fuerza, permitiría que las minorías cuenten con más posibilidad de participación en las discusiones. 
Para seguir el ejemplo de los números actuales, si el sistema hubiera sido el propuesto (once ediles elegidos por sistema proporcional) el resultado último habría sido el siguiente: Chusoto 4; PJ 4; Por Trelew 2; Cambiemos 1. 
Creemos en la participación de la ciudadanía como motor de las transformaciones necesarias para nuestra ciudad. Esta participación demanda el respeto a las voces de todas las personas y fuerzas políticas de la ciudad. 
El sistema político debe estar en función de esta ampliación de la participación y estos cambios, entre otros (transparencia, presupuesto participativo, auditorías ciudadanas, etc.) resultan urgentes para una mejor calidad democrática.
 

Comentarios

Por un sistema político que respete la participación democrática

Hace unos días, en este mismo diario, el abogado y dirigente político David Patricio Romero opinó sobre el sistema de composición y reparto de bancas del Concejo  Deliberante de Trelew.

Comparto con Romero que actualmente la Carta Orgánica da lugar al quiebre de la voluntad popular ya que permite que como ocurrió en esta última votación, un partido que consiguió menos del 30% de los votos, se quede con el seis de los diez representantes, nada menos que cuórum y mayoría propios. 
Si bien los directamente perjudicados con este sistema somos quienes pretendemos desde la oposición que haya más voces en el Concejo, en realidad se trata de un problema de sistema, que concentra poder en el Ejecutivo, y empobrece las discusiones en el órgano legislativo, restándole valor al acuerdo democrático que da sentido a todo cuerpo colegiado. 
Con el sistema actual, se frustra el tan mentado «mensaje» de la ciudadanía al Gobierno. El escaso margen con el que asumirá Adrián Maderna a su segundo mandato, debiera tener como contrapartida la exigencia de lograr mayores consensos con el resto de la fuerza, permitiendo enriquecer las propuestas de gobierno con ideas de las otras fuerzas políticas que han sido respaldadas con el voto ciudadano. 
En Democracia empleamos la regla de mayoría, que es el sistema que garantiza poder tomar decisiones con el mayor consenso posible, pero sin reconocerle a nadie poder de bloquear las discusiones. 
Pero cuando no resulta necesario lograr en cada proyecto o iniciativa el consenso, porque este sólo se pide cada cuatro años, entonces las voces minoritarias pierden sentido y la vocación de diálogo por parte del Ejecutivo, también.
Agregamos a lo señalado por Romero un par de datos más. Según dice la Carta Orgánica de Trelew, la cantidad de legisladores es de diez (número bastante ridículo para tomar decisiones, sería recomendable un número impar) y al superar en el censo los 100.000 se deberían incrementar en dos y así cada veintemil habitantes.  
Esto quiere decir que muy probablemente en el 2023 debamos votar doce concejales, lo que implica que para mantener el sistema de lista incompleta, habría que conferirle a quien gane la categoría, siete escaños.
Desde el Partido Municipal POR TRELEW proponemos revisar tanto la conformación como la integración de Concejo Deliberante, para que se respete la voluntad popular, cerrando la cantidad de cargos en el número impar, por ejemplo 11, de manera de disminuir la chance de empates. Este sistema podría completarse con la elección de un/a Viceintendente de distinto género, que presida el Organo y reemplace al intendente en caso de ausencia o vacancia.
Esta conformación además de ser más democrática, por correspondencia entre los votos y los cargos proporcionalmente logrados por cada fuerza, permitiría que las minorías cuenten con más posibilidad de participación en las discusiones. 
Para seguir el ejemplo de los números actuales, si el sistema hubiera sido el propuesto (once ediles elegidos por sistema proporcional) el resultado último habría sido el siguiente: Chusoto 4; PJ 4; Por Trelew 2; Cambiemos 1. 
Creemos en la participación de la ciudadanía como motor de las transformaciones necesarias para nuestra ciudad. Esta participación demanda el respeto a las voces de todas las personas y fuerzas políticas de la ciudad. 
El sistema político debe estar en función de esta ampliación de la participación y estos cambios, entre otros (transparencia, presupuesto participativo, auditorías ciudadanas, etc.) resultan urgentes para una mejor calidad democrática.
 

Conectar
Crear cuenta