Sociedad

Expertos en Energía Nuclear

Fairewinds Energy Education, es una organización cuya misión es educar al público sobre la energía nuclear y otras cuestiones energéticas. Maggie Gundersen es su fundadora y primer presidente, y Arnold Gundersen, es ingeniero nuclear jefe de la organización, ambos norteamericanos, son antiguos expertos de la industria de la energía nuclear que se han convertido en consultores y educadores sobre los riesgos que plantea esa industria. Proporcionan servicios de peritos y promueven la energía segura.

La actividad de Maggie Gundersen fue la de relaciones públicas en la industria nuclear antes de irse. Manifestó que “la industria nuclear es parte de la industria de guerra”.

 

Con la organización que fundó, analiza una serie de amenazas de la tecnología nuclear, incluido "el uso del océano como vertedero de desechos radiactivos".

 

Ella y Arnold han estado profundamente involucrados en desafiantes medidas de la Tokyo Electric Power Company en Japón, para verter “agua radiactiva” al Pacífico, de sus paralizadas plantas de energía nuclear de Fukushima, y en Estados Unidos, Holtec, ahora propietaria de las plantas nucleares cerradas de Indian Point, para verter restos sobre el río Hudson.

 

Ambos reflexionan sobre la información falsa que les dieron mientras estaban en la industria nuclear sobre el radioisótopo tritio, “cómo fuimos entrenados”, relata Arnie, para creer “que el tritio (el agua radiactiva) era perfectamente seguro”.

 

Arnold Gundersen, antiguo ejecutivo e ingeniero con más de 44 años de experiencia en industria nuclear, vio el lado oscuro de la actividad de la empresa para la que trabajaba y se convirtió en un alertador en 1990.

 

Estuvo profundamente inmerso en la industria nuclear, recibió una licenciatura y una maestría en ingeniería nuclear, una licencia de operador de reactores “y me abrí camino hasta convertirme en vicepresidente senior, antes de ver el lado oscuro de la empresa cuando descubrí violaciones en la industria nuclear y los reguladores nucleares se volvieron contra mí y trataron de destruir mi carrera y mi vida”.

 

Arnold (“Arnie”) ha escrito docenas de informes periciales para organizaciones no gubernamentales y para el estado de Vermont.

 

Puso en duda la seguridad del reactor Westinghouse AP1000, un dispositivo de tercera generación de reactor nuclear, y ha expresado su preocupación por el funcionamiento de la central nuclear de Vermont Yankee.

 

Sirvió como experto en la investigación del accidente de Three Mile Island​ y ha comentado el accidente nuclear de Fukushima.

 

En una audiencia en el Congreso presidida por el senador John Glenn, “fui dispensado de todas las cuestiones que planteé”. Desde entonces, ha estado “trabajando con organizaciones no gubernamentales y grupos de ciudadanos en todo el país y en todo el mundo” explicando “lo que está mal con la tecnología”.

 

Los Gundersen explican, "Nuestra misión es educar al público sobre la energía nuclear y otras cuestiones energéticas". Ambos pasaron muchos años en la industria nuclear antes de abandonarla.

 

Relatan cómo la industria nuclear “ahora se esconde detrás del cambio climático” cuando, de hecho, el ciclo del combustible nuclear es intensivo en carbono y las propias centrales nucleares emiten carbono 14, una forma radiactiva de carbón.

 

Además, la energía nuclear "no tiene ningún sentido económico", dice Arnie.

 

Maggie detalla cómo la industria nuclear utiliza el “lenguaje nuclear” para ocultar sus peligros. "Me capacitaron sobre cómo usar la lengua nuclear", dice.

 

Arnie refuta la afirmación de la industria nuclear de que “las plantas nucleares no pueden explotar” y analiza cómo, de hecho, explotaron las plantas nucleares de Fukushima.

 

Analiza el vínculo entre la energía nuclear comercial y el armamento atómico. "No entendía el vínculo cuando comencé en la industria", dice Arnie.

 

 Cuenta cómo los “pequeños reactores modulares” que ahora promueve la industria nuclear producen “aún más… escombros radiactivos” que los más grandes. Y hablan de que la energía nuclear no es necesaria, que la energía verde, limpia y segura puede proporcionar toda la energía que el mundo necesita.

 

La energía nuclear, dice Maggie, “no debería estar en el planeta”.

 

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?