MENÚ
Cargando...

Megaminería

Sr. Director:
Me dirijo a usted para solicitarle la publicación de la siguiente nota dirigida a la Cámara Argentina de Proveedores y Empresarios Mineros (Capem) de Chubut:

Por REDACCIÓN CHUBUT

En diario EL CHUBUT del 30 de Junio de 2020 aparece una crítica a la ley 5001 diciendo que la sanción de dicha ley privilegió el empleo público al empleo privado y que sirvió para desactivar o desincentivar la inversión de empresas privadas dentro del territorio provincial.
Dicho pensamiento, está muy claro, no podía ser de otro sector que no sea el dedicado a emprendimientos mineros. Y lo manifiesta como si el desarrollo de la megaminería fuera lo único que podría salvar a nuestra Provincia.
Y, como una manera de demostrar sus afirmaciones, comienza haciendo un recordatorio a la comunidad de la cantidad de empleos que había en la Administración Pública en el año 2003 cuando se sancionó la ley 5001 y la cantidad que hay hoy y lo mismo hace con el empleo privado. Puede ser verdad que haya aumentado un 4.700% lo público -no tengo datos oficiales- pero lo real e importante es que la negación de la mayoría del pueblo chubutense al desarrollo de la megaminería no está -y la Copam lo sabe muy bien- en el número de puestos de trabajo que brindarían las empresas mineras sino en el daño ecológico, ambiental, y sanitario que dejarían a todo un pueblo, que si hoy sufre una pandemia interminable, deberíamos seguir con la irresponsabilidad de las mineras de dejarnos destrucción en nuestra geografía, contaminación en el medio ambiente y malformaciones (y a veces muerte por la toxicidad de los metales extraídos) entre los chubutenses, como en el caso del plomo que bien saben el daño que producen. Y ni hablemos del saqueo al que estamos expuestos como provincia porque el 2% que las mineras nos dejaría por regalías, sin control de la provincia a lo que extraen y solo confiando en una declaración jurada de lo que se llevan, no sería otra cosa que un simple saqueo.
Ustedes, señores de Capem, saben que las leyes «menemistas» los favorecen ampliamente y nosotros también lo sabemos, y esa es la razón por la cual gran parte del pueblo chubutense se negará a otorgarles licencia social con las condiciones jurídico-legales que rigen en el país. Las posibilidades de  desarrollar megaminería en estas condiciones no son avaladas por la mayoría de los chubutenses.
No importa tampoco el número de puestos de trabajo que dejarán (que sabemos no son muchos); si son más o menos que los que podría brindarle el Estado a nuestra gente. Lo que pretendemos son igualdades de condiciones y ahí si, tal vez, podríamos sentarnos a conversar como corresponde con un ordenamiento legal donde el dueño de los recursos pueda decidir su futuro y el de sus hijos y nietos.
Freddi Morado
 DNI  7815427
       

     
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Diario EL CHUBUT no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Comentarios

Megaminería

Sr. Director:
Me dirijo a usted para solicitarle la publicación de la siguiente nota dirigida a la Cámara Argentina de Proveedores y Empresarios Mineros (Capem) de Chubut:

En diario EL CHUBUT del 30 de Junio de 2020 aparece una crítica a la ley 5001 diciendo que la sanción de dicha ley privilegió el empleo público al empleo privado y que sirvió para desactivar o desincentivar la inversión de empresas privadas dentro del territorio provincial.
Dicho pensamiento, está muy claro, no podía ser de otro sector que no sea el dedicado a emprendimientos mineros. Y lo manifiesta como si el desarrollo de la megaminería fuera lo único que podría salvar a nuestra Provincia.
Y, como una manera de demostrar sus afirmaciones, comienza haciendo un recordatorio a la comunidad de la cantidad de empleos que había en la Administración Pública en el año 2003 cuando se sancionó la ley 5001 y la cantidad que hay hoy y lo mismo hace con el empleo privado. Puede ser verdad que haya aumentado un 4.700% lo público -no tengo datos oficiales- pero lo real e importante es que la negación de la mayoría del pueblo chubutense al desarrollo de la megaminería no está -y la Copam lo sabe muy bien- en el número de puestos de trabajo que brindarían las empresas mineras sino en el daño ecológico, ambiental, y sanitario que dejarían a todo un pueblo, que si hoy sufre una pandemia interminable, deberíamos seguir con la irresponsabilidad de las mineras de dejarnos destrucción en nuestra geografía, contaminación en el medio ambiente y malformaciones (y a veces muerte por la toxicidad de los metales extraídos) entre los chubutenses, como en el caso del plomo que bien saben el daño que producen. Y ni hablemos del saqueo al que estamos expuestos como provincia porque el 2% que las mineras nos dejaría por regalías, sin control de la provincia a lo que extraen y solo confiando en una declaración jurada de lo que se llevan, no sería otra cosa que un simple saqueo.
Ustedes, señores de Capem, saben que las leyes «menemistas» los favorecen ampliamente y nosotros también lo sabemos, y esa es la razón por la cual gran parte del pueblo chubutense se negará a otorgarles licencia social con las condiciones jurídico-legales que rigen en el país. Las posibilidades de  desarrollar megaminería en estas condiciones no son avaladas por la mayoría de los chubutenses.
No importa tampoco el número de puestos de trabajo que dejarán (que sabemos no son muchos); si son más o menos que los que podría brindarle el Estado a nuestra gente. Lo que pretendemos son igualdades de condiciones y ahí si, tal vez, podríamos sentarnos a conversar como corresponde con un ordenamiento legal donde el dueño de los recursos pueda decidir su futuro y el de sus hijos y nietos.
Freddi Morado
 DNI  7815427
       

     
 

Conectar
Crear cuenta